Reportaje Soygate | Parte 2
Tierra quemada ilegalmente para hacer sitio a la cultura de la soja en la región del Chaco argentino. | Foto: ©Jim Wickens/Ecostorm via Mighty Earth Illegally burned land for making room for soy culture in the Argentinian Chaco region. ©Jim Wickens/Ecostorm via Mighty Earth.

Los gigantes alimentarios europeos hacen la vista gorda ante la deforestación en Argentina

Para alimentar a los animales de granja que producen la carne y el queso europeos, las multinacionales italianas y españolas siguen importando cantidades masivas de soja de la región del Chaco argentino. De este modo contribuyen a destruir este foco de biodiversidad.

Publicado en 14 marzo 2024 a las 13:14
Illegally burned land for making room for soy culture in the Argentinian Chaco region. ©Jim Wickens/Ecostorm via Mighty Earth. Tierra quemada ilegalmente para hacer sitio a la cultura de la soja en la región del Chaco argentino. | Foto: ©Jim Wickens/Ecostorm via Mighty Earth

En la primera parte de nuestra investigación, vimos cómo la soja procedente de zonas propensas a la deforestación en Argentina continúa llegando a Europa, a pesar de la prohibición de la UE sobre los productos relacionados con tala ilegal. En esta segunda parte veremos cómo marcas prestigiosas como Parmigiano Reggiano y San Daniele se apoderan de los mismos productos explotando lagunas legales y abusando de la autorregulación.

Desde silos en áreas deforestadas de la ecorregión del Chaco en Argentina, la soja se transporta a los puertos de Rosario y San Lorenzo en el río argentino de Paraná. Allí se transforman en harina en las plantas de procesamiento pertenecientes a grandes intermediarios internacionales y luego se cargan en buques de carga con destino a Europa.

ES-mapa-gran-chaco-sul-america-relatorio-mightly-earth-copy-2
Los bosques secos del Chaco constituyen una de las mayores zonas contiguas de vegetación indígena que subsisten en América del Sur, después del gran bosque amazónico. La región presenta una gran biodiversidad y alberga numerosas especies endémicas, así como varias comunidades indígenas.

Cerdos españoles en el comedero

En 2023 y hasta septiembre, España importó más de 500 000 toneladas de harina de soja de Argentina (según los datos que el Eurostat ha compartido con nosotros). El producto estaba destinado a alimentar a la industria porcina española, la mayor de Europa y la cuarta del mundo, con una producción de más de cinco millones de toneladas en 2022.

En 2021, se utilizaron casi 4,4 millones de toneladas de harina de soja y otras 550 000 toneladas de soja cruda para producir piensos, según datos del Ministerio de Agricultura español.

Gran parte de la harina de soja se importa a través de los puertos de Barcelona y Tarragona, para abastecer a las granjas del sur de Cataluña, Aragón y el este de Castilla y León (la mayor parte de la producción porcina de España se concentra en estas tres regiones). Otros envíos llegan a Bilbao y La Coruña, para abastecer a granjas del norte de España. 

En 2019 los principales importadores a España fueron Vicentin (empresa argentina ahora en quiebra), Viterra (filial de la británico-suiza Glencore, recientemente fusionada con Bunge) y la holandesa Louis Dreyfus. Importaron desde Chaco 31 507, 10 854 y 9292 toneladas respectivamente.

En Italia, la soja del Chaco está a la altura

Según estadísticas oficiales italianas citadas por la Asociación Nacional de Cereales (organismo de intermediarios de cereales), tres cuartas partes de las importaciones italianas de harina de soja proceden de Argentina: 1 196 566 toneladas de un total de 1 678 000 toneladas en 2022. En noviembre del 2023, habían llegado de allí 870 000 toneladas, según los últimos datos que el Eurostat compartió con nosotros.

En 2019, los tres principales importadores italianos de harina de soja (incluida la destinada a la alimentación animal) fueron la china Cofco, la argentina Aceitera General Deheza y la estadounidense Bunge, con 29,3, 12,5 y 9,3 millones de toneladas, respectivamente, procedentes de la provincia del Chaco en 2019. Estas empresas representaron un 70 por ciento de las importaciones italianas de harina de soja procedentes de esta ecorregión.

Tanto Cofco como Bunge ubicaron sus silos de soja cerca de plantaciones ubicadas en tierras deforestadas, a menudo ilegalmente, en el departamento de Almirante Brown. En 2019, los dos intermediarios representaban juntos más de dos tercios (100 hectáreas) de las superficies expuestas al riesgo de deforestación en relación con las exportaciones de soja a Italia. Entre 2020 y 2022, se talaron otras 80,000 hectáreas de árboles para dar paso a la soja y otros cultivos.

Sobre el papel, Bunge y Cofco se han comprometido a no comprar habas de soja de plantaciones abiertas sobre tierras deforestadas. Por otro lado, ambas empresas, junto con otros grandes intermediarios de materias primas, anunciaron durante la reciente reunión de la COP-28 en Dubái que podrían esperar hasta 2030 para poner fin a las importaciones de áreas deforestadas del Chaco y otros ecosistemas de América del Sur con menor densidad forestal. Tienen esta opción porque esos hábitats, que consisten en parches de bosque que se alternan con espacios abiertos, no están protegidos por el Reglamento de Deforestación de la UE que prohíbe la importación de cereales procedentes de zonas deforestadas desde 2020 y que entrará plenamente en vigor en 2025.

Ninguna de las empresas quiso revelarnos el origen de la soja argentina importada a Italia (donde se mezcla con habas de otros lugares). Por lo que no se puede descartar que provengan de zonas deforestadas en Almirante Brown. Tras varios intentos de hablar con el director de Bunge Italia, Saverio Panico, este nunca respondió.

Sabemos con certeza que en los últimos ocho meses de 2023 salieron varios lotes de soja de la provincia del Chaco, y en particular de Avia Terai, en el departamento cercano de Independencia, donde Bunge tiene uno de sus silos. Un informe de 2018 de la ONG Mighty Earth cita a varios agricultores de la zona (algunos de ellos trabajando en plantaciones que han surgido de la deforestación ilegal, como las de la empresa MSU) diciendo que estaban vendiendo habas de soja a Bunge. La empresa lo negó.

De mayo a diciembre de 2023 la soja llegó a la ciudad de Rosario, que concentra el 80 % de la capacidad argentina de procesamiento de soja en harina. Durante el mismo período, según datos de Marine Traffic, seis buques de carga partieron del puerto adyacente de San Lorenzo hacia Rávena, en el mar Adriático, y otros tres partieron hacia Savona, cerca de Génova.

Estos son los dos principales puertos de entrada de harina de soja a Italia. En 2022 se desembarcaron en los respectivos puertos 878 019 toneladas y 240 000 toneladas (según los datos que nos facilitaron las autoridades portuarias). Bunge opera en ambos puertos, mientras que Rávena es el único centro de Cofco.

La soja importada por Cofco y Bunge desde Argentina y otros países sudamericanos llega a los productores de piensos a través de intermediarios en las bolsas nacionales de cereales.


Recibe lo mejor del periodismo europeo en tu correo electrónico todos los jueves

"Compramos regularmente harina con un contenido de proteínas del 46,5 por ciento (incluida la de Argentina) a todos los importadores y, en particular, a Cofco, [...] Bunge y Viterra", afirma Graziano Salsi, presidente de Progeo, una de las mayores cooperativas agrícolas de Italia y uno de los cuatro principales fabricantes de piensos, con 13 000 empresas asociadas y una facturación de 295 millones de euros en 2021.

Progeo dijo que no podía garantizar que la harina de soja que compró a los dos comerciantes estuviera libre de deforestación. Con esta harina, Progeo produjo y vendió 5,435 millones de quintales de pienso en 2022 (543,5 millones de kilogramos). El quince por ciento acabó en granjas porcinas (según el presidente Graziano Salsi), mientras que la mayor parte se de…

¿Eres un medio de comunicación, una empresa o una organización? Consulta nuestros servicios editoriales y de traducción multilingüe.

Apoya el periodismo europeo independiente

La democracia europea necesita prensa independiente. Voxeurop te necesita a ti. ¡Únete a nosotros!

Sobre el mismo tema