Noticias El sector automovilístico y el cambio climático

Echarle el freno a los coches

La UE no cumplirá sus objetivos de reducción de emisiones para 2025 si no trata el problema de la contaminación de los vehículos. Algunos países están presionando para establecer nuevos y ambiciosos objetivos, mientas que otros, entre ellos Alemania, se oponen a establecer reglas más estrictas.

Publicado en 20 julio 2015 a las 17:59

Según cuatro países miembros, la UE debe establecer nuevos objetivos sobre eficiencia de combustible en los vehículos nuevos para 2025, con el fin de reducir los costes de supervisión asumidos por los consumidores y abordar el cambio climático.
Los ministros de Medio Ambiente y Transporte de Países Bajos, Irlanda, Suecia y Finlandia han enviado un escrito a la Comisión Europea en el que afirman que el año que viene debe establecerse el nuevo objetivo.
El objetivo de 2025 para los fabricantes de vehículos en Europa debería aplicarse además de otro existente para nuevos vehículos en 2021, de modo que las emisiones medias no superen los 95 g de CO2 por km y por flota de fabricante. La media registrada en 2014 fue de 123,4 g de CO2 por km.

“Unos nuevos y desafiantes objetivos para 2025, combinados con un completo paquete para tratar la infraestructura de repostaje y otros problemas, fomentarán la transición hacia los sistemas de transmisión con cero emisiones en los vehículos de pasajeros”, afirmaban en la carta, a la que ha tenido acceso The Guardian. “Dichos objetivos resultan fundamentales para estimular nuevas innovaciones que desarrollen y mejoren los vehículos eléctricos, los de hidrógeno y los híbridos eléctricos enchufables”.
Un grupo integrado por 11 europarlamentarios de distintos partidos políticos también ha presentado un escrito a Miguel Arias Cañete, comisario para la Energía y el Cambio Climático, para instarle a que confirme que anunciará el año que viene nuevos objetivos sobre eficiencia del combustible para la década de 2020.
Una nueva batalla normativa
Carlos Ghosh, director de Renault-Nissan afirmó a The Guardian a comienzos de julio que no podía predecir los volúmenes de producción de vehículos eléctricos hasta que la UE, Estados Unidos y China mostraran sus cartas sobre las normativas de combustible para 2030.
Dichas intervenciones preparan el terreno para una nueva batalla normativa, en la que se espera que Alemania intente echar el freno con respecto a los exigentes objetivos, en nombre de fabricantes de vehículos como BMW y Daimler.
En el último asalto de la batalla sobre la eficiencia del combustible hace dos años, la canciller alemana Angela Merkel, sacó las uñas y forzó un acuerdo en el límite de las emisiones para que se congelaran y luego se suavizaran.

Sin embargo, esta vez varios Estados de la UE son plenamente conscientes de que los moderados compromisos de Europa relativos a las energías renovables y las mejoras de eficiencia energética no producirán la reducción del 40% en las emisiones de carbono que habían acordado los líderes.
El sector automovilístico también lo sabe y ha consultado a los consumidores y a los defensores del medio ambiente, en un intento de fusionar una oposición más suave con respecto a las obligaciones de reducción de las emisiones de carbono.
La Asociación Europea de Fabricantes de Automóviles (ACEA), que representa a los principales fabricantes del sector, afirma que está intentando crear una alianza atípicamente amplia para llegar a enfoques alternativos hacia un objetivo para 2025.
“Existe un límite en lo que podemos avanzar tecnológicamente [para reducir las emisiones] en el sector automovilístico, por lo que es importante que impliquemos a todos los grupos de interés y obtengamos información, para poder cumplir una agenda más ambiciosa sobre el cambio climático”, explicaba un portavoz.
Conducir mejor
En un reciente documento de posición del grupo proponían reducir la contaminación de los vehículos mediante la renovación de flotas, un mayor uso de biocombustibles, sistemas de transporte más ‘inteligentes’ y la formación obligatoria sobre conducción ecológica para los automovilistas. Esto implica formar a los conductores para que cambien su comportamiento y puedan predecir mejor el tráfico, utilicen el acelerador con más suavidad y lentitud, dejen de pisarlo con más antelación y no aceleren nunca para luego detenerse en los semáforos.
“Las pruebas demuestran que la conducción ecológica puede tener un efecto importante, pero solo durante un breve periodo de tiempo”, afirmaba Greg Archer, portavoz del grupo de la campaña ecológica Transport and Environment (T&E). “Justo después de la formación, las personas conducen de un modo más eficiente, pero vuelven rápidamente a su antiguo estilo de conducción”.
Un análisis realizado por T&E determinó que los objetivos de eficiencia de combustible para 2025 y 2030 podrían representar casi la mitad de la contribución de todo el sector del transporte al objetivo climático de la UE en 2030. Sin ellos, será necesario aplicar rigurosos impuestos sobre los combustibles, peajes en carreteras o revisiones radicales de la planificación.
Sin embargo, los fabricantes de vehículos afirman que todos los ‘frutos que se encuentran al alcance' de las medidas para reducir las emisiones ya se han recogido, a un elevado coste para el sector y que la aplicación de más normas sobre el combustible dependerá de un cambio hacia los vehículos eléctricos.
Un funcionario de la UE, en declaraciones al diario de forma anónima, describió este argumento como “desinformación”, porque los estudios indican que los sistemas de transmisión híbridos diésel podrían reducir las emisiones hasta 65 g/km para 2035.
“En un disparate total”, afirmaba el funcionario. “Existe un potencial técnico para mejorar aún más los motores de combustión interna”.
En 2013, la Comisión se comprometió a revisar al siguiente año la norma sobre combustibles para 2025 a entre 68 y 78 g/km en los vehículos nuevos. Pero el trabajo aún no ha concluido.

Este artículo es parte de la asociación de VoxEurop con la campaña de desinversión de The Guardian Keep it in the ground.

Recibe lo mejor del periodismo europeo en tu correo electrónico todos los jueves

¿Te ha gustado este artículo? Nos alegra mucho. Se encuentra disponible para todos nuestros lectores, ya que consideramos que el derecho a la información libre e independiente es esencial para la democracia. No obstante, este derecho no está garantizado para siempre, y la independencia tiene su precio. Necesitamos tu apoyo para seguir publicando nuestras noticias independientes y multilingües para todos los europeos. ¡Descubre nuestras ofertas de suscripción y sus ventajas exclusivas y hazte miembro de nuestra comunidad desde ahora!

¿Eres un medio de comunicación, una empresa o una organización? Consulta nuestros servicios editoriales y de traducción multilingüe.

Apoya el periodismo europeo independiente

La democracia europea necesita prensa independiente. Voxeurop te necesita a ti. ¡Únete a nosotros!

Sobre el mismo tema