No ataquemos el “made in Germany”

La Comisión Europea ha abierto una “investigación en profundidad” sobre los excedentes de exportación de Alemania, acusada de dañar el equilibrio de la zona euro. Pero sería más conveniente trabajar por una verdadera gobernanza económica y por una unión bancaria.

Publicado en 13 noviembre 2013 a las 16:53

La solidaridad europea es seguramente uno de los puntos más débiles del proyecto europeo. Pero la solución no pasa por el deterioro de las virtudes y la mejora de los defectos.

La idea es simple: Alemania debe gastar más para que los países del sur, como Portugal, puedan ampliar su mercado y vender sus productos. La idea es generosa y reposa sobre una convicción: los alemanes sacan beneficio de la zona euro.

¿Por qué? Porque si tuvieran el marco alemán en lugar del euro, su divisa estaría todavía más valorizada y su competitividad (sus exportaciones) serían penalizadas.

Además, por la fragmentación financiera del euro, los bancos alemanes y el mismo Estado se han convertido en refugios de los inversores internacionales, capaces de pagar bien la seguridad de la más grande economía de la moneda única.

Newsletter en español

Sí, se exige la solidaridad alemana, tanto más porque algunos países como Portugal deben ajustar su economía por la vía dura y hacerlo rápidamente. La cuestión es saber lo que deben hacer los alemanes para favorecer la fuerza económica europea y un proyecto que afirman querer defender.

Queda el Estado

Bajo el riesgo de ser acusado de falta de patriotismo, no pienso que la solución parse por un aumento de los gastos en Alemania. Para empezar, la incógnita está en quién debe gastar más: ¿las empresas o el Estado?

[[Es difícil, incluso imposible, imponer a las empresas alemanas aumentos salariales que pondrían en cuestión su competitividad]]. En consecuencia, solo una intervención administrativa podría garantizar este objetivo.

Como vivimos en Europa, esta solución no es posible. Queda por tanto el Estado. ¿Es esta la idea? ¿Sacar partido de los tipos de interés históricamente bajos, y más aún para Alemania, para inyectar dinero líquido en la economía europea, poniendo en marcha por ejemplo una especie de Plan Merkel para las infraestructuras?

¿Es esta la respuesta adecuada? El pasado reciente nos desaconseja estas prácticas porque los malos resultados desde luego que serían los mismos.

Vivimos en una zona monetaria única, caracterizada por grandes disparidades en ámbito financiero. Es aquí, a este nivel, que los europeos deben exigir otro tipo de solidaridad a Alemania, para reequilibrar los desequilibrios externos en el seno del euro.

Corregir desequilibrios

Si un déficit del 6% del balance por cuenta corriente es malo, un excedente del 6& en otro país de la misma zona monetaria tampoco es deseable. ¿Como corregir estos desequilibrios?

Por ejemplo, poniendo en marcha un verdadero gobierno económico de la zona euro donde la soberanía sería compartida aún más y estableciendo una verdadera unión bancaria que jamás ha existido.

Con seguridad, la Comisión Europea y los dirigentes de los países del sur se deben concentrar sobre estos dos aspectos, en lugar de perder su tiempo en pedir a los alemanes que no sean alemanes.

Unión Europea

La economía alemana, demasiado competitiva para Europa

“Bruselas acusa a Alemania de agravar la crisis”, titula Le Monde, en el momento en el que la Comisión Europea ha “abierto una investigación en profundidad sobre los excedentes de las cuentas corrientes [las exportaciones] registradas por Alemania”, el 13 de noviembre: Bruselas estima que estos excedentes se situarán este año, al igual que en 2012, en el 7% del PIB, “es decir por encima del umbral del 6% identificado para la puesta en marcha, en 2011, de este instrumento de vigilancia macroeconómica”.“Para Alemania, es una gran novedad”, indica el diario.
Por su parte, Il Sole 24 Ore explica que este desequilibrio daña a la moneda única, puesto que proporciona a Alemania una ventaja competitiva sobre los demás países de la zona euro, que no resulta compensado por una reevaluación de su propia moneda. El procedimiento lanzado por Bruselas no concluirá antes de la próxima primavera, estima el diario italiano:

Algunos ecomomistas defienden que la reducción del desequilibrio debería partir de Berlín, que tendría que aumentar las exportaciones hacia los países de la zona euro en dificultades o aumentar sus salarios. […] Pero parece que Alemania no se compromete en esta opción: las principales empresas industriales alemanas apuestan por destinos comerciales alternativos a Europa, que de momento supone la mitad del excedente comercial.

¿Te ha gustado este artículo? Nos alegra mucho. Se encuentra disponible para todos nuestros lectores, ya que consideramos que el derecho a la información libre e independiente es esencial para la democracia. No obstante, este derecho no está garantizado para siempre, y la independencia tiene su precio. Necesitamos tu apoyo para seguir publicando nuestras noticias independientes y multilingües para todos los europeos. ¡Descubre nuestras tres ofertas de suscripción y sus ventajas exclusivas y hazte miembro de nuestra comunidad desde ahora!

¿Eres un medio de comunicación, una empresa o una organización? Consulta nuestros servicios editoriales y de traducción multilingüe.

Apoya el periodismo europeo independiente

La democracia europea necesita prensa independiente. Voxeurop te necesita a ti. ¡Únete a nosotros!

Sobre el mismo tema