En diciembre de 2009 la prima de riesgo por invertir en Grecia (la diferencia entre el bono griego y el alemán) alcanzó los 226 puntos básicos. "Esa prima de riesgo es la que presenta ahora, seis meses después, la economía española, tras alcanzar récords estos días", señala el periodista Carlos Segovia en un análisis en El Mundo. Aunque desde el ejecutivo de Rodríguez Zapatero se señala que los "especuladores están apostando al mismo desenlace que el de Grecia", el gobierno señala que España "está haciendo los deberes". El "recorte acelerado del déficit público" no ha sido suficiente para calmar a Europa, que "se ha visto obligada a mantener la presión sobre Zapatero, exigiéndole medidas adicionales de ajuste". Por su parte, el gobernador del Banco de España, Miguel Ángel Fernández Ordóñez, hizo una señal ayer a Europa indicando que la reestructuración del sector bancario está prácticamente completada, pero la visita de Dominique Strauss-Kahn, director del FMI, mañana a Madrid sugiere que "España no es Grecia, pero se la vigila cada vez más", concluye Segovia.