Cover

"Ha ganado, pero ha perdido", es comotitula La Stampa, que comenta que "existe confianza, pero se piensa en las elecciones", resumiendo con estas palabras la paradoja del voto por el que la Cámara de diputados ha confirmado su confianza a Silvio Berlusconi. Efectivamente, el jefe del Gobierno ha necesitado los votos de 32 diputados "rebeldes" que fueron aportados por su ex socio parlamentario, el presidente de la Cámara Gianfranco Fini. "Bonito cumpleaños de mierda" ha comentado Berlusconi en caliente, ya que celebraba sus 74 años. Ahora Berlusconi deberá negociar con Fini, lo que provocará inevitablemente roces con su otro aliado, la Liga Norte. Por esta razón, apunta La Stampa, "el fuerte seísmo de ayer no será ni el primero ni el último de una serie de movimientos que harán tambalear al país durante mucho tiempo".