Datos Formación a distancia y coronavirus

Descontento generalizado entre los padres y los tutores legales ante las clases a distancia

El informe de Eurofound ha revelado que, a pesar de contar con las herramientas necesarias y el apoyo de los profesores, la mayoría de los padres y de los tutores legales de los niños de primaria y secundaria no están satisfechos con la enseñanza a distancia.

Publicado en 26 abril 2021 a las 17:46

El cierre de las escuelas es una de las medidas más comunes tomadas por los gobiernos de todo el mundo para luchar contra la propagación de la pandemia de la COVID-19. La implantación del aprendizaje a distancia y digital, que ya había comenzado antes de la pandemia, se aceleró enormemente debido a la imposibilidad de asistir a clase de manera presencial. Eurofound, la Fundación Europea para la Mejora de las Condiciones de Vida y de Trabajo, realizó una serie de encuestas en línea en los 27 Estados miembros de la Unión Europea, con el fin de evaluar el nivel de satisfacción con el aprendizaje a distancia y el apoyo que se brinda, ya sea por parte de los profesores o en términos de materiales de estudio proporcionados a los estudiantes. Los resultados se publicaron en enero en el informe: «Education, healthcare and housing: How access changed for children and families in 2020» («Educación, salud y vivienda: cómo se ha visto afectado el acceso de niños y familias a estos servicios en 2020»). 


👉 Sobre la juventud en la era Covid-19:
  1. Una generación sacrificada: estudiantes durante la crisis sanitaria
  2. Los jóvenes y la covid-19: ¿qué impacto ha tenido la pandemia en su salud mental?
  3. Los jóvenes europeos y la covid-19: ¿responsables o víctimas?
  4. Olivier Ertzscheid sobre los estudiantes y la COVID-19: «Los que verdaderamente me preocupan son aquellos y aquellas que perderemos durante estos dos años»

Se observó que el aprendizaje a distancia se expandió a todos los niveles educativos durante la pandemia, pero sobre todo en los Servicios para la atención y educación de la primera infancia (AEPI), es decir, a los jóvenes que cursan los niveles de educación de primaria y secundaria. En la ronda de encuestas realizada en julio de 2020 se preguntó a los padres y a los tutores legales cuál era su opinión sobre el aprendizaje a distancia.


En general, la mayoría de los encuestados se mostraron insatisfechos y no querían repetir la experiencia en el futuro. Cabe destacar que la mayoría de los hogares declararon tener o recibir los medios materiales necesarios para participar en la educación a distancia, por lo que la insatisfacción declarada no se debe a la falta de medios, sino a la aversión hacia la educación a distancia en sí misma.

Se puede decir lo mismo sobre el apoyo recibido por los profesores. A excepción de cuando se pregunta sobre el apoyo recibido durante las clases, que ha recibido una mala puntuación, lo que podría atribuirse a la rapidez con la que se pasó a la enseñanza a distancia. Los profesores no han tenido el tiempo suficiente para adaptarse. Las respuestas al resto de preguntas fueron, en su mayoría, positivas. 


Está claro que los padres y los tutores legales no están satisfechos con el aprendizaje a distancia como única modalidad de enseñanza o no creen que sea un método de aprendizaje válido para alumnos tan jóvenes. 

El informe de UNICEF «COVID-19: Effects of School Closures on Foundational Skills and Promising Practices for Monitoring and Mitigating Learning Loss» («La COVID-19: los efectos del cierre de las escuelas en las competencias básicas y prácticas prometedoras para supervisar y solventar los problemas con el aprendizaje») publicado este año, recoge una serie de propuestas y estrategias para reforzar la eficacia de los sistemas educativos, ya que estos se adaptan a la nueva situación a menudo mezclando la enseñanza a distancia con la presencial.

El informe de UNICEF destaca cuatro puntos clave: centrarse en el aprendizaje de las competencias básicas, ya que son las más difíciles de recuperar y si no se obtienen, esto puede afectar de manera significativa el futuro del aprendizaje de los niños; crear medidas específicas para el contexto de la COVID-19 y así poder medir, en tiempo real, sus principales efectos y diferenciar los posibles factores que afectan al aprendizaje y a otros resultados educativos; promover múltiples canales de distribución para que haya una mayor inclusividad, con el fin de garantizar que se logre un aprendizaje de calidad, independientemente de las limitaciones tecnológicas, y reforzar la comunicación entre los profesores y los padres/tutores legales, ya que cada vez está más claro que el aprendizaje se produce tanto en la escuela como en las aulas, la comunidad y el hogar.

Recibe lo mejor del periodismo europeo en tu correo electrónico todos los jueves


Cet article est publié en partenariat avec the European Data Journalism Network

¿Te ha gustado este artículo? Nos alegra mucho. Se encuentra disponible para todos nuestros lectores, ya que consideramos que el derecho a la información libre e independiente es esencial para la democracia. No obstante, este derecho no está garantizado para siempre, y la independencia tiene su precio. Necesitamos tu apoyo para seguir publicando nuestras noticias independientes y multilingües para todos los europeos. ¡Descubre nuestras ofertas de suscripción y sus ventajas exclusivas y hazte miembro de nuestra comunidad desde ahora!

¿Eres un medio de comunicación, una empresa o una organización? Consulta nuestros servicios editoriales y de traducción multilingüe.

Apoya el periodismo europeo independiente

La democracia europea necesita prensa independiente. Voxeurop te necesita a ti. ¡Únete a nosotros!

Sobre el mismo tema