La corrupción se extiende por partidos e instituciones

Publicado en 30 enero 2013 a las 15:58

Cover

«Acorralados», así titula en portada El Periódico la edición de hoy, centrándose en las personalidades que actualmente están siendo investigadas por distintos casos de corrupción. El último capítulo hasta el momento es la imputación, el 29 de enero, del secretario de la infanta Cristina, Carlos García Revenga, sospechoso de estar implicado en “el caso Urdangarin”. Comparecerá ante el juez el 23 de febrero junto a Iñaki Urdangarin, marido de la infanta y yerno del rey Juan Carlos. Urdangarin tiene que pagar una fianza de 8,1 millones de euros si quiere evitar el embargo de bienes tras su comparecencia. Esta medida se aplica también a Diego Torres, su socio en el Instituto Noos, bajo la sospecha de que dicha entidad no lucrativa consiguió contratos con administraciones públicas sin mediar licitación pública.

«Los partidos y las instituciones, desbordados por la ola de casos de corrupción», denuncia el diario de Barcelona, que recuerda que en Cataluña cargos electos de Convergencia i Unió (CiU) y del Partido Socialista de Cataluña (PSC) están acusados de prevaricación, y que el Partido Popular del presidente Mariano Rajoy se ve salpicado por el caso ‘Bárcenas’, por el nombre de su extesorero.

Todos estos casos, a juicio del director de El Periódico, Enric Hernández, podrían desafíar las bases del sistema político:

Sea por complicidad o por necedad, los políticos parecen ignorar que lo que peligra es la supervivencia de la democracia, no sus expectativas electorales. Y que, si no se apresurar a regenerar el sistema político-financiero, el populismo aguarda su turno para sacar tajada.

Este punto de vista apunta directamente hacia la primera institución del país, la Corona, según señala por su parte El País. El mismo día en que el príncipe heredero, Felipe de Borbón, cumple 45 años, el diario madrileño reclama más transparencia en el papel público y privado que desempeñan los miembros de la familia real:

el caso Urdangarin supone un verdadero riesgo para el prestigio de la Corona, como ponen de relieve las encuestas […]. Falta dar más pasos hacia la institucionalización y hacia la transparencia económica de la Casa del Rey. Una tajante separación entre las funciones públicas de las personas de la misma y cualesquiera otras actividades o negocios privados habrían evitado la confusión que ahora rodea al secretario de las Infantas. La institucionalización exige preocuparse también por el príncipe heredero, Don Felipe de Borbón, que continúa sin estatuto propio, se prepara para desempeñar un papel básico en la estabilidad institucional y el equilibrio de un país afectado por fuertes tensiones políticas y territoriales.

¿Eres un medio de comunicación, una empresa o una organización? Consulta nuestros servicios editoriales y de traducción multilingüe.

Apoya el periodismo europeo independiente

La democracia europea necesita prensa independiente. Voxeurop te necesita a ti. ¡Únete a nosotros!

Sobre el mismo tema