La Comisión Europea ha recibido 149.399 respuestas a su consulta pública, difundida el pasado 15 de enero, en referencia al mecanismo que regirá las posibles disputas entre los Estados e inversores (más conocido por sus siglas en inglés ISDS), contenido en el Tratado Transatlántico de Libre Comercio entre la UE y USA (TTIP). Como conclusión, “casi ninguno de los participantes se mostraron a favor del ISDS”, informa el rotativo alemán Frankfurter Allgemeine Zeitung.

El 35% del total de las respuestas proceden del Reino Unido, seguidas de Austria, con un 23%, y de Alemania,con un 22%, siendo prácticamente nula la participación desde los Estados de Europa del Este. Según la Comisión, el 97% de las respuestas fueron remitidas, en su mayoría, desde organizaciones no gubernamentales. El diario indica que

Esto no supone el fin del tratado de libre comercio con los Estados Unidos, según declaraciones de la propia comisaria de Comercio, Cecilia Malström. La misma comisaria añadió ayer en Estrasburgo que lo que “ahora necesitamos es un debate abierto en base a los resultados obtenidos ”. Otras fuentes cercanas a su entorno quisieron dejar claro que esta consulta nunca se planteó en clave de referéndum.

El diario subraya, además, que Malström no ha presentado propuestas concretas que aseguren un correcto funcionamiento del ISDS sino que defendió que la Comisión trabajaría sobre varias cuestiones como, por ejemplo, “asegurar que el TTIP no recortará derechos de los Estados en materia de protección al medio ambiente y de derechos de los consumidores”.

El mismo Frankfurter Allgemeine Zeitung añade que los nuevos debates que se producirán entre el Parlamento Europeo, los Estados miembros y los grupos de presión (sindicatos, asociaciones de consumidores y corporaciones industriales), harán disminuir considerablemente las esperanzas de ver el tratado firmado para finales de este año.