Los obispos polacos y alemanes están preparando una declaración para ser publicada con motivo del 70 aniversario del estallido de la Segunda Guerra mundial, en el próximo mes de septiembre. El documento, informa Polska, llamará a una reconciliación y a "dejar esos dolorosos momentos para los historiadores". Los obispos afirman que los políticos deberían dedicar su tiempo a construir un futuro común, más que a utilizar los hechos históricos para sus maniobras políticas. Esto es una clara alusión a la reciente resolución del DU/CSU en la que el partido conservador alemán pedía condena internacional para las expulsiones de alemanas en Polonia tras aquella guerra. La conmemoración de estas deportaciones, desde lo que hoy en día forma parte de Polonia, ha sido un asunto espinoso en las relaciones germano-polacas durante bastante tiempo.