El Gobierno checo puede respirar tranquilo: al final ha conseguido desbloquear los fondos de las subvenciones europeas, retenidos desde febrero en Bruselas, a la espera de que Praga hiciese esfuerzos en el ámbito de la lucha contra la corrupción. En agosto, “Bruselas ha restablecido las subvenciones. La República Checa ha percibido los primeros 9.000 millones de coronas" (unos 360 millones de euros), señala el Hospodarske noviny. Según el ministerio de Finanzas, el país cuenta con obtener antes de finales de año, unos 29.000 millones de coronas (alrededor de 1.200 millones de euros) para programas de infraestructuras que ya están en marcha y cuyo coste estaba adelantando el propio Estado.

La Comisión decidió suspender las subvenciones europeas a la República Checa a raíz de haber comprobado que existían irregularidades en las auditorías enviadas a Bruselas y numerosos casos de corrupción. Pero según explica el propio diario, parece gracias al arresto del exgobernador de Bohemia central, David Rath, en junio, y al trabajo realizado estos últimos meses por la policía y los fiscales, Bruselas confía en que los checos se comprometan a distribuir las subvenciones europeas más equitativamente:

Tal y como Bruselas ha hecho público, al poner en práctica el "plan de acción" durante la segunda quincena de julio, es decir, atenerse a las exigencias realizadas por la Comisión, la República Checa ha mejorado su situación.