Noticias Paraísos fiscales

Quitárselo a los trabajadores para dárselo a los ricos

A escasos kilómetros de las costas de la UE, las islas de Man, Jersey y Guernesey acogen a millonarios que tratan de ganarle la partida al fisco. Pero las campañas europeas contra la evasión fiscal han mermado sus ingresos, por lo que también se ven obligadas a realizar recortes presupuestarios.

Publicado en 30 agosto 2013 a las 11:15

Los refugiados no cesan de llegar a la isla de Man. Pero no en pateras como a Tarifa y la costa andaluza, sino en jets privados. No les espera para darles la bienvenida la Guardia Civil, sino chóferes que abren la puerta del Bentley, Porsche o Ferrari de rigor (tiene una de las mayores concentraciones de coches de lujo del mundo). No escapan del hambre y la miseria, sino del impuesto del 50% a las rentas más altas en el Reino Unido, y de la obsesión de los gobiernos por fiscalizar su dinero.

A la isla de Man no ha llegado la recesión (presume de un cuarto de siglo de crecimiento económico continuado, el año pasado de un 2,5%), pero sí los recortes. Igual que en Jersey y Guernsey (islas Anglonormandas), se nota el impacto de la campaña internacional para apretar las tuercas a los paraísos fiscales, obligarles a una mayor transparencia y recortar sus privilegios. Ello se ha traducido en una pérdida de ingresos y déficit presupuestario que no pagan los multimillonarios sino los trabajadores. Es el efecto Robin Hood al revés, quitar a los pobres para dar a los ricos.

Ver artículo completo en La Vanguardia.

Categorías

¿Eres un medio de comunicación, una empresa o una organización? Consulta nuestros servicios editoriales y de traducción multilingüe.

Apoya el periodismo europeo independiente

La democracia europea necesita prensa independiente. Voxeurop te necesita a ti. ¡Únete a nosotros!

Sobre el mismo tema