La batalla de Lisboa causa estragos en Praga

Tras largas negociaciones entr partidos políticos, el Senado checo a ratificado el Tratado de Lisboa el pasado 6 de mayo. Pero el presidente Vaclav Klaus, que se opone al mismo, se resiste a aceptar la decisión.

Publicado en 22 mayo 2009 a las 17:52
Mirek Topolánek y Václav Klaus (en primer plano) en la cumbre UE-EEUU el 9 de abril de 2009

El resultado de la votación era esperado en todas las capitales europeas. Este 6 de mayo, por 79 votos contra 54, el Senado checo ratificó el tratado de Lisboa. Última victoria del Primer Ministro saliente, Mirek Topolánek, un mes después de su caída orquestada por el presidente Václav Klaus en ejercicio de la presidencia de la UE. La República Checa junto con Irlanda son los últimos países en ratificar este texto que debe reformar el funcionamiento de la Unión.

Mirek Topolánek logró convencer a la mayoría de los senadores de que es preciso preservar la imagen de su país, al término de lo que Respekt denominara la "batalla checa por Lisboa". Y es que el Parlamento estaba dividido en dos posturas irreconciliables, explicaba el semanario la víspera del escrutinio. “Por una parte, el gobierno del renunciante Mirek Topolánek y de su ‘señor Europa’ Alexandr Vondra (ODS, el partido liberal en el poder), el ministro ecologista de Relaciones Exteriores Karel Schwarzenberg, como así también otros partidos con excepción de los comunistas. Todos afirman que si el Senado no ratifica el tratado, será (retomando la expresión de Mirek Topolánek) un 'desastre total' y 'una vuelta a la situación anterior a 1989’. La República Checa quedaría relegada a la periferia de Europa, allí donde empieza la influencia de Rusia".

`"Del otro lado del campo de batalla, decía Respekt, se encuentra una fracción del ODS, con el presidente Václav Klaus a la cabeza, para quien la catástrofe total sería, al contrario, que la República Checa ratificara el texto." Su argumento, según el periódico: "No debemos tener miedo de Rusia porque la OTAN nos protege, ni tampoco de quedar aislados. Corremos el riesgo de algo mucho peor: transformarnos en marionetas en manos de los grandes países europeos que nos obligarán a pagar altos impuestos e impondrán la cantidad de inmigrantes que debemos aceptar."

"Debo manifestar mi decepción al ver que algunos senadores abandonan sus opiniones de antes bajo una presión política y mediática sin precedentes, tanto nacional como extranjera", declaró Václav Klaus tras el voto de los senadores. Para la prensa de Praga, este último ha perdido una batalla, pero no la guerra. El diario económico Hospodářské Noviny informa así que el Jefe de Estado, quien debe firmar para que la ratificación sea definitiva, "espera ver si un grupo de senadores va a solicitar a la Corte Constitucional que evalúe nuevamente si el tratado de Lisboa es contrario a nuestra Constitución". Por su parte, los ecologistas lanzaron una petición para invitarle a que firme el texto. "Nosotros pensamos que el Presidente no debería detener el proceso, explica su portavoz George Green Kubalík en el diario en línea TÝDEN.CZ.

¿Eres un medio de comunicación, una empresa o una organización? Consulta nuestros servicios editoriales y de traducción multilingüe.

Apoya el periodismo europeo independiente

La democracia europea necesita prensa independiente. Voxeurop te necesita a ti. ¡Únete a nosotros!

Sobre el mismo tema