Noticias Guerra en Ucrania | La resistencia

“Todos deberían convertirse en partisanos”: la resistencia en los territorios ucranianos ocupados por Rusia

La resistencia ucraniana está creándoles dificultades al personal y a las fuerzas de ocupación del Kremlin mediante guerrillas y sabotajes, explica el medio de comunicación independiente ucraniano Hromadske.

Publicado en 31 agosto 2022 a las 21:57

En Jersón, el coche del oficial designado por Rusia Dmytro Savluchenko explotó, lo que le causó la muerte. También hubo una explosión cerca de Melitópol, en un puente ferroviario que los rusos utilizaban para el transporte de armas. En Crimea, los partisanos enviaron panfletos con amenazas a los militares rusos y a sus mujeres.

El movimiento de resistencia se ha expandido a lo largo de todos los territorios ocupados por Rusia. Según el informe del 20 de junio del Institute for the Study of War de Estados Unidos, “la actividad de los partisanos ucranianos sigue complicando los esfuerzos de las autoridades rusas de ocupación para consolidar el control de las zonas ocupadas”.

Washington también ha hablado de una “seria red de resistencia” que dificulta para los rusos la administración y provisión de incluso servicios básicos, como el suministro de agua limpia y la eliminación de residuos. Avril Haines, directora de la CIA, afirmó que el Kremlin estaba haciendo frente a “una actividad partisana creciente en el sur de Ucrania”.

“Mi ciudad fue ocupada casi inmediatamente. Todo el proceso de resistencia a la ocupación se llevó a cabo mediante protestas en las plazas. Al principio éramos muchos, y hubo un momento en que pensamos que todo se resolvería y se ‘calmaría’. Después nos dimos cuenta de que las protestas se estaban disipando, la gente estaba desapareciendo, y solo una pequeña comunidad estaba asistiendo a ellas. Eran mis amigos, amigos de amigos y nuevos amigos. Decidimos que era hora de continuar con la resistencia de una manera ligeramente diferente, más informal”.

Un hombre fornido y con barba se sienta dándole la espalda a la cámara. Cuenta cómo se unió al movimiento de resistencia en una de las ciudades ocupadas de Ucrania. No dice ni su nombre ni el nombre del asentamiento por razones de seguridad. Este vídeo fue grabado a petición de Hromadske por el Centro de Resistencia Nacional, que coordina la resistencia en los territorios ocupados: Hromadske le entregó las preguntas al partisano y el centro grabó las respuestas.

El hombre del vídeo declara que después de pasar a la clandestinidad, su grupo comenzó a crear arte callejero: dibujando eslóganes y símbolos proucranianos en las calles de la ciudad, haciendo panfletos con amenazas a los invasores o mensajes de aliento para los ucranianos.  El grupo también transfirió información sobre los movimientos de las tropas rusas.

“Intentamos pegar nuestros afiches y pintar nuestro arte a lo largo de sus rutas de patrullaje. Les mostramos que eran enemigos en esa ciudad. Esto ejerció una verdadera presión en ellos: se fortalecieron las rutas, se redujeron los recursos y los colaboradores también se vieron afectados”, explica.


Recibe lo mejor del periodismo europeo en tu correo electrónico todos los jueves


Además, agrega, el movimiento de resistencia motivó a otros ciudadanos a mostrar resolución, en particular mediante sabotajes. Eventualmente, su grupo comenzó a notar que estaban apareciendo nuevos centros de resistencia en la ciudad, que también colgaban afiches y hacían grafitis. El movimiento de resistencia creció.

Los parlamentarios ucranianos aprobaron la ley sobre la resistencia nacional poco antes de la invasión a gran escala, el 27 de enero. Los legisladores definieron que los componentes de la resistencia nacional son la defensa territorial, el movimiento de resistencia y la preparación de los ciudadanos para la resistencia. El último elemento es la oposición no violenta. Esto es lo que el Centro Nacional de Resistencia, establecido en marzo, está haciendo. El centro tiene una tarea ambiciosa: preparar a todos los adultos ucranianos para que resistan a los invasores.

Las fuerzas de operaciones especiales de las Fuerzas Armadas de Ucrania coordinan el movimiento de resistencia. Por lo general estas están compuestas por personal militar profesional que realiza misiones de combate en territorios temporalmente ocupados. Lo más probable es que estas sean las que hacen explotar las vías o a los colaboradores, pero rara vez reportan sus operaciones. La información sobre sus misiones es un secreto de Estado. Solo se reportó una vez, cuando el comando de las fuerzas de operaciones especiales informó el resultado de la actividad de los partisanos — la explosión de un puente en el sur de Ucrania.

En otros casos, es imposible identificar a los perpetradores de tentativas y ataques en la retaguardia de los rusos, aunque las autoridades ucranianas aluden a las actividades de los partisanos.

Después del 24 de febrero, las explosiones se oyeron en todas las ciudades ocupadas principales. En Energodar y Melitópol, el movimiento de resistencia intentó hacer explotar a “gauleiters”. De vez en cuando se puede divisar fuego en el puerto de Berdiansk, en el óblast de Zaporiyia Por ejemplo, el 24 de marzo, las Fuerzas Armadas de Ucrania hundieron un gran buque de desembarco en Sarátov. Jersón también permanece en los canales de noticias: Yevgeniy Soboliev, colaborador y director de la colonia n.o 90, y el miembro parlamentario Alexey Kovalyov, que fueron a esta ciudad y comenzaron a cooperar con el ejército ruso, fueron heridos durante las explosiones. Como resultado de uno de los ataques, murió Dmytro Savluchenko, el supuesto director del Departamento de Familia, Juventud y Deporte de la administración civil militar rusa.

“Este movimiento de resistencia se mantiene en comunicación con las fuerzas de seguridad, con las Fuerzas Armadas de Ucrania, declara el alcalde de Melitópol, Ivan Fedorov. Hoy en día, el fenómeno está más centrado en oponerse a la agresión militar de la federación ruscista [contracción de “ruso” y “fascista”, nota del editor], y su objetivo principal es paralizar el movimiento del transporte ferroviario en la Federación Rusa y la entrega de municiones y equipo militar, así como, por supuesto, impulsar todo aquello que incomode la permanencia de los ruscistas en el territorio”.


“Nuestro objetivo principal es asegurarnos de que la tierra arda bajo sus pies.  Y hemos tenido éxito hasta el momento” – Ivan Fedorov, acalde de Melitópol


Los partisanos de Melitópol parecen estar teniendo éxito en ello. Esta es la ciudad que el periódico británico The Economist nombró como la capital no oficial de la resistencia ucraniana. El 3 de julio, varias personas desconocidas hicieron estallar un puente ferroviario entre Melitópol y Tokmak que los rusos usaban para transportar armas. El servicio de inteligencia ucraniano reportó que 70 militares rusos fueron asesinados en Melitópol durante las patrullas nocturnas.

“Hay evidencia de que esto es una consecuencia de las acciones del movimiento de resistencia ucraniano”, declararon los representantes de la Dirección General de Inteligencia del Ministerio de Defensa.

El alcalde de Melitópol es muy cuidadoso al hablar de quién exactamente participa en el movimiento partisano de la ciudad, llamándoles “personas con diferentes cualificaciones”. Esta prudencia se debe a las acciones de represión a las que recurren los rusos. A cada acto exitoso del movimiento de resistencia le siguen detenciones, agrega Fedorov.

Los rusos también intensificaron su persecución en Energodar, afirma el alcalde Dmytro Orlov. La situación está tensa, y el movimiento partisano no es tan grande porque hay muchos ocupadores en la ciudad, y la mayoría de los jóvenes se han ido, explica Orlov. Además, los rusos se han apoderado del sistema de videovigilancia y pueden rastrear sus movimientos con facilidad.

“Para los miembros del movimiento de resistencia es difícil encontrarse bajo presión. A muchos los llevaron a sótanos. Los sueltan para que reporten a otros y los chantajean con amenazas de hacerles algo a sus familias”, explica Orlov.

La reacción de los colaboradores indica que están asustados de las explosiones. Los de Jersón han comenzado a caminar por las calles con chalecos antibalas y guardias de seguridad. El denominado “director de la administración pública” de Energodar Andriy Shevchyk, nombrado por los rusos, fue herido durante la explosión del 22 de mayo. Pese a que regresó a su trabajo, llevó consigo el doble de guardaespaldas. Ahora también lo acompañan siempre expertos en bombas, informa Orlov.

El gobernador designado por Rusia en Melitópol, Yevhen Balytsky, se mudó después de la explosión del 30 de mayo cerca de su casa, pero las fuerzas de seguridad ucranianas conocen perfectamente su nueva dirección, advierte Ivan Fedorov.

“Ahora temen salir de sus pisos, echan un vistazo atrás, así que nuestro objetivo principal es que la tierra arda bajo sus pies. Y hemos tenido éxito hasta el momento”, declara el alcalde de Melitópol.

Convertirse en partisanos

“Todos deberían convertirse en partisanos de su propia localidad, ya sean conserjes de algún edificio o directores de alguna institución municipal”, así describe el representante del Centro Nacional de Resistencia su misión. Pide que no se revele su apellido por cuestiones de seguridad. Afirma que, como en el caso de otros miembros del movimiento de resistencia, solo cinco o diez personas lo conocen. Esto es necesario para que, si un grupo es detenido, sea imposible encontrar a los demás. 

Las fuerzas de operaciones especiales crearon una página web en la que enseñan formas de resistencia y explican cómo asegurarse de mantenerse seguro en los territorios ocupados. En esta página, se puede encontrar cómo usar un VPN o cómo comportarse al estar en cautividad o bien, cómo robar un tanque ruso u organizar una emboscada

Estos son los consejos de las fuerzas de operaciones especiales para prepararse para las acciones de resistencia.

  • Siempre debéis tener una cuartada. Pensad en ella de antemano. Debe ser simple y directa.
  • Intentad ejecutar acciones de las que muchos podrían ser responsables. Por ejemplo, realizar un sabotaje en la calle en horas de la noche contra un vehículo o camión militar es un tipo de acción por la que es casi imposible ser culpado.
  • Debéis intentar dañar únicamente los objetos y materiales utilizados por el enemigo; en primer lugar, el combustible, la comida y los medicamentos. 
  • Después de cometer un sabotaje simple, resistid la tentación de quedaros ahí para ver el resultado. Los observadores tienen una mayor tendencia a despertar sospechas. 

El centro ha lanzado SABOTAGEVLOG en YouTube para enseñar cómo complicarles la vida a los ocupadores. Este es uno de los ejemplos de sabotaje comunitario sugeridos por los reclutadores: “¿Eres un fontanero o un conserje? Una manipulación previa de los sistemas de alcantarillado o de suministro de agua te dará una razón legítima para acceder a la casa del ocupador, incluso por invitación de su parte o a petición de este. No hay necesidad de instalar cables trampa ni cámaras — es muy riesgoso en este caso. ¿Puedes esconder tu móvil? Pon una alarma con una hermosa grabación de ‘Os mataremos a todos’ en su habitación. Lamentablemente, es probable que esta sea una acción puntual, y el móvil no sobrevivirá, pero cuanto más profunda y cercana se escuche esta grabación, mejor”.

El portavoz del Centro Nacional de Resistencia declara que su tarea es explicar que cualquiera puede oponer resistencia: un fontanero, un artista, un contador o un oficial de personal en un ayuntamiento. El centro solo les muestra la dirección a los residentes de los territorios ocupados.

“Puedes aflojar las ruedas o no rellenar el aceite para que el coche del ocupador se averíe. Puedes lograr el mejor resultado porque eres un experto. Un fontanero sabe cómo ajustar una tubería para que se atasque en cuatro días y todo termine flotando en la oficina de los ocupadores y ellos se queden nadando en la mierda.

Un oficial sabe cómo organizar cinco reuniones en un mismo día, salir un momento a fumar, comunicarse con alguien y enviar un documento con cinco firmas para una reaprobación. Todo esto es sabotaje. Damos pistas y puntos clave y explicamos medidas de seguridad: cómo se debe comportar una persona durante un registro o al comunicarse con un ocupador, cómo debe verse el móvil”, explica el portavoz del Centro Nacional de Resistencia.

Resistencia no violenta

La resistencia no violenta se ha propagado incluso en los territorios ocupados en 2014. En Donetsk apareció grafiti proucraniano. En Crimea, los partisanos pegaron afiches con indicios sobre la destrucción del puente de Crimea y amenazas. En el edificio administrativo de Eupatoria tiraron pintura azul y amarilla [los colores de la bandera ucraniana]. Gente desconocida creó un canal en Telegram, “Crimea — la tierra de la gloria partisana”, donde publican información sobre la resistencia en la península.

El portavoz del Centro Nacional de Resistencia explica que el nivel de resistencia en las ciudades ocupadas puede parecer diferente porque depende del número de personas. Entre más residentes haya, mayor será el movimiento partisano. Por eso es que las noticias sobre los partisanos de Jersón aparecen con más frecuencia en los medios de comunicación. 

“Cuesta más que la información ‘se abra camino’ desde los territorios que han estado bajo la ocupación rusa durante ocho años, y es más difícil para la gente implementar estas tareas. Ya el régimen policial está plenamente establecido ahí. El peligro es terrible. Una resistencia feroz está tomando lugar en todos los territorios ocupados después del 24 de febrero. En Mariúpol, los rusos barrieron con todo, y por un tiempo hubo un período de calma. Y ahora las primeras acciones de los nuestros detrás de escena están comenzando. Ya la gente tiene una idea más clara de cómo oponer resistencia”. El portavoz del Centro Nacional de Resistencia anuncia nuevas acciones. 

Los residentes de los territorios ocupados también recurren al sabotaje. Según el Ministerio de Educación, en Jersón, solo dos directores de escuela de 60 acordaron cooperar con los rusos. La mayoría de los empresarios de la ciudad se negaron a trabajar por rublos, y los gerentes de condominios no entregaron listas de personas que abandonaron la ciudad y dejaron pisos vacantes, afirma el primer vicepresidente del consejo regional de Jersón Yuriy Sobolevsky.

En algunas zonas de la región de Zaporiyia, los ocupadores no recibieron listas de población actualizadas para realizar un “referéndum” porque los cuerpos municipales las destruyeron, declara el portavoz del Centro Nacional de Resistencia. La resistencia en masa de la población forzó a los rusos a posponer por tercera vez el falso proceso de anexión de territorios a la Federación Rusa. Un representante del centro de resistencia explica que cuando el Kremlin ordena a su general que organice un “referéndum” en primavera y esta falla en su tarea, Moscú lo reprime, pospone todo y baja la moral de los rusos — y otra vez posponen el “referéndum”.

Según las fuerzas de operaciones especiales, la resistencia pacífica de los residentes locales es un complemento importante para el trabajo de combate de los partisanos.

“Una tarjeta postal, un grafiti, un canal de Telegram, una amenaza en un pedazo de papel en un coche. No parece nada serio — no es como hacer estallar un coche. No, creedme, cuando un soldado privado o un oficial de Rostov vive durante tres meses en una ciudad en la que todos lo quieren muerto, en donde no tiene familia y no logra hacer nada, el comando lo humilla por fallar en completar su trabajo, y su moral y su estado psicológico reciben un duro golpe”, opina el portavoz del Centro Nacional de Resistencia.

Espera que cuando las Fuerzas Armadas de Ucrania liberen a las ciudades ocupadas, los rusos se retiren con más rapidez bajo la presión ejercida por el movimiento de resistencia en la retaguardia.

El movimiento de resistencia no solo baja la moral de los rusos, sino que también alienta a los lugareños que han estado viviendo bajo la ocupación durante cuatro meses. “Abatimiento” es una palabra que los entrevistados utilizaron con frecuencia en su conversación con Hromadske.

“De alguna forma, la gente se acostumbra a la nueva realidad”, explica Ivan Antypenko, periodista de Jersón. “La narrativa de que Ucrania nos ha abandonado sigue propagándose. Y funcionará. Si Ucrania no vino, es que nos abandonó — esta es una asociación muy simple que la gente ordinaria en los pueblos hará en su mente. Sí, es difícil, pero, por ejemplo, no disparan en el distrito de Genichesk. Bueno, los precios han cambiado — ahora se usan rublos, algunas personas se han ido. Había de qué comer, se plantó un jardín de vegetales, y se estableció un tipo de negocio. Se puede llevar vegetales a Crimea. Se puede vivir’. No podemos dejar que esta narrativa funcione”.

👉  Artículo original en hromadske.ua en ucraniano y en inglés 
En asociación con European Cultural Foundation

¿Te ha gustado este artículo? Nos alegra mucho. Se encuentra disponible para todos nuestros lectores, ya que consideramos que el derecho a la información libre e independiente es esencial para la democracia. No obstante, este derecho no está garantizado para siempre, y la independencia tiene su precio. Necesitamos tu apoyo para seguir publicando nuestras noticias independientes y multilingües para todos los europeos. ¡Descubre nuestras ofertas de suscripción y sus ventajas exclusivas y hazte miembro de nuestra comunidad desde ahora!

¿Eres un medio de comunicación, una empresa o una organización? Consulta nuestros servicios editoriales y de traducción multilingüe.

Apoya el periodismo europeo independiente

La democracia europea necesita prensa independiente. Voxeurop te necesita a ti. ¡Únete a nosotros!

Sobre el mismo tema