Transparencia Internacional ha publidado su ´´indice anual de percepción de la corrupción. El índice cubre las percepciones de la corrupción del sector público en 168 países. Según este ranking, dos tercios de los países en el índice se sitúan por debajo de 50, en una escala de 0 ( percibido como muy corrupto) a 100 (percibido como muy limpio). 7 de los 10 países "más limpios" son europeos. Dinamarca ocupa el primer lugar por segundo año consecutivo, con Rusia y Azerbaiyán en los últimos lugares de Europa.

Entre los mejores se comparten algunas características clave: altos niveles de libertad de prensa; el acceso a la información presupuestaria para que los ciudadanos sepan de dónde viene el dinero y cómo se gasta; altos niveles de integridad en los dirigentes públicos; y poderes judiciales que no hacen diferencia entre ricos y pobres, y que son verdaderamente independientes de los demás entes de la Administración.

Además de los conflictos y la guerra, el mal gobierno, instituciones públicas débiles como la policía y el poder judicial, y la falta de independencia en los medios de comunicación caracterizan a los países con peores resultados. Los países con peores resultados en los últimos 4 años incluyen a Libia, Australia, Brasil, España y Turquía. Los que mejoran en mayor medida incluyen a Grecia, Senegal y Reino Unido.