Los problemas con las autoridades gibraltareñas se vienen repitiendo en los últimos meses. El bunkering es otro más que se añade a la larga lista de conflictos, como dan fe los encontronazos entre patrulleras españolas y gibraltareñas en las aguas de la bahía de Algeciras. Según José Luis Barbería, que escribe en las páginas del diario El País, "las autoridades del Peñón avalan la expansión de las gasolineras flotantes que venden fuel a gran escala", señalando que "la costa de Algeciras es una bomba medioambiental".

Fácil de percatarse de ello a través de la weblocalizatodo.com, que permite visualizar el intenso tráfico marítimo que genera este lucrativo comercio de combustible. Asociaciones ecologistas de la zona, como Verdemar o AGADEN han denunciado los hechos e intentan recabar apoyo del otro lado de la verja. Pero la falta de cooperación entre la justicia española y la gibraltareña impide la puesta en marcha de medidas de control. "Unos y otros dicen que, a uno y otro lado de la frontera, los intereses económicos y políticos se imponen sobre los problemas de las gentes", subraya Barbería.