Cover

"Azzuri: derrota y vergüenza", titula Corriere della Sera. Tras la sorprendente eliminación de Francia (finalista de la Copa del Mundo en 2006), Italia, campeona del mundo, se ha caido de la competición sin ganar ni un solo partido. La prensa italiana no está en absoluto contenta con el peor resultado de la selección italiana en la historia del mundial de fútbol, y ha llamado a los jugadores "millonarios con piernas de gelatina". La derrota del 24 de junio por 3-2 frente a Eslovaquia ha dado un renovado impulso a los regionalistas de la Liga Norte que, sin embargo, desprecian este símbolo de unidad nacional. El ministro del partido xenófobo Roberto Calderol culpa del fracaso a "la política deportiva insana" que ha conducido al Inter de Milán a una victoria en la Champions League, con una alineación exclusivamente extranjera. "Ahora deberíamos obligar a nuestros equipos a contratar sólo a jugadores italianos", ha argumentado.