Emigrantes, bienvenidos a casa

La crisis económica afecta a los rumanos que vinieron a España buscando trabajo. Los gobiernos de Madrid y Bucarest han decidido financiar el regreso a su país de origen, donde hace falta mano de obra.

Publicado en 1 junio 2009 a las 16:25

Las autoridades rumanas y españolas ayudarán a volver a su país a los rumanos que se hayan quedado en paro en España, para que trabajen en proyectos de infraestructuras locales. Uno de esos proyectos podría ser la construcción de autopistas, ya que las existentes en el país se pueden contar con los dedos de la mano y además hay escasez de mano de obra. Los representantes de la Federación de Asociaciones Rumanas de Europa (FADERE) están considerando ofrecer a los 300.000 parados rumanos que viven en España (de los más de 700.000 ciudadanos rumanos que actualmente viven en el país) un plan de incentivos para el retorno. El gobierno español ha recogido el guante y ha anunciado que abonará los billetes de regreso.

No nos da miedo que puedan volver los emigrantes rumanos, de hecho el año pasado atravesamos unas situación complicada porque no había mano de obra suficiente para realizar nuestros proyectos”, declaraba recientemente el presidente de Rumanía, Traian Basescu. Añadiendo que “somos conscientes de que el ritmo de crecimiento económico se recuperará en un año o dos”.

La FADERE debe proponer medidas concretas al gobierno español en breve. Dicha federación considera que las autoridades rumanas deberían a su vez proporcionar medidas concretas de ayuda a la reinserción, financiando cursos de especialización en los sectores en los que escasea la mano de obra o reduciendo los impuestos a las empresas que contraten a los trabajadores retornados.

Una cuestión delicada para los rumanos de la diáspora es la integración de los niños en las comunidades de origen. Los representantes de FADERE proponen que se organicen cursos de lengua, literatura y cultura rumanas para los niños que vuelvan, sobre todo para aquellos que hayan nacido fuera del país. Asimismo aspiran a que se reconozcan los cursos que estos niños hayan realizado en el extranjero y que se convaliden los títulos.

La situación de los rumanos que viven en España es complicada. Muchos de los que se han quedado sin trabajo no saben si regresar a su país o continuar en el paro en el país de adopción. El subsidio al desempleo que reciben del gobierno español, entre los 800 y los 1.000 euros al mes, es una suma muy superior al salario que recibirían en caso de volver a Rumanía.

Pero no hay que olvidar que los rumanos que viven en el extranjero son los que más contribuyen al PIB del país, a pesar de que durante el primer trimestre de 2009 hayan enviado solo 1.900 millones de euros, 154 millones menos que durante el mismo periodo del año pasado.

¿Eres un medio de comunicación, una empresa o una organización? Consulta nuestros servicios editoriales y de traducción multilingüe.

Apoya el periodismo europeo independiente

La democracia europea necesita prensa independiente. Voxeurop te necesita a ti. ¡Únete a nosotros!

Sobre el mismo tema