Referéndum en Grecia

El premio Nobel Joseph Stiglitz pide el ‘no’ al plan de rescate

Publicado en 3 julio 2015 a las 07:52

El referéndum de este fin de semana da a los votantes griegos la oportunidad de elegir entre dos futuros radicalmente diferentes,escribe Joseph Stiglitz en Project Syndicate. La aprobación de los términos de la troika FMI-BCE-UE significará "depresión casi sin fin" para el país, mientras que un rechazo deja abierta la posibilidad de un resultado "mucho más optimista", incluso si Grecia nunca recuperara su antigua prosperidad.

Stiglitz señala que, cuando se trata de reducir un déficit primario, pocos países han logrado nada parecido a lo que los griegos han logrado en los últimos cinco años."Pero esto ha llegado a un costo humano inaceptablemente alto: hasta ahora las medidas de austeridad han sido responsables de una caída del 25% en el PIB de Grecia y una tasa de desempleo juvenil del 60%. Que la troika exija más recortes es una señal de que las motivaciones ideológicas han superado a las consideraciones financieras.

Las exigencias de la troika a Grecia, denuncia Stiglitz, se fundan en la economía "abismal". Pretende un superávit presupuestario primario (excluyendo los pagos de intereses) del 3,5% del PIB en 2018. "Economistas de todo el mundo han calificado ese objetivo como punitivo", escribe, "porque alcanzarlo se traducirá inevitablemente en una recesión más profunda." La posición actual de la troika tiene más que ver con la ideología que con el dinero: Grecia debe ser forzada a aceptar no sólo la austeridad, sino el castigo.

Stiglitz, premio Nobel de economía, llama la atención sobre los verdaderos beneficiarios de la serie de rescates hasta ahora efectuados a Grecia:

Recibe lo mejor del periodismo europeo en tu correo electrónico todos los jueves

Debemos ser claros: casi nada de la enorme cantidad de dinero prestado a Grecia ha ido en realidad allí. Se ha ido a pagar a los acreedores del sector privado - incluyendo a los bancos alemanes y franceses. Grecia no ha conseguido sino una miseria, pero ha pagado un precio muy alto para preservar los sistemas bancarios de aquellos países. El FMI y los otros acreedores "oficiales" no necesitan el dinero que se le está exigiendo a Grecia. En un escenario puramente económico, lo más probable es que el dinero recibido se prestara de nuevo a Grecia.

Pero es para la zona euro para la que Stiglitz se reserva una crítica particularmente fuerte. Argumenta que los representantes de la zona euro están tratando de forzar a un gobierno democráticamente elegido para ir en contra de los deseos de sus votantes. La eurozona, que es para Stiglitz la "antítesis de la democracia", cree que puede hacer caer al Gobierno de Syriza "a través de la intimidación en la aceptación de un acuerdo que contravenga su mandato." Dada la dureza de estas condiciones de rescate, para Stiglitz sólo hay una opción viable: los griegos deben poner en primer lugar la democracia, rechazando los términos de la troika. Si bien el resultado sigue siendo incierto, un voto a favor del 'no' permitiría a Grecia, "con su fuerte tradición democrática, dejar su destino en sus propias manos."

¿Te ha gustado este artículo? Nos alegra mucho. Se encuentra disponible para todos nuestros lectores, ya que consideramos que el derecho a la información libre e independiente es esencial para la democracia. No obstante, este derecho no está garantizado para siempre, y la independencia tiene su precio. Necesitamos tu apoyo para seguir publicando nuestras noticias independientes y multilingües para todos los europeos. ¡Descubre nuestras ofertas de suscripción y sus ventajas exclusivas y hazte miembro de nuestra comunidad desde ahora!

¿Eres un medio de comunicación, una empresa o una organización? Consulta nuestros servicios editoriales y de traducción multilingüe.

Apoya el periodismo europeo independiente

La democracia europea necesita prensa independiente. Voxeurop te necesita a ti. ¡Únete a nosotros!

Sobre el mismo tema