Cover

“Trabajar hasta los 67 años es inevitable”, titula el periódico De Volkskrant. En efecto, los holandeses corren el riesgo de verse obligados a prolongar otros dos años su vida laboral actual, tal y como propuso el ejecutivo en marzo de 2009. Las negociaciones entre los interlocutores sociales y un grupo de expertos independientes, reunidos en el seno del Consejo Económico y Social (SER), han sido un fracaso rotundo, tal y como apunta el diario de Ámsterdam. El debate encaminado a hallar una alternativa al proyecto del gobierno se ha prolongado durante seis meses, sin éxito alguno. De Volkskrant consideraque “el modelo de consenso ha sufrido un duro revés”, que en los Países Bajos se conoce como el “modelo pólder”, en especial habida cuenta de que el SER es “el máximo órgano del pólder” y que, en este momento, está “fuera de juego”. Ahora, la pelota está en el tejado del Ministro de Asuntos Sociales, el democristiano Piet Hein Donner, que, a partir de 2011, deberá subsanar un déficit de 35 millones de euros anuales en la hucha de las pensiones.