© ColorBlind

El dinero del fisco no tiene olor

2,5 millones de euros por el nombre de 1.500 alemanes que han ocultado su dinero en Suiza. El trato que podría cerrar el gobierno alemán con un confidente suscita un debate moral: ¿puede cambiar el Estado la ley en función de sus intereses?

Publicado en 2 febrero 2010 a las 16:16
© ColorBlind

Por lo general, son las mismas personas que no descargan ilegalmente películas en Internet porque consideran inmoral privar de sus derechos al autor de una obra. Son las personas que siguen el precepto del filósofo Immanuel Kant cuando decía algo así: piensen en lo que ocurriría si todo el mundo hiciera lo mismo. Entonces, ¿qué pueden pensar esas personas, que existen realmente, de un gobierno que está considerando seriamente comprar los datos robados a instituciones bancarias para desenmascarar a los defraudadores fiscales y reclamarles los impuestos atrasados?

Una concepción particular de la justicia

Piensen en lo que ocurriría: el Estado se concede el derecho de infringir la ley porque algunos políticos tienen una concepción particular de la justicia. Es el caso de Sigmar Gabriel, presidente del SPD, que ha resumido este delicado problema declarando que "no podemos dejar escapar a delincuentes, sólo porque han sido desenmascarados por otros delincuentes". (El 1 de febrero, por su parte, la canciller Angela Merkel declaró que era necesario "emprender todas las acciones necesarias para obtener estos datos").

¿Es éste el concepto de justicia del gobierno (SPD) y del SPD, es decir, infringir la ley ellos mismos para atrapar a los defraudadores? El hecho de que el fin (llenar la caja del Estado) justifica los medios, revela su concepto táctico en el Estado de derecho. Y se permite erigirse por encima de la ley. La adquisición de bienes robados para su propio beneficio constituye sin duda un delito de encubrimiento que puede castigarse con penas de prisión de hasta cinco años. La simple tentativa de adquisición de bienes robados constituye ya un acto penado por la ley.

Recibe lo mejor del periodismo europeo en tu correo electrónico todos los jueves

‘El poder corrompe inevitablemente la razón’

Pero si el Estado tiene derecho a definir su propia moral con respecto a la ley, ¿por qué no pueden hacer lo mismo los ciudadanos? Como garante del Estado de derecho, ¿acaso el gobierno no está más obligado a respetarlo? ¿No tiene la ley precisamente la función de limitar el poder del Príncipe para que éste no sea libre de hacer lo que considere oportuno?

Después de todo, a los ciudadanos que piensan llevar su dinero a Suiza no les faltan buenos motivos para justificarse. ¿No es preferible garantizar a su hijo una educación de calidad en lugar de tirar ese dinero a las fauces del monstruo estatal? ¿No es más noble dar algunos euros de más a la asistenta [que cobra en negro] que entregar todo eso al fisco? Si el mismo Estado define su derecho, ¿por qué no pueden hacerlo los ciudadanos? Entonces es posible que los contribuyentes que pagan sus impuestos porque consideran inmoral infringir la ley comiencen a dudar de la palabra de Emmanuel Kant.

Y piensen entonces qué podría pasar.

La visión de Suiza

Angela Markel acaba con el secreto bancario

Las declaraciones de la canciller Angela Merkel no dejan lugar a duda. Ya puede implorar Berna lo que quiera o plantear una ridícula amenaza de negación de colaboración: Alemania comprará la lista de alrededor de 1.500 nombres de practicantes de evasión fiscal. Poco importa que esta lista haya sido robada. La crisis abierta con Alemania es tan grave, si no más, que la que enfrenta a Suiza con Estados Unidos. Al lado de la brecha abierta con el vecino germano, la crisis actual con Francia parece una nimiedad. Alemania no sólo es el primer socio comercial de Suiza, sino que sus residentes también han depositado su dinero en Zúrich. A la evasión fiscal le va a seguir la fuga de capitales alemanes de los bancos de Zúrich. El impacto económico será grande. ¿Cómo van a poder seguir confiando en los bancos helvéticos los clientes extranjeros? Suiza puede gritar escandalizada. Y con razón. Porque Alemania está a punto de convertirse en encubridora de un delito. Ilegal y contra toda ética. Que Berna, Washington, París o Berlín dejen de hacer alardes. Esta partida de ajedrez mundial alrededor del secreto bancario está condenada por sus relaciones de poder. El golpe de efecto de Alemania ha tirado al suelo a una Suiza que ya estaba arrodillada. Digan lo que digan el gobierno y los expertos, el secreto bancario ha muerto.

Pierre Ruetschi, Tribune de Genève (extractos)

¿Te ha gustado este artículo? Nos alegra mucho. Se encuentra disponible para todos nuestros lectores, ya que consideramos que el derecho a la información libre e independiente es esencial para la democracia. No obstante, este derecho no está garantizado para siempre, y la independencia tiene su precio. Necesitamos tu apoyo para seguir publicando nuestras noticias independientes y multilingües para todos los europeos. ¡Descubre nuestras ofertas de suscripción y sus ventajas exclusivas y hazte miembro de nuestra comunidad desde ahora!

¿Eres un medio de comunicación, una empresa o una organización? Consulta nuestros servicios editoriales y de traducción multilingüe.

Apoya el periodismo europeo independiente

La democracia europea necesita prensa independiente. Voxeurop te necesita a ti. ¡Únete a nosotros!

Sobre el mismo tema