La gran mayoría de las personas (80 por ciento) daría la bienvenida a los refugiados con los brazos abiertos, con muchos incluso dispuestos a acogerlos en sus propios hogares, de acuerdo con una encuesta global encargada por Amnistía International.

El nuevo índice se basa en una encuesta global a más de 27.000 personas llevada a cabo por GlobeScan. Se clasifica a 27 países de todos los continentes en base a la disposición de la gente para que los refugiados vivan en sus países, pueblos, barrios y hogares.

Los chinos parecen ser los más acogedores a los refugiados en el mundo. El Reino Unido y Alemania siguen de cerca. España y Grecia también se encuentran entre los diez primeros, con Rusia cerrando la fila.

En Alemania, donde 1,1 millones de solicitantes de asilo llegaron en 2015, "casi todos los encuestados (96 por ciento) dijeron que aceptarían refugiados en su país, mientras que sólo el 3 por ciento dijo que a los refugiados se les debería denegar la entrada. Y el 76 por ciento de los alemanes encuestados dijo que su Gobierno debería hacer más para ayudar a los refugiados, indica The Guardian:

"Sólo nueve de los 27 países incluidos en la encuesta se han comprometido a acoger a algunos de los 4,8 millones de refugiados de Siria. Pero sólo se han puesto de acuerdo para compartir menos de 174.000 personas entre ellos ", dice Amnistía. Según la organización de derechos humanos,

Otros cuatro países de nuestra encuesta – Turquía, Jordania, Grecia y Alemania – están recibiendo millones, con muy poca ayuda de otros países. Debido a que la mayoría de los Gobiernos todavía pretenden que la protección de los refugiados es un problema ajeno. Su actitud está muy lejos de la actitud de "se puede hacer" mayoritaria entre sus ciudadanos. Nuestro estudio muestra que para los políticos han acabado las excusas para no hacer su parte justa: En lugar de perseguir los titulares con la retórica anti-refugiados, deberían de tomar decisiones valientes.

"Estas cifras hablan por sí mismas", dijo Salil Shetty, secretario general de Amnistía Internacional:

La gente está lista para que los refugiados sean bienvenidos, pero las respuestas inhumanas de los gobiernos a la crisis de refugiados se alejan de sus propios ciudadanos. El índice expone la forma en que los Gobiernos han llevado a cabo una política a corto plazo con la vida de las personas que huyen de la guerra y la represión. Los Gobiernos no pueden permitir que su respuesta a la crisis de refugiados sea rehén de los titulares. Con demasiada frecuencia se utiliza una retórica xenófoba anti-refugiados para aumentar los índices de aprobación entre los ciudadanos. Este estudio sugiere que no están escuchando a la mayoría silenciosa de los ciudadanos favorables a la acogida que asumen la crisis de refugiados desde un punto de vista personal.

Líderes y delegados nacionales del mundo están actualmente reunidos en Estambul en la Cumbre Mundial Humanitariaconvocada por las Naciones Unidas , donde se espera que los países se compromentan a reasentar más refugiados, empezando por los que huyen de los conflictos en el Medio Oriente. En esta ocasión, la canciller alemana Angela Merkel se reunirá con el presidente turco, Recep Tayyip Erdogan para tratar de salvar el controvertido acuerdo firmado con la UE sobre la devolución de los refugiados a Turquía.