Investigación El cambio climático en el sur de Europa | Algarve y Andalucia
Campos de aguacates en Algarve (Portugal) | Foto: Davide Mancini.

Aguacates hasta la última gota

Los aguacates europeos ejercen un impacto medioambiental menor que los importados de otros continentes. Sin embargo, el estado de los recursos hídricos en Portugal y España es una fuente de preocupación tanto para los habitantes como para los investigadores. Este es el primer artículo de una serie sobre las repercusiones del cambio climático, una temática escogida por los miembros de Voxeurop.

Publicado en 27 mayo 2021 a las 16:59
Campos de aguacates en Algarve (Portugal) | Foto: Davide Mancini.

Hasta 2017, la casa de Susana (su nombre ha sido cambiado a petición suya) estaba rodeada de alcornoques, algarrobos y viñedos abandonados. En cuestión de meses, hileras de pequeños brotes en un suelo rojo y áspero sustituyeron el paisaje a su alrededor. Hoy, cuatro años después, los árboles de aguacate miden unos tres o cuatro metros y la primera cosecha está a punto de dar esta fruta tan de moda, que en Instagram se ve tan sana como fotogénica.

Tradicionalmente, en la zona rural alrededor de Lagos, situada en la región portuguesa del Algarve, se cultivaban cítricos como naranjas y limones, almendras y vides, plantas que crecen bien en el clima seco que caracterizaba la región. No obstante, en los últimos años, el aumento de la demanda de aguacates significó que muchas empresas invirtieran en esta fruta y dejasen de lado los productos habituales. En 2019, a unos kilómetros de la casa de Susana, Frutineves, una empresa local, plantó unas 120 hectáreas de aguacates, y esta vez Susana y otros habitantes decidieron pasar a la acción. 

 Mientras que la empresa empezaba a preparar la tierra para sembrar los aguacates, muchos vwecinos presenciaron una alteración irrespetuosa del paisaje y la vegetación local. Susana y otros residentes también notaron que el nivel de agua de sus depósitos privados era mucho menor durante la temporada seca de verano en comparación con años anteriores.

La correlación entre un nivel menor en los depósitos de agua y los aguacates no estaba clara, pues se trata de una de las zonas más áridas de Europa. De hecho, allí las sequías estacionales cada año duran más, y los pozos constituyen a menudo la fuente principal de agua para la agricultura, la jardinería privada, y en algunos casos, el agua corriente. Aunque es obligatorio por ley, la empresa no realizó ningún estudio medioambiental antes de empezar las obras, así que Susana y otros ocho vecinos decidieron crear la asociación Regenerarte y demandar a la empresa. Las autoridades locales pararon oficialmente las obras, pero la empresa siguió ampliando la plantación.                 

El estudio de impacto medioambiental se hizo público en noviembre de 2020, y Regenerarte presentó una petición pública que abogaba por una mayor transparencia y control en todo lo relativo al uso de las aguas subterráneas. El informe dio luz verde a la nueva plantación basándose en una sola investigación realizada por la DRAL (Dirección Regional de Agricultura y Pesca), que evaluó positivamente la viabilidad de los aguacates en el Algarve. El estudio concluía: «Sin embargo, en caso de sequías o escasez de agua en la región (fenómenos cada vez más frecuentes), la disponibilidad del agua podría suponer un problema».

¿Eres un medio de comunicación, una empresa o una organización? Consulta nuestros servicios editoriales y de traducción multilingüe.

Apoya el periodismo europeo independiente

La democracia europea necesita prensa independiente. Voxeurop te necesita a ti. ¡Únete a nosotros!

Sobre el mismo tema