Datos Vacunación contra el Covid-19

Europa depende de las grandes compañías farmacéuticas para la producción y distribución de las vacunas

Las compañías farmacéuticas están abiertas a colaboraciones piloto con terceros para producir vacunas contra el coronavirus, pero se niegan a compartir sus licencias y beneficios. Los gobiernos de la UE se quejan de la falta de vacunas, pero no cuestionan la organización monopolística de la producción.

Publicado en 4 marzo 2021 a las 16:01

El comercio de las vacunas sigue en manos de los gigantes de la industria farmacéutica. Durante la videoconferencia del Consejo Europeo el 25 y el 26 de febrero, los 27 jefes de estado y de gobierno no adoptaron ninguna medida estricta contra el monopolio de las grandes farmacéuticas. Los fabricantes mantienen el control sobre el suministro, los precios y las ganancias. 

Sin embargo, complementan sus fábricas con pequeñas empresas especializadas situadas en varios países europeos (incluido el Reino Unido). Cualquier fábrica que se ofrezca a participar en esta actividad recibirá un porcentaje de los más de 30 000 millones de euros que los contribuyentes de los Estados miembros pagarán por las dosis reservadas y entregadas. Ni un solo céntimo ha salido aún de este reducido círculo. 

El anuncio de que Sanofi se ha comprometido a coproducir las vacunas Pfizer y Johnson & Johnson, a la espera de que la suya propia (desarrollada con GSK), pase los ensayos clínicos pospuestos y sea aprobada por la Agencia Europea de Medicamentos, solo representa la punta del iceberg.

Nuestra investigación revela una densa red de colaboraciones encabezada por los gigantes que han firmado contratos de suministro con la Comisión Europea.

Suscríbase al boletín de Voxeurop en Español

Entre los firmantes se encuentran: Sanofi/GSK, Pfizer/Biontech, Johnson & Johnson, AstraZeneca y Moderna (estos dos últimos con vacunas ya aprobadas y comercializadas). También se añadirán progresivamente la empresa estadounidense Novavax, la empresa francesa Valneva y la empresa italiana Reithera, con quienes el ejecutivo de Bruselas ya ha iniciado negociaciones. 

Las dos reducciones sucesivas de las entregas de dosis de AstraZeneca (60 % y 50 % menos en el primer y segundo trimestres de 2021, respectivamente), los retrasos en el suministro de Pfizer y la ampliación del plazo de Sanofi para los ensayos clínicos probablemente ralentizarán la campaña de vacunación y la recuperación económica en los Estados miembros.

Sin embargo, el texto de las conclusiones del Consejo Europeo se limita a pedir a las empresas que garanticen la previsibilidad de la producción y respeten los plazos de entrega. No se sugiere obligar a las empresas a compartir tecnologías y licencias para que terceros puedan producir y distribuir vacunas por sí mismos sin esperar a ser incluidos en su cadena de producción privada.

Esta solución extrema para hacer frente a la emergencia se discutió entre bastidores, según la información filtrada en la víspera de la cumbre. De hecho, la Unión podría hacer uso del artículo 122 del Tratado de la UE, que permite intervenciones excepcionales en caso de escasez de bienes esenciales, y de hacerlo, la exclusividad de la patente podría abandonarse y nuevas empresas podrían entrar en la carrera para producir vacunas. Las grandes empresas farmacéuticas perderían cuota de mercado y parte de sus beneficios. Al mismo tiempo, aumentaría el número total de dosis disponibles para los ciudadanos. 

En la audiencia que tuvo lugar en el Parlamento Europeo en el marco de la reunión de los veintisiete Estados miembros, los dirigentes de las empresas farmacéuticas expresaron su desacuerdo ante la transferencia sistemática de conocimientos técnicos a terceros, además de las asociaciones que coordinan, porque consideran que es demasiado costoso.

Por ahora, los líderes europeos se conforman con las asociaciones establecidas voluntariamente por las grandes compañías farmacéuticas y que son evaluadas regularmente por la Comisión Europea. Las empresas subcontratan a cada socio una o más etapas de la cadena de producción, que son esencialmente tres: la creación de la sustancia biológica (el líquido que se inocula a los pacientes, es decir, la vacuna misma), la formulación (la estabilización de la sustancia) y el embotellado (el vertido de la sustancia en botellas). Actualmente existen unos cincuenta acuerdos de este tipo.

Alemania es el motor principal de la inmensa fábrica de vacunas que se extiende por toda Europa; en su territorio alberga más del 25% de la totalidad de las plantas de producción. La mayoría de las instalaciones alemanas trabajan para el tándem Pfizer/Biontech que, junto con su compatriota Curevac, posee el 40% de todas las instalaciones europeas, considerando tanto sus propias instalaciones como las de los subcontratistas.

GSK continúa forjando otras alianzas al mismo tiempo que compite con estas compañías más pequeñas, y así lo demuestra la empresa conjunta que creó con Curevac para producir la nueva variante de vacuna de la compañía alemana en su planta del Reino Unido. 

En segundo lugar, en cuanto al número de instalaciones ubicadas dentro de las fronteras nacionales y en la cadena de suministro transfronteriza, respectivamente, están Francia y AstraZeneca, que es el grupo más cosmopolita, con operaciones en seis países. La multinacional anglo-sueca y los otros grupos farmacéuticos pueden contar con nueve centros propios. Por otro lado, treinta empresas trabajan para las empresas farmacéuticas como subcontratistas. Algunos de ellos producen vacunas de varias empresas.

Más de la mitad de los centros de subcontratación se encuentran en Alemania, Francia y Bélgica, y el 80 % son alemanes, franceses, españoles, estadounidenses y británicos (este último solo se encuentra en el Reino Unido). La unidad de subcontratación más activa es la empresa francesa Fareva, que envasa la vacuna Curevac en tres fábricas diferentes, mientras que, en otra, fabrica el producto biológico para Sanofi / GSK. Les siguen sus compatriotas Delpharm y Recipharm, Polymun (Austria), Idt Biologika, Siegfried, Rentschler (Alemania) y los estadounidenses Baxter y Catalent.

Investigación realizada en el marco del proyecto Who is cashing in on the Covid-19 pandemic ("¿Quién se aprovecha de la pandemia de Covid-19?"), apoyado por Investigative Journalism for the EU.

Este artículo es una asociación con European Data Journalism Network.


¿Te ha gustado este artículo? Nos alegra mucho. Se encuentra disponible para todos nuestros lectores, ya que consideramos que el derecho a la información libre e independiente es esencial para la democracia. No obstante, este derecho no está garantizado para siempre, y la independencia tiene su precio. Necesitamos tu apoyo para seguir publicando nuestras noticias independientes y multilingües para todos los europeos. ¡Descubre nuestras ofertas de suscripción y sus ventajas exclusivas y hazte miembro de nuestra comunidad desde ahora!

¿Eres un medio de comunicación, una empresa o una organización? Consulta nuestros servicios editoriales y de traducción multilingüe.

Apoya el periodismo europeo independiente

La democracia europea necesita prensa independiente. Voxeurop te necesita a ti. ¡Únete a nosotros!

Sobre el mismo tema