Reportaje Incendios en el Mediterráneo
El terreno quemado de Dalías está siendo estudiado por investigadores de la Estación Experimental Zaidín de Granada. En primavera se utilizará como zona de pasto por un ganadero local. | Foto: ©Mauro Tognetti Barbieri/SERPAM Drone shot Almeria

El fuego amigo que evita los megaincendios

Cuando hablamos de incendios asociamos la imagen del fuego con un suceso catastrófico, aterrador e incontrolable. Sin embargo, el uso de los incendios controlados está resultando una práctica común en Europa que, junto con el pastoreo extensivo es quizás una técnica esencial y económica que realmente puede evitar incendios catastróficos.

Publicado en 6 febrero 2024 a las 17:35
Drone shot Almeria El terreno quemado de Dalías está siendo estudiado por investigadores de la Estación Experimental Zaidín de Granada. En primavera se utilizará como zona de pasto por un ganadero local. | Foto: ©Mauro Tognetti Barbieri/SERPAM

El de Dalías es un campo experimental del proyecto COMPAS con el que se están estudiando los efectos de los incendios controlados en este territorio, de clima particularmente seco, sujeto a desertificación y fácilmente incendiable. Una situación compartida por muchas otras zonas de la cuenca mediterránea y más allá.

mapa de andalucia

La utilización del fuego para eliminar combustible natural, es decir, la vegetación silvestre seca que se ha acumulado con el tiempo no es nada nuevo. En el pasado, quemar parte de la vegetación para eliminar la maleza y, por lo tanto, el combustible potencial para incendios mayores e incontrolados, era una práctica común.

El paisaje natural siempre se ha modificado gracias al fuego, utilizado como herramienta para "domesticar" la vegetación y fertilizar el suelo. Los antiguos romanos habían acuñado el término "lucus" para describir el acto de quemar el bosque con fuego, palabra que tiene la misma raíz que "luz" y "lúcido". En Australia, país que en 2020 vio arder 25 millones de hectáreas -el equivalente a la península italiana-, los aborígenes utilizaban antiguamente el fuego como herramienta de domesticación del paisaje, como relata Victor Steffensen en su libro en el que intenta recuperar y redimir las técnicas de control de incendios de los habitantes originales de aquel continente.

Hasta mediados del siglo XX, en el sur de Europa el paisaje montañoso era un mosaico de zonas tradicionalmente agrícolas entremezcladas con bosques y pueblos.

El uso del fuego era una herramienta muy utilizada para modelar el paisaje y existía un amplio conocimiento de esta práctica. Con el éxodo rural de las últimas décadas este equilibrio ha cambiado, el paisaje se ha vuelto más homogéneo y vulnerable a grandes incendios, y el fuego como instrumento va poco a poco siendo desterrado de nuestro imaginario y uso.

Operatori di INFOCA bruciano un’area di montagna in Dalías, Almeria, a inizio dicembre. Il fuoco prescritto viene fatto prevalentemente in inverno, e dopo un accurato studio sulle condizioni del territorio e dell’ecosistema locale. Foto: Iván Gómez/Diario de Almería
Operarios del INFOCA quemando una zona de monte en Dalías, Almería, al inicio de diciembre. El fuego prescrito se viene aplicando preferentemente en invierno y después de un minucioso estudio de las condiciones del terreno y del ecosistema local. | Foto: ©Iván Gómez / Diario de Almería

El objetivo de los proyectos como el COMPAS es reintroducir el uso del fuego y de los pasturajes de una forma combinada, el “herbivorismo pírico” que se menciona más arriba. “En primer lugar se identifica una zona donde estén presentes pasturajes adecuados y donde exista un alto riesgo de incendio, tras lo cual se organiza con las autoridades adecuadas la “quema” de una zona específica para eliminar matorral y vegetación baja.

Al cabo de unos meses, se llevan a pastar los herbívoros, típicamente cabras y ovejas, que prefieren los brotes que nacen del fuego, que son más tiernos que las plantas silvestres que han crecido y se han secado con el tiempo”, explica Justo Porfirio Arroyo, técnico de REPCA (Red de Áreas Pasto-Cortafuegos de Andalucía) del INFOCA y miembro de la asociación Pastores de la Montaña Mediterránea, responsable de identificar las zonas donde aplicar quema prescrita y contactar con los pastores presentes en la zona.


Recibe lo mejor del periodismo europeo en tu correo electrónico todos los jueves

"Aunque sea sorprendente, estamos viendo que la biodiversidad de la flora aumenta tras la quema y el pastoreo. Ahora estamos viendo que la biodiversidad de los insectos también mejora. Con incendios controlados no se alcanzan temperaturas elevadas, como ocurre en incendios de gran tamaño, y el ciclo de fertilidad del suelo es más rápido”, afirma Ana Belén Robles, de la Estación Experimental Zaidín de Granada, e integrante del proyecto COMPAS.

“El problema de hoy en día es encontrar pastores. "El problema hoy en día es encontrar pastores. Quedan muy pocos. Es importante darse cuenta de que el pastoreo extensivo no se traduce sólo en 'carne y leche' para el consumo, sino que proporciona una serie de servicios ecosistémicos al paisaje".

En tiempos pasados eran los mismos pastores quienes empleaban el fuego para gestionar los pastos de montaña, pero esta práctica se ha abandonado en parte debido a las leyes más estrictas sobre los incendios: "Hoy la cantidad de combustible orgánico es mucho m…

¿Eres un medio de comunicación, una empresa o una organización? Consulta nuestros servicios editoriales y de traducción multilingüe.

Apoya el periodismo europeo independiente

La democracia europea necesita prensa independiente. Voxeurop te necesita a ti. ¡Únete a nosotros!

Sobre el mismo tema