Un recuerdo muy vivo

Publicado en 4 septiembre 2013 a las 15:48

Joachim Gauck y François Hollande

Sobre una banderola: «Nunca más». Sobre un póster: «Siria».

Los presidentes francés y alemán se reunieron el 4 de septiembre en Oradour-sur-Glane, el mismo emplazamiento de la masacre que cometió la SS en 1944.
«Representáis la dignidad de la Alemania de hoy en día, capaz de mirar a la cara a la barbarie nazi del ayer», declaró François Hollande ante su homólogo.
«Comparto vuestra amargura en lo concerniente a que los asesinos no han rendido cuentas por sus actos», respondió Joachim Gauck que, a su vez, añadió que «hoy en día, Alemania es un país que quiere construir Europa pero que no quiere dominarla».
El 10 de junio 1994, la división Das Reich asesinó a 642 habitantes de esta localidad del centro-oeste de Francia, de lo que 350 fueron mujeres y niños que murieron calcinados en la iglesia. Las ruinas del pueblo se conservan en ese estado.

¿Eres un medio de comunicación, una empresa o una organización? Consulta nuestros servicios editoriales y de traducción multilingüe.

Apoya el periodismo europeo independiente

La democracia europea necesita prensa independiente. Voxeurop te necesita a ti. ¡Únete a nosotros!