Cover

La propuesta del FMI, publicada la semana pasada, de disminuir los salarios en España en un 10% como medida de ayuda en la creación de empleo, ha encontrado un “aliado relevante”, señala El País. Se trata de Olli Rehn, el vicepresidente de la Comisión Europea y responsable de Asuntos Económicos.

Gobierno, partidos políticos y sindicatos expresaron su oposición a esta propuesta, pero Rehn escribió, el 6 de agosto, en su blog, que “aquellos que rechacen de forma instantánea [la propuesta de bajar salarios] cargarán sobre sus hombros la enorme responsabilidad del coste social y humano”. El comisario recordó también que las reducciones salariales llevadas a cabo en Irlanda y Lituania han sido un ejemplo exitoso de devaluación interna.

El diario señalaque los nuevos aliados, la Comisión Europea y el FMI, coinciden ahora en

explorar la vía de una bajada de sueldos radical para reducir la insoportable tasa de paro española.