Marcio Charata (a la dcha.) en el mercado de pescado de Maputo, en noviembre de 2012. Él se fue de Portugal cuando su empresa cerró por la crisis, a finales de 2011.

Rumbo a Mozambique

Cada vez más portugueses afectados por la crisis se plantean emigrar a Mozambique. Este país, más seguro que Angola, suscita grandes expectativas entre una población desamparada. Aunque algunos regresen con las manos vacías.

Publicado en 12 marzo 2013 a las 12:18
Marcio Charata (a la dcha.) en el mercado de pescado de Maputo, en noviembre de 2012. Él se fue de Portugal cuando su empresa cerró por la crisis, a finales de 2011.

En la embajada de Mozambique en Portugal, unas cuarenta personas esperan a que se abran las oficinas. Tierri Rodrigues es el último de la fila. Este portugués de 43 años va a entregar los últimos documentos con los que obtendrá un visado turístico de 60 días para Mozambique. Sin embargo, Tierri Rodrigues se marcha para buscar trabajo, después de cuatro meses de búsqueda infructuosa en Portugal. “Tengo contactos con algunas empresas allí, pero nada garantizado”, confiesa.

Tierri Rodrigues, técnico en ingeniería civil formado en el ISEL, un escuela universitaria de ingenieros de prestigio de Lisboa, va a invertir parte de su indemnización por despido para pagarse el viaje hacia Maputo, la capital mozambiqueña. “Algunos familiares y amigos me han dado buenos consejos” sobre el país, donde “hay mucho trabajo”, según comentan. En Mozambique, Tierri se alojará en casa de unos amigos con la esperanza de encontrar allí lo que ha estado buscando en Portugal: un empleo.

¿Y por qué no Angola, donde también abundan las ofertas de empleo? “Quiero regresar vivo”, responde Tierri, que explica que lo que se comenta sobre Mozambique es mucho más alentador: “Allí la seguridad es mejor y la población se muestra más abierta a los portugueses”.

Fuerte demanda

Tras el “auge” de Angola, ahora los portugueses se dirigen a Mozambique, ya que el país ofrece buenas perspectivas tanto para los negocios como para el empleo. Prueba de ello es el número de vuelos de la compañía TAP: en 2012, la línea aérea portuguesa transportó a 70.563 pasajeros hacia Maputo, es decir, un 26% más que en 2011, y el índice de ocupación de sus aviones ha pasado del 79,2% al 84,5%.

Recibe lo mejor del periodismo europeo en tu correo electrónico todos los jueves

En 2011, según el ministerio de Trabajo de Mozambique, residían en el país 4.355 portugueses. Si bien aún no se dispone de estadísticas oficiales, este número sin duda se ha multiplicado en 2012, ya que la cifra estimada actual es de 25.000.

La demanda ha llegado a tal magnitud, que a principios de enero, la Dirección General de Inmigración de Mozambique (DNM) suspendió la concesión de visados en las fronteras: eran muchos los portugueses que los solicitaban a su llegada a Maputo, poniendo como pretexto una estancia turística.

“La DNM identificó varios casos de visados concedidos de forma irregular o sin relación con el objetivo real de la estancia”, precisaba el cónsul general de Portugal en Maputo en un comunicado del 30 de enero. Desde que se aplica estrictamente la legislación sobre la entrada de extranjeros en territorio mozambiqueño, a algunos portugueses se les ha denegado la entrada, e incluso se les ha obligado a regresar. Esto además generó una gran confusión en los servicios del consulado, inadaptados para la avalancha de demandas que registran actualmente.

“No es El Dorado”

Debido a la crisis en Portugal, son cada vez más los particulares y las empresas que se dirigen a este mercado, cuyos bancos y cámaras de comercio se encargan de promocionar.

Sin embargo, Diogo Gomes de Araújo, presidente ejecutivo de Sofid, un banco de desarrollo que pertenece en su mayoría al Estado portugués y se dirige a los países emergentes, advierte lo siguiente: “No hay que marcharse sin organizarse”. Recuerda que Maputo es “una ciudad cada vez más cara” y asegura que “la vida allí es dura para un parado”. De hecho, se multiplican los casos de portugueses obligados a vivir en la calle o que solicitan su repatriación.

“Antes de emigrar o de desarrollar una actividad en el país”, aconseja Diogo Gomes de Araújo, tanto los particulares como las empresas deben “informarse en detalle, conocer el mercado, sus ritmos y sus reglas”. “Es indispensable conocer el país, hablar del mismo con el mayor número de personas, elaborar un plan de negocio detallado y evaluar los riesgos y la competencia”, insiste. Porque si bien es cierto que los precios aumentan y la especulación inmobiliaria alcanza niveles muy altos, paralelamente el país no dispone de una clase media numerosa ni de muchos consumidores.

La atracción que ejerce desde hace varios años Mozambique, según Diogo Gomes de Araújo, se explica por dos motivos: el desarrollo del país y la crisis en Portugal. En su opinión, Mozambique es “un país de moda”, sin duda, “pero hay que ser consciente de que no es El Dorado”. Ricardo Pedrosa Gomes, presidente de la Federación Portuguesa de Construcción y Obras Públicas está de acuerdo: advierte de la gran extensión del país y lamenta “que tantos inmigrantes lleguen sin saberlo al lugar equivocado”. No obstante, en su opinión, “todas las modas tienen un fundamento y Mozambique posee un potencial innegable”. Con un índice de crecimiento del 7 al 8 %, los flujos de emigración hacia el país no son algo exclusivo de los portugueses.

Economía

Las remesas desde Angola se cuadriplican en cinco años

Los ciudadanos portugueses residentes en Angola enviaron a casa 270,6 millones de euros en 2012, lo que representa un aumento de un 83,7% con respecto a 2011, según recoge Público, y es cuatro veces más que hace cinco años. Las cifras que maneja el Banco de Portugal revelan que el total de las remesas que envían los emigrantes portugueses alcanzó el año pasado un récord con 2.750 millones de euros, de los que un 10% llegó de Angola. Su capital, Luanda, es un destino cada vez más atractivo para los portugueses: el número de nacionales residiendo allí es superior al de la época colonial (que pervivió hasta 1975). El dinero que envían los angoleños residentes en Portugal es 18 veces inferior.
Estos datos subrayan una tendencia en auge: en los países lusófonos el envío de remesas hacia Portugal es donde más creció, por el boom económico en naciones como Angola o Mozambique. Desde este último país, los emigrantes portugueses enviaron 5 millones de euros en remesas a lo largo de 2012. España, Alemania, Italia y Países Bajos son otros países desde los que las remesas han aumentado, aunque el récord lo sigue ostentado Francia en 2012 (con 846,1 millones de euros).

¿Te ha gustado este artículo? Nos alegra mucho. Se encuentra disponible para todos nuestros lectores, ya que consideramos que el derecho a la información libre e independiente es esencial para la democracia. No obstante, este derecho no está garantizado para siempre, y la independencia tiene su precio. Necesitamos tu apoyo para seguir publicando nuestras noticias independientes y multilingües para todos los europeos. ¡Descubre nuestras ofertas de suscripción y sus ventajas exclusivas y hazte miembro de nuestra comunidad desde ahora!

¿Eres un medio de comunicación, una empresa o una organización? Consulta nuestros servicios editoriales y de traducción multilingüe.

Apoya el periodismo europeo independiente

La democracia europea necesita prensa independiente. Voxeurop te necesita a ti. ¡Únete a nosotros!

Sobre el mismo tema