La excepción se ha convertido en la regla: el fondo de rescate europeo, el MEDE [Mecanismo Europeo de Estabilidad], hoy forma parte integral de la Unión Monetaria Europea. Está destinado a sacar de apuros a los países de la eurozona que no puedan o no deseen cumplir las normas del juego de la moneda común.

Lea el artículo completo en el sitio web de Frankfurter Allgemeine Zeitung

Este artículo ha sido retirado bajo petición del propietario de los derechos de autor