Frustraciones catalanas

Un año después de la masiva manifestación a favor de la independencia, el 11 de septiembre, el día de la Diada, se consagrará de nuevo a esa reivindicación. Pero el proceso político apenas ha avanzado al respecto.

Publicado en 11 septiembre 2013 a las 08:39

Cataluña se ha hecho incómoda. Para los de fuera y para los de dentro. Bastantes españoles se han habituado a percibir a los catalanes, en su conjunto, como chantajistas y desleales. En la sociedad catalana conviven la frustración de los independentistas, la frustración de quienes se sienten españoles en territorio hostil y la frustración de un amplio sector, más o menos heterogéneo, que no quiere ni independencia ni centralismo y, refugiado en el silencio y –a veces– el humor, asiste atónito al frenesí de los últimos años.

Las voces de la zona gris, la de quienes ven tan descabellado el proyecto independentista como las denuncias de «genocidio lingüístico» en Cataluña, se escuchan cada vez menos.

La voz dominante es la del nacionalismo catalán, que presenta el proceso secesionista como factible, beneficioso e incluso sensato. Quienes son más conscientes de los peligros y del alto componente onírico del proceso, como los empresarios, tienden a callar o a decir mucho menos de lo que piensan. «Opinamos en privado y reaccionamos en privado: a [el presidente de la Generalitat] Artur Mas le hemos dicho cosas durísimas», comenta el principal ejecutivo de una de las mayores empresas con sede en Cataluña, para quien la apuesta por la independencia supone «un desastre, una ruina, algo que forzosamente acabará mal».

Leer el artículo completo en el diario El Mundo

¿Eres un medio de comunicación, una empresa o una organización? Consulta nuestros servicios editoriales y de traducción multilingüe.

Apoya el periodismo europeo independiente

La democracia europea necesita prensa independiente. Voxeurop te necesita a ti. ¡Únete a nosotros!

Sobre el mismo tema