Los "supermercados del cannabis" holandeses han hecho "felices" a belgas y franceses. Pero esto no va a durar mucho más. Según el diario Trouw, el Ministro del Interior Guusje Ter Host (laborista) quiere que "la venta de cannabis esté reservada a las personas que tengan una tarjeta de identificación al propósito, en cualquier lugar de Holanda". Comenzando en 2010, ocho ciudades en la provincia de Limburgo introducirán una tarjeta de miembro para disuadir a los turistas de que vayan a comprar a Holanda. El ministro quiere extender la iniciativa el resto del país. Sus declaraciones siguen a la publicación de un informe del Consejo Nacional de Drogas, que recomienda la reducción del número de clientes de los coffee shops. Para obtener una tarjeta, será necesario identificarse previamente. La compra de drogas blandas será posible únicamente con una tarjeta de crédito y estará limitada a 3 gramos por día (actualmente son 5 gramos). Se ha optado por este procedimiento para dificultar que los turistas vengan al país a comprar droga.