"Hay una fuerte probabilidad de que Hervé Falciani no sea extraditado a Suiza", indica Le Temps. El exempleado de la sucursal suiza del banco HSBC, que en 2008 entregó a las autoridades francesas los datos de 130.000 cuentas detentadas en su banco, declaró el 15 de abril ante la Audiencia Nacional en Madrid.

La instancia judicial responde a la demanda de extradición solicitada por Suiza, por robo de datos personales, vulneración de secreto comercial y violación del secreto bancario. "El tribunal ha tomado partido por Hervé Falciani", añade el diario de Ginebra, explicando que el fiscal "se apoya en la legislación española, según la cual el hecho de no colaborar con el fisco constituye un delito en sí mismo".

En Madrid, El País se muestra favorable a esta posición :

La cuestión de fondo consiste en determinar hasta qué punto debe respetarse la protección del secreto bancario cuando encubre a defraudadores; esto es, si la existencia de paraísos fiscales y de Estados que mantienen diversos grados de opacidad bancaria es una lacra insoportable para otras sociedades. A nadie le gusta contar con piratas informáticos, pero sería mucho más difícil dar con los defraudadores sin información interna de las entidades que hacen posibles sus conductas.