Datos Covid en Europa del Sur

Qué nos puede decir un año de pandemia sobre los sistemas sanitarios europeos

¿Estaban los sistemas sanitarios nacionales preparados para el coronavirus? ¿Cómo han reaccionado? ¿Han falseado los gobiernos los datos sobre el número de camas en UCI? El Instituto Mediterráneo de Investigación Periodística (MIIR, Atenas) ha recogido y cotejado información de diferentes fuentes para intentar responder a estas preguntas, centrándose en el caso de Grecia.

Publicado en 15 junio 2021 a las 09:41

"Hay tres tipos de mentiras: las mentiras, las malditas mentiras y la estadística".

(Mark Twain) 

El 1 de abril de 2021, Grecia estaba en el puesto número seis de los "mejores" países europeos en términos de número total de muertes confirmadas de covid-19: 783 muertes por millón de habitantes desde el inicio de la pandemia (fuente: ourworldindata.org). Parece que los lugares más seguros para sobrevivir el coronavirus durante el primer año de pandemia en Europa se han situado a los extremos: en el norte (Islandia, Noruega, Finlandia, Dinamarca — aunque no Suecia, que siguió un modelo diferente) y en el sur (Chipre, y en principio, Grecia).  No se trata de una fracción de la realidad, sino más bien de una visión general que se centra en la tasa de mortalidad media en las tres fases de la pandemia que hemos vivido hasta ahora. Así y todo, la situación es mucho más complicada porque evoluciona de manera dinámica.  

El número de muertes per cápita de coronavirus en un país depende de unas variables cuya definición y cálculo precisos son muy difíciles de determinar como para poder sacar conclusiones válidas. Entre las variables se incluyen la propagación del virus, el grado de preparación inicial y el consiguiente refuerzo de los sistemas sanitarios, las medidas de respuesta, los datos geográficos y demográficos (como la distribución poblacional), las tendencias de comportamiento y la evolución de las campañas de vacunación. 

Centrarse únicamente en las muertes por covid no es suficiente para extraer conclusiones sólidas, sino que es necesario tener en cuenta otros indicadores epidemiológicos. El "exceso de mortalidad", es decir, las muertes por cualquier causa en la era del coronavirus que hicieron superar la media durante un periodo de referencia de cuatro años (2016-2019), se disparó en la mayoría de los países europeos. En noviembre de 2020, en la UE se registraron 450 000 muertes más que en el periodo de referencia anterior (fuente: Eurostat).  La plataforma europea EUROMOMO, que observa la mortalidad por cualquier causa en los 27 Estados miembros de la UE, ha registrado un aumento relativamente ligero en el exceso de mortalidad en Grecia en las últimas semanas.

No todos los países se han visto afectados de la misma manera por las muertes no relacionadas con la covid.  En Grecia, en los diez primeros meses del 2020, el exceso de mortalidad fue similar o incluso estuvo por debajo de la media de los últimos cinco años. Sin embargo, la situación empezó a cambiar radicalmente en noviembre y diciembre (con el pico de la segunda ola). Después, en los dos primeros meses de 2021, hubo un descenso inicial del exceso de mortalidad por cualquier causa. 

En Grecia, en 2020 se registraron 8802 muertes más en comparación con 2019. No obstante, se produjeron 4881 muertes por covid-19 (fuente: Autoridades estadísticas helénicas). Estas 4921 muertes de diferencia no se distribuyeron uniformemente durante el año. 

Un sistema centrado en una única enfermedad

No es fácil atribuir esta diferencia a causas concretas. A pesar de la conclusión razonable de que pueda deberse a casos de covid-19 no diagnosticados, la transformación forzosa del sistema sanitario nacional en uno centrado únicamente en el coronavirus desempeñó un papel decisivo. 

Para documentar el nivel de preparación inicial y la respuesta del sistema sanitario griego ante la pandemia, el MIIR recogió de varias fuentes los datos de un año sobre las muertes de covid, el número de UCI disponibles, el número de personas intubadas y el número de muertes y casos en el personal de enfermería.  

Las muertes de los "héroes de bata blanca" 

De acuerdo con una nueva investigación de la Universidad de Pensilvania, cuando los trabajadores sanitarios enferman durante una epidemia, tanto el número general de casos como las tasas de mortalidad pueden incrementarse considerablemente.

Los investigadores estudiaron el impacto directo de la pérdida de personal sanitario. Mediante una modelización, calcularon que la disminución de la calidad de los cuidados podría derivar en un aumento de hasta un 15 % de casos y hasta un, atención, 1716 % de muertes.  

Durante la primera ola de la pandemia, según otro estudio a escala mundial publicado en BMJ Global Health, Europa tuvo el número más alto de casos confirmados (119 628) y el número más alto de muertes (712) entre trabajadores sanitarios. La región del este del Mediterráneo registró también durante la primera ola el mayor número de muertes en este sector por cada 100 infecciones en el mundo (5,7). En Grecia, el órgano correspondiente, la Organización Nacional de Salud Pública (EODY) no proporciona información detallada sobre las muertes e infecciones de personal médico y de enfermería.

"Ahogarse es horrible. No dejes que le pase a nadie. Estoy siempre al borde de la muerte. No me llames. Reza", escribió un enfermero de 53 años desde el hospital a principios de diciembre. Dio positivo el 24 de noviembre. Estuvo ingresado una semana en el hospital en el que trabajaba, en Drama.  Para reducir la ocupación de casos de coronavirus en el hospital, fue trasladado al hospital de Serres. Allí, permaneció intubado en la UCI durante muchos días. Falleció el 9 de enero de 2021. En aquel momento, era la 20.ª muerte de un trabajador sanitario en Grecia.

A finales de marzo habían muerto 26 personas del sector sanitario, 25 de ellas en la segunda y tercera olas. La edad media en este sector fue de 48 años, mientras que la edad media de las muertes por covid-19 en el resto de la población es de 68. Los estragos que ha causado un año de pandemia en el sistema sanitario griego son más de 4000 casos y 26 muertes. A finales de abril, 700 trabajadores sanitarios estaban enfermos y 50 de ellos estaban ingresados. Los empleados reivindican a menudo la necesidad de contratar personal, sobre todo en enfermería. También piden la contratación de interinos y el refuerzo de la atención primaria en materia de personal, infraestructura y equipo.

Muertes y UCI 

El número de UCI multifunción disponibles para pacientes con covid-19 es uno de los indicadores más importantes que determina la resistencia de los sistemas sanitarios. Muchos países europeos no han proporcionado información fiable, transparente y actualizada sobre el nivel de capacidad de las UCI durante la pandemia. Mediante el aislamiento de otros parámetros importantes (carga viral, medidas de respuesta, número de trabajadores, estado de vacunación, etc.) hemos cotejado el número de muertes per cápita de casos confirmados de covid-19 con el número de camas en UCI per cápita durante el principio de la pandemia de varios países (fuente: OCDE, Eurostat).  

Antes de la pandemia, Alemania era el país europeo con una mayor ratio de UCI por cabeza (y sigue siendo así). En cambio, Grecia tiene en general una de las proporciones per cápita de UCI y personal de enfermería más bajas. Aun así, el débil sistema griego no se colapsó en la primera ola de la pandemia, sino que aguantó, principalmente a causa de una circulación débil del virus, a la puesta en marcha de medidas tempranas y a la obediencia de los ciudadanos. En 2021, la situación cambió drásticamente, y como resultado, a mediados de marzo las UCI estaban colapsadas y los hospitales tenían listas de espera para poder admitir a pacientes en esta unidad. 

La información procesada indica que no parece haber una relación causal entre las muertes y las UCI disponibles. Sin embargo, el gráfico muestra que los países con una proporción menor de UCI disponibles (Italia, España, Países Bajos y Grecia) están bajo una presión mayor y algunos han registrado un número desproporcionado de muertes (Italia). Es difícil interpretar esta situación, porque en varias regiones, como en el norte de Italia, el sistema colapsó, debido en parte a la circulación generalizada del virus, que a su vez afectó a los ingresos en hospitales, a las intubaciones y al número de muertes. Otra excepción son los países del norte (excepto Suecia). Un indicativo de la complejidad del problema es el hecho de que, aunque Hungría y Suiza contaban con una capacidad en UCI similar, el primero registró casi el doble de muertes.  

Según una encuesta realizada por una organización sanitaria independiente del Reino Unido, en los primeros seis meses de la pandemia, los países con una proporción mayor de camas en UCI y de cirujanos per cápita registraron menos muertes por covid-19.  Sin embargo, los investigadores subrayan que es poco probable que los detalles de los sistemas sanitarios sean el único determinante de las diferencias en materia de muertes en todo el mundo. También encontraron algo destacable: los países con una capacidad en UCI mayor decidieron imponer medidas de confinamiento antes que aquellos con una capacidad menor. Se trata de un dato interesante tanto a nivel social como económico, pero también en materia de problemas de salud secundarios. Sin embargo, este no fue el caso en Grecia. 

Otra encuesta mundial realizada en 183 países y basada en datos fiables de la Organización Mundial de la Salud (OMS), el Banco Mundial y otras organizaciones oficiales nacionales sobre la disponibilidad de UCI y camas de hospital en cada país mostró que sí existe una correlación entre las camas de UCI por habitante y las muertes por coronavirus. Se produjo una paradoja a nivel mundial: los países con un PIB menor y una capacidad en UCI menor tuvieron una tasa de mortalidad más baja. Los investigadores interpretaron este hecho contradictorio de la siguiente manera: las zonas con una alta densidad de población son más propensas a tener más camas en UCI para atender a las necesidades de los habitantes, pero también son áreas en las que la propagación del coronavirus es mayor, y, finalmente, son las que tienen una tasa de mortalidad también mayor. Es posible que el volumen de la población sea una variable modificadora que influencie la correlación positiva descubierta. La tasa de mortalidad más alta observada en países de renta alta también puede deberse a que los pacientes pueden viajar más fácilmente, lo que contrarresta el cuidado de alta calidad. 

No obstante, el mismo estudio indica que no hay un vínculo importante entre el número de camas en hospitales por habitante ni entre el número de UCI y muertes por covid-19. Los investigadores añaden que existen otros factores que influyen en la mortalidad del coronavirus, como el material disponible (por ejemplo, los respiradores) y la cantidad de personal sanitario. Asimismo, una escasez relativa de material de protección puede agravar los efectos de la falta de personal hospitalario y puede repercutir en la supervivencia de pacientes con covid-19.

Los confinamientos resultaron ser beneficiosos para la reducción de la propagación del virus, sobre todo en la primera ola. Sin embargo, en la tercera ola, tras cinco meses de medidas de restricción, endurecidas en febrero y marzo de 2021, la pandemia alcanzó su peor fase en abril. Mientras se prepara para retomar su economía y el turismo, Grecia, con un número récord de casos, intubaciones y muertes, no se parece en nada al país de hace un año. 

Falta de información en Grecia

El 19 de noviembre de 2020, el MIIR presentó varias solicitudes formales de documentos al Ministerio de Sanidad, a la EODY, al Subsecretario de Protección Civil, y a la Secretaría General de Protección Civil.  Solicitamos, entre otras cosas, que nos proporcionaran los detalles sobre el número total de UCI disponibles en el país desde el inicio de la pandemia. El 9 de diciembre volvimos a pedir la información. 

El 12 de diciembre de 2020, contactamos a la EODY por teléfono. Nos dijeron que recibiríamos una respuesta por escrito a lo largo del próximo mes.  Dos meses después, y tras el rechazo implícito de nuestra petición, solicitamos por tercera vez la información a los órganos correspondientes. No recibimos respuesta. 

Durante más de un año, la página web de la EODY no ha publicado ningún dato oficial sobre la cantidad de UCI disponibles. Solo se anunciaba el índice de ocupación de UCI exclusivamente dedicadas a la covid-19, sin especificar el número total disponible. Toda la información obtenida mediante encuestas en medios de comunicación y a través de ciudadanos particulares es secundaria. El gobierno, al anunciar regularmente el supuesto aumento de camas disponibles en las UCI, mezcla continuamente las camas de UCI generales con las de UCI dedicadas exclusivamente a la covid-19. ¿Qué está pasando exactamente? 

El verdadero número de UCI y de muertes

Desde el 14 de septiembre de 2020, según la Federación Panhelénica de Empleados de Hospitales Públicos (POEDIN), los hospitales griegos contaban con 930 camas en la UCI. De estas, 701 estaban destinadas a pacientes con enfermedades diferentes a la covid-19; y 229, únicamente para el tratamiento de pacientes con coronavirus.

"Actualmente el país cuenta con 1305 camas en UCI: 748 solo para covid y 557 para otras enfermedades. Además, seguimos poniendo a disposición nuevas camas. "En 2019 abrimos 557 alas UCI", dijo oralmente (como siempre) el Ministro de Sanidad V. Kikilias el 7 de diciembre. Pero la realidad es muy diferente. De acuerdo con la información recogida por el MIIR y confirmada por el gobierno y la oposición, el gobierno recibió 568 camas UCI en 2019. Pero también recibió 510 camas de UCI especiales (180 destinadas a la unidad de quemados, a la de cirugía cardiaca y la de cirugía plástica; 260 para hospitales privados y 70 para hospitales militares). El número de UCI especiales adquiridas por el gobierno no se menciona, y este afirma que ha aumentado el número disponible de UCI a 1400.

"Cuando el gobierno habla de 1300 y 1400 UCI en Grecia, miente. Este número no existe. Había unas 650 UCI polivalentes disponibles en el sistema sanitario durante la segunda ola. Tomando como referencia los datos que hemos recogido, más del 80 % de las muertes por covid-19 han ocurrido fuera de una UCI", cuenta al MIIR Michalis Giannakos, el presidente de POEDIN. 

"No disponemos de los datos primarios que nos permitirían evaluar el trabajo del estado y del comité científico. De hecho, los han ocultado cuidadosamente. ¿Cuántos pacientes no tienen camas? ¿Cuántos están muriendo fuera de la UCI? ¿Se está monitorizando a los pacientes? ¿A quiénes se ha vacunado prioritariamente? Las respuestas a estas preguntas son los criterios de los que disponen los ciudadanos para evaluar si el estado ha hecho bien su trabajo. Estos datos existen. Pero no son públicos", explica Vassilis Tsaousidis, profesor del departamento de ingeniería eléctrica en la Universidad Demócrito de Tracia. "En cualquier caso, si la tasa de recuperación (de quienes reciben el alta) en la UCI está entre el 35-50 %, entonces la tasa de mortalidad fuera de la UCI oscila entre el 61-79 %" afirma el profesor. 

CONCLUSIÓN 

Según los niveles europeos, Grecia tiene una tasa de mortalidad per cápita relativamente baja, pero se ha visto gravemente afectada durante la segunda y la tercera olas y los datos han cambiado radicalmente en las últimas semanas. El sistema sanitario griego es débil en comparación con la mayoría de países europeos, con una cantidad per cápita muy baja de enfermeros y enfermeras y una de las ratios de UCI por habitante más bajos de Europa desde el principio de la pandemia. Lo mismo sigue ocurriendo un año después a pesar de los intentos del gobierno de confundir las cosas.

Teniendo en cuenta todo lo anterior, Grecia contaba con muy poca capacidad antes del colapso del sistema sanitario, que supuso la implantación de un confinamiento de cinco meses inefectivo. El país está retomando la economía y el turismo con unos datos epidemiológicos que aún indican riesgo. Si el país hubiese contado con más UCI y personal sanitario, habría podido defenderse mejor sin tener que recurrir a confinamientos tan prolongados, que exponen a una nueva crisis económica tras la difícil década del memorándum. 

Se ha ocultado el número de pacientes que han terminado en UCI dedicadas a la covid, así como su tasa de recuperación. Por eso, es imposible calcular con exactitud el número de personas que han muerto fuera de las UCI. Este hecho justifica por sí solo una protesta pública. 

Suscríbase al boletín de Voxeurop en Español


Este artículo es una asociación con European Data Journalism Network.


¿Te ha gustado este artículo? Nos alegra mucho. Se encuentra disponible para todos nuestros lectores, ya que consideramos que el derecho a la información libre e independiente es esencial para la democracia. No obstante, este derecho no está garantizado para siempre, y la independencia tiene su precio. Necesitamos tu apoyo para seguir publicando nuestras noticias independientes y multilingües para todos los europeos. ¡Descubre nuestras ofertas de suscripción y sus ventajas exclusivas y hazte miembro de nuestra comunidad desde ahora!

¿Eres un medio de comunicación, una empresa o una organización? Consulta nuestros servicios editoriales y de traducción multilingüe.

Apoya el periodismo europeo independiente

La democracia europea necesita prensa independiente. Voxeurop te necesita a ti. ¡Únete a nosotros!

Sobre el mismo tema