Populismo

Publicado en 6 octubre 2010 a las 11:57

Entre los debates que han marcado la cuarta edición del festival de Internazionale, celebrado el pasado fin de semana en la ciudad italiana de Ferrara, uno de ellos se centró en los "ganadores de la crisis" en Europa. A lo largo del debate, uno de los participantes, consejero especial de la Comisión Europea, expuso la lista de las iniciativas de la UE en este Año europeo de la lucha contra la pobreza, que coincide irónicamente con 2010, annus horribilis para la economía del continente. Fue entonces cuando una economista italiana residente en Londres le replicó que las instituciones europeas sólo saben producir "parole, parole, parole" (palabras vacías), jamás respaldadas por hechos, una intervención que provocó un diluvio de aplausos. Incluso se oyó a alguien gritar "¡Basta ya!".

La desconfianza con respecto a la política tradicional y las instituciones, que crece al mismo ritmo que la degradación de las condiciones de vida de los europeos por la crisis económica y las medidas de austeridad, es calificada por la mayoría de los comentaristas de "populismo" y de "antipolítica". Una trampa en la que caen los sectores menos instruidos de la población, víctimas de la ignorancia y la manipulación. El hecho de que un público integrado por personas claramente más instruidas que la media haya manifestado tales sentimientos es una señal que debería llevar a la reflexión.

Según la definición de Daniele Albertazzi y Duncan McDonnell, el populismo es "la ideología que opone un pueblo virtuoso a una serie de élites que le privan de sus derechos, de sus valores y su voz". Tras la crisis económica, que ha trastocado la vida de millones de europeos pero no la de las élites que han contribuido a que se desencadene, esta imagen se ajusta de forma inquietante a la realidad, como ocurre en Irlanda, donde el rescate del banco Anglo Irish costará una quinta parte de la riqueza producida en un año por sus habitantes.

Tal y como señalaba recientemente Alain Touraine, el aumento de las desigualdades constituye actualmente la amenaza más grave a la estabilidad y la cohesión de la UE y sus miembros. Los partidos populistas que avanzan en todo el continente ofrecen una respuesta equivocada. Pero la pregunta que plantean no puede desecharse al mismo tiempo que sus más que discutibles ideas.

Recibe lo mejor del periodismo europeo en tu correo electrónico todos los jueves

¿Te ha gustado este artículo? Nos alegra mucho. Se encuentra disponible para todos nuestros lectores, ya que consideramos que el derecho a la información libre e independiente es esencial para la democracia. No obstante, este derecho no está garantizado para siempre, y la independencia tiene su precio. Necesitamos tu apoyo para seguir publicando nuestras noticias independientes y multilingües para todos los europeos. ¡Descubre nuestras ofertas de suscripción y sus ventajas exclusivas y hazte miembro de nuestra comunidad desde ahora!

¿Eres un medio de comunicación, una empresa o una organización? Consulta nuestros servicios editoriales y de traducción multilingüe.

Apoya el periodismo europeo independiente

La democracia europea necesita prensa independiente. Voxeurop te necesita a ti. ¡Únete a nosotros!

Sobre el mismo tema