Tras los ciudadanos digitales

Estonia, país conocido por su administración a través de Internet, ahora se plantea conceder una identidad digital a sus habitantes. La finalidad es no perder a los talentos nacionales o extranjeros, incluso cuando dejen del país.

Publicado en 8 marzo 2013 a las 12:21

Para proseguir el avance hacia un auténtico Estado digital, sería necesario conceder a todos lo que llegaran la identidad estonia digital. Dicho de otro modo, el Estado tendría que hacer lo posible para que las personas que han salido del país, ciudadanos estonios o extranjeros que hayan vivido aquí durante un periodo de tiempo corto o largo, siguieran estando vinculados al mismo como residentes digitales. De este modo, aumentaría su credibilidad y atraería a los inversores.

Esto no es ciencia ficción y se puede demostrar. Las piezas clave de la Estonia digital son el carnet de identidad digital y un sistema de intercambio de datos digitales, X-tee, que celebran ya sus 10 años. Alrededor de 500.000 personas utilizan el carnet de identidad digital como documento de identidad o para firmar electrónicamente.

“No dejemos que se olviden de Estonia”

El porcentaje de utilización de Internet (78,6 %) es uno de los más altos del mundo. Un usuario hábil puede llegar a gestionar todo desde su ordenador o su teléfono móvil. Existe una policía digital, una sanidad digital, recetas digitales, tiendas digitales, un pago digital, el párking de pago por teléfono, un registro comercial digital…

Para Mari Pedak, consejera de la Academia del Gobierno Digital, “ha llegado la hora de que el Estado dé otro paso hacia delante, porque dentro del Estado físico ha crecido otro, el digital”. En su opinión, Estonia debería vender de forma activa, incluso agresiva, su concepto de “Estado digital”. Además de contribuir a la reputación del país como gran potencia digital, daría trabajo al sector de las tecnologías de la información.

Al referirse a los talentos nacionales o extranjeros que se han marchado del país, Mari Pedak sugiere lo siguiente: “Busquemos el modo de que sigan vinculados a Estonia. Así aumentaremos la posibilidad de que regresen un día, aunque sea por una temporada. No dejemos que se olviden de Estonia”, añade.

Dicho de otro modo, la Estonia de los ciudadanos digitales sería la de los ciudadanos que, en un entorno digital, utilizan su carnet de identidad digital como elemento de identidad. En ese caso, el Estado también debería permitir que los que no tienen la ciudadanía o la tarjeta de residencia estonia también puedan solicitar la identidad digital.

Sin mucho tiempo de ventaja

La Academia del Gobierno Digital pretende que se permita a cualquier extranjero que llegue legalmente a Estonia que obtenga una identidad digital con la que pueda acceder de inmediato a la mayoría de los servicios digitales. “Los expatriados que llegan al país están mejor formados y ganan más dinero que la media”, destaca su fundador, Ivar Tallo. “Aunque sean pocos, nuestros bancos y el sector de las telecomunicaciones estarían más que interesados en tenerles como clientes”.

Actualmente, los directivos o los accionistas fundadores de las empresas nacionales que viven en el extranjero no pueden utilizar nuestros servicios digitales, porque no [todos] tienen el carnet de identidad del país. Al ofrecer la posibilidad de utilizar los servicios digitales se podría identificar a una persona por motivos de seguridad.

“Por otro lado, esto fomentaría la inversión en Estonia y aumentaría la confianza en todos los procesos relacionados con los negocios. A largo plazo, para Estonia sería un auténtico beneficio económico, porque acudirán al país más extranjeros si ven que los procesos se facilitan gracias a los servicios electrónicos”, destaca Mari Pedak.

Según Tallo, Estonia no cuenta con mucho tiempo de ventaja: una vez que Alemania [también] generalice el uso del carnet de identidad digital, la reputación de la Estonia digital se desvanecerá rápidamente.

¿Eres un medio de comunicación, una empresa o una organización? Consulta nuestros servicios editoriales y de traducción multilingüe.

Apoya el periodismo europeo independiente

La democracia europea necesita prensa independiente. Voxeurop te necesita a ti. ¡Únete a nosotros!

Sobre el mismo tema