París, parque Villemin, octobre de 2008 : Hussein, 17 años. Sus compañeros encienden un fuego. © Jérémie Souteyrat

La juventud afgana aspira a una vida mejor en Europa

Miles de jóvenes afganos vagan solos por Europa, una situación a la que ha contribuido el hecho de que, en los últimos dos años, se hayan deteriorado las condiciones de vida de los refugiados afganos en países como Irán y Pakistán. Aunque algunos no superan los 12 años de edad, la mayoría son adolescentes que aspiran a una educación y un futuro que su país, sumido en la pobreza y la violencia 8 años después de la caída del régimen talibán, no puede ofrecerles.

Publicado en 2 septiembre 2009 a las 15:31
París, parque Villemin, octobre de 2008 : Hussein, 17 años. Sus compañeros encienden un fuego. © Jérémie Souteyrat

Los jóvenes afganos están poniendo a prueba a los países europeos, muchos de los cuales han enviado tropas a Afganistán pese a que la opinión pública cuestiona la guerra. Las diferentes legislaciones nacionales y el derecho internacional obligan a estos países a ocuparse de ellos, con el consiguiente gasto, lo que supone un problema adicional para una Europa que tiene que lidiar con decenas de miles de inmigrantes.

La pasada primavera se descubrió que 24 menores afganos dormían en las alcantarillas de Roma; el año pasado murieron dos adolescentes en puertos italianos, uno bajo un semirremolque en Venecia y otro en el interior de un contenedor en Ancona. Grecia está desbordada por las peticiones de asilo de inmigrantes procedentes de multitud de países, pero no cuenta con un sistema de acogida de menores extranjeros; según la administración griega, tan sólo hay cabida para 300 en todo el país. Este año en París, los menores no acompañados que han solicitado acogerse al programa de protección de menores son, por primera vez, mayoritariamente afganos y no subsaharianos, señala Charlotte Aveline, especialista en protección del menor y asesora del Ayuntamiento de París. “Algunos llegan molidos, muy cansados, pero basta con que se queden una semana para que vuelvan a ser adolescentes”, nos explica Jean-Michel Centres de Exilés10, un colectivo que trabaja con los inmigrantes, en su mayoría afganos, que pululan por el parque de Villemin, cercano a la estación del Este. “Primero preguntan dónde pueden obtener los papeles, luego, dónde pueden estudiar y encontrar trabajo más adelante”, añade.

3090 solicitudes de asilo en 2008

La Unión Europea no lleva un registro del número de menores que deambulan por Europa sin sus familias, y las cifras que manejan los colectivos de ayuda y las administraciones públicas son muy dispares. Las solicitudes de asilo por parte de menores afganos no acompañados indican que hay miles de ellos por toda Europa, pero los expertos subrayan que el número de solicitudes no es más que un mínimo, porque la mayoría de los jóvenes no trata de obtener la condición de refugiado. Blanche Tax, en representación de la oficina del Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Refugiados (ACNUR) de Bruselas, afirma que, en el 2008, más de 3.090 menores afganos solicitaron asilo en Austria, Reino Unido, Dinamarca, Noruega, Suecia y Alemania —los países de la UE donde más ha crecido el número de menores de dicho origen—, más del doble que en el 2007, año en el que se presentaron 1.489 solicitudes. En palabras del director de France Terre d’Asile, Pierre Henry, “en Afganistán se está produciendo un éxodo masivo de jóvenes hacia Europa”; la organización francesa colabora con la Unión Europea, la agencia de la ONU para los refugiados y el Gobierno francés en materia de asilo.

Suscríbase al boletín de Voxeurop en Español

Los menores afganos a los que entrevistamos nos relataron cómo les explotaban en Grecia y Turquía y cómo huían de las palizas de la policía. Todos prefirieron guardar el anonimato para hablar con mayor libertad. Un chico de 17 años de Gazni (Afganistán) nos confesó que la policía trató repetidas veces de desalojarles, a él y un amigo, del puerto de Patras (Grecia), donde las autoridades griegas destruyeron un campamento de inmigrantes afganos el pasado 12 de julio.

"Me gustan las manzanas"

Cuando llegan a Francia, los menores siguen pasando penurias. La policía de París efectúa rondas cada noche para evitar que los inmigrantes afganos duerman en el parque de Villemin. Un chico de 15 años nos contó que a él lo alojaron en un hotel barato y a sus compañeros, en un refugio improvisado en una estación de metro. Pero otros se refugian bajo puentes o a lo largo del canal.De la cuestión de la vivienda se ocupa, con el apoyo financiero del Estado, France Terre d’Asile. En la asociación llevan un registro de los chicos, a los que dan clases de francés y orientan sobre cómo pedir ayuda a la oficina francesa de protección del menor. “Hemos visto casos muy hermosos con final feliz”, apunta la asesora del Ayuntamiento de París, Charlotte Aveline.

Los chicos a los que entrevistamos están a la expectativa; sueñan con ir al colegio y llevar una vida normal. Uno de los adolescentes, quien llevaba ya dos meses en París, nos confesó lo mucho que le preocupa lo que pueda pasar: “¿Cómo voy a labrarme un futuro? Ya tengo 15 años y estoy solo, ¿qué puedo hacer?”. A los pocos días, estaba loco de contento. Había ido a la piscina por primera vez, gracias a France Terre d’Asile, y también le estaban enseñando francés. Se sacó del bolsillo un lápiz y un papel con dibujos de frutas: “Me gustan los plátanos —nos dijo en francés—, me gustan las manzanas”.

POLITICA DE ASILO

Bruselas quiere compartir las responsabilidades

El 2 de septiembre, la Comisión Europea hará públicas nuevas propuestas para reforzar la política de inmigración común,informa Trouw. El diario holandés recuerda que de momento, "la inmigración depende de los Estados miembros, que, en este ámbito, se muestran reticentes a ceder poder a Bruselas". La Comisión desea que los Estados "compartan aún más las responsabilidades de la inmigración, porque [actualmente] son España, Italia, Grecia y Malta [...]a donde llegan la mayoría de los inmigrantes- los países que soportan la mayor carga". Además, añade Trouw, la Comisión constata "que el número restringido de admisiones de personas provenientes de regiones castigadas por la guerra y la pobreza, daña la imagen de la UE". La Comisión desea proponer medidas "para desanimar a los inmigrantes, sobretodo africanos, a recurrir a traficantes de seres humanos e intentar llegar a Europa en pequeños barcos peligrosos [pateras]". Y estima que el único medio para llegar a tal fin sería admitir aún más inmigrantes. Con este objeto, una nueva institución será creada: la Oficina Europea de apoyo en materia de asilo, que llevará a cabo anualmente el inventario de plazas disponibles en los diferentes Estados para albergar refugiados.

¿Te ha gustado este artículo? Nos alegra mucho. Se encuentra disponible para todos nuestros lectores, ya que consideramos que el derecho a la información libre e independiente es esencial para la democracia. No obstante, este derecho no está garantizado para siempre, y la independencia tiene su precio. Necesitamos tu apoyo para seguir publicando nuestras noticias independientes y multilingües para todos los europeos. ¡Descubre nuestras ofertas de suscripción y sus ventajas exclusivas y hazte miembro de nuestra comunidad desde ahora!

¿Eres un medio de comunicación, una empresa o una organización? Consulta nuestros servicios editoriales y de traducción multilingüe.

Apoya el periodismo europeo independiente

La democracia europea necesita prensa independiente. Voxeurop te necesita a ti. ¡Únete a nosotros!

Sobre el mismo tema