Rambo Amadeus aniquila los tópicos

El provocador cantante de turbo-funk representará a Montenegro en Eurovisión. “Euro neuro”, el tema que interpreta, rechaza con humor y justicia los tópicos sobre los Balcanes y su relación con la UE.

Publicado en 18 mayo 2012 a las 10:22

Hace ya unos años que el concurso de Eurovisión se ha transformado en una plataforma de enfrentamiento político-musical. Basta con acordarse del veto de Moscú a la participación de Georgia en el festival de Eurovisión de 2009 por la canción cuyo título era cuanto menos provocador, «We don’t wanna put in», que hacía alusión al omnipresente dirigente ruso [el título se puede interpretar como “No queremos a Putin»]. Este año también vuelven a surgir tensiones: Armenia se ha negado a participar en Eurovisión por los conflictos políticos [por la región de Nagorno-Karabaj] con el país organizador, Azerbaiyán.

En cuanto a Montenegro, ha dado con una original astucia: hacer de su participación en Eurovisión, un evento con 160 millones de telespectadores, un trampolín para activar su economía [el concurso tendrá lugar entre los días 22 y 26 de mayo]. Tras un año de ausencia debido a la recesión, los montenegrinos regresan al concurso con la idea de echar una mano al turismo, el sector clave de su economía, que aportó alrededor de 670 millones de euros el año pasado.

Tópicos balcánicos y estereotipos europeos

Con la canción que representa a Montenegro, Euroneuro, tan pegadiza como provocadora, cantada en un inglés universal y ciertos fragmentos en alemán, su intérprete, Rambo Amadeus, expresa su visión de las relaciones entre los Balcanes y la Unión Europea.

En este ejemplo de turbo-funk, tan típico del intérprete y grabado en Liubliana bajo la dirección de cantante y compositor esloveno Magnifico, también conocido por su carácter bromista, Rambo enumera en un inglés entrecortado lo que el nuevo hombre balcánico moderno y proeuropeo puede ofrecer a la Europa en la que se esfuerza por entrar… y todo ello a lomos de un burro.

En elvideoclip, realizado con mucho humor por el artista esloveno Miha Knific, podemos contemplar los lugares turísticos más bellos de Montenegro, pero también los estereotipos con los que los turistas llegan a los Balcanes, como la buena gastronomía, la vida nocturna o las atractivas chicas con las que Rambo se divierte al borde de una piscina, en compañía del omnipresente burro. Al final del vídeo, se hace incluso alusión a la crisis de la eurozona. Rambo juega hábilmente con la ironía en varios niveles. Por un lado, se burla de los tópicos balcánicos y por otro, de los estereotipos europeos sobre la región. El concepto lo han financiado la televisión nacional, la Oficina de Turismo y el sindicato de los viticultores montenegrinos. Podría haber sido financiado perfectamente por la Unión Europea, ¿por qué no?

Una imagen instructiva

Dada la actitud de Rambo ante Eurovisión y la cultura «trash» en general, su ironía no sorprende en absoluto. Pero el colmo de la ironía fue el programa en televisión que se organizó para su participación en el concurso. En el debate diplomático y político que siguió a la emisión, Rambo encontró un defensor inesperado en Leopold Maurer, jefe de la Delegación de la UE en Montenegro. Maurer opinó que la canción ilustraba de manera instructiva el ambiente de las negociaciones entre la UE y Montenegro, y prometió que la haría escuchar a sus colaboradores en Bruselas, «para que vean cuál es la percepción de Europa en los Balcanes». Rambo le respondió en su tono jocoso que si la canción le gustaba tanto a ver si podía amañar su victoria en Eurovisión.

Lo más probable es que la canción no gane. Pero no importa, porque la estrategia montenegrina podría incitar a que se utilice de otro modo el festival de Eurovisión. Si la calidad musical ya no cuenta, Eurovisión al menos podría servir para hacer publicidad a ciertos países. En este sentido, los montenegrinos han acertado de pleno.

Categorías

¿Eres un medio de comunicación, una empresa o una organización? Consulta nuestros servicios editoriales y de traducción multilingüe.

Apoya el periodismo europeo independiente

La democracia europea necesita prensa independiente. Voxeurop te necesita a ti. ¡Únete a nosotros!

Sobre el mismo tema