Noticias Invasión de Ucrania | Desde Lviv

Diario de una Ucrania invadida

Un grupo de universitarios y universitarias de Lviv, una de las principales ciudades del oeste de Ucrania, lleva un diario colectivo para Voxeurop. En la medida en que la situación lo permite, comparten su experiencia y sus pensamientos sobre el ataque del ejército ruso y su impacto en su vida cotidiana. Sus opiniones no reflejan necesariamente las de Voxeurop.

Publicado en 12 mayo 2022 a las 13:20
Contenido seleccionado por Kateryna Panasyuk

10 de mayo

Reflexiones desde Roma

Kateryna Panasiuk

Es tan extraño sentirse a salvo. Es tan raro y antinatural pasear por una ciudad tranquila, llena de alegría, risas y energía; ver a hombres adultos entusiasmarse con la pasta italiana y dar de comer gelato a sus hijos. Estoy aquí sólo porque alguien cercano e importante me convenció para ir al extranjero durante un par de semanas y poder estudiar para mis exámenes finales de la universidad y descansar un poco. Agradezco esta oportunidad de visitar Roma, ¡es realmente una ciudad estupenda! Tan llena de gloria ancestral, es fundamental, fuerte, espaciosa. No dejo que este tipo de pensamientos se crucen en mi mente muy a menudo, pero a veces detesto de verdad a los que me rodean. Están pasando las vacaciones en Roma y después volverán a casa sanos y salvos. Nunca se preocupan de que su casa no esté allí cuando vuelvan.

Veo refugiados ucranianos por todas partes, banderas ucranianas por todas partes, oigo mi lengua materna en el metro. Ahora estamos desperdigados por el mundo, todos mirando el teléfono con el corazón en un puño. Es 8 de mayo, estoy en el tren. Un mensaje aparece en la pantalla: explosiones en Odesa. El corazón me da un vuelco: esa ciudad me encanta por muchas razones. Un rato después veo las fotos de hoteles y casas destruidas junto a la costa. Allí no hay infraestructuras militares, sólo lugares que tanto yo como mis allegados guardamos en el corazón. Este verano me bañé allí en una barca hinchable, casi nos hundimos pero la diversión mereció la pena. Ahora la orilla está en ruinas. Eso es lo que detesto: a todos los rusos.


8 de mayo

La vida vuelve a Kiev

Vorobiov Mykyta

Me llamo Mykyta. Este invierno estudiaba y vivía en el centro de Kiev. Como muchos otros ciudadanos, me desperté el 24 de febrero a causa de los ataques con misiles y me di cuenta de que mi vida ya no sería la misma. Las batallas por la capital fueron feroces, y en los primeros días los rusos atacaron viviendas de civiles. Debido a los permanentes ataques aéreos y al peligro, decidí trasladarme al oeste de Ucrania. No ha habido un solo día en el que no haya echado de menos Kiev, sus hermosas calles, sus elegantes cafés y su gente atrevida y excéntrica. Allí dejé mi corazón.

Las fotos de la enorme ciudad vacía durante el primer mes de guerra me rompieron el corazón. Cuando la situación mejoró a finales de abril, decidí volver a la ciudad sólo por unos días, y valió la pena correr todos los riesgos. Fue una experiencia única observar cómo cada día había más gente que volvía a sus casas, y cómo Kiev está cada vez más verde y animada.

Todos los días el alcalde de la ciudad advierte a los ciudadanos de que no deben volver, pero el deseo de ver sus casas, sentarse en el hermoso dique del Dnipro, tomar café en su lugar favorito y, por supuesto, ver las famosas castañas -el símbolo de Kiev- siempre es más fuerte.

La ciudad está floreciendo por primera vez tras el comienzo de la guerra, y no solo literalmente. He presenciado las ganas de vivir en cada calle, en cada rostro y en cada lugar. Kiev sufre regularmente ataques con misiles y sigue necesitando ayuda humanitaria, pero nadie puede conquistar la nación de unas personas que están dispuestas a volver al peligro desde los mejores países de todo el mundo sólo para ver su hogar y su hermosa ciudad natal.


25 de abril

La hospitalidad alemana

Khrystyna Dmytryshyn

"El 24 de febrero, un amigo me llamó a las 6 de la mañana para decirme que la gran guerra había comenzado. Aunque vivía en la región occidental de Ucrania, donde aún no había bombardeos, sentí un miedo tremendo por mis hijos", recuerda Olya, una refugiada ucraniana que se encuentra en Alemania.

"Mi marido volvió a casa desde Járkov, donde trabajaba, al día siguiente, el 25 de febrero. Decidimos que yo iría a Polonia con los niños. Nuestro tren estaba lleno de gente: tuve que estar de pie toda la noche, y algunos niños dormían en el suelo.

Los polacos nos recibieron con calidez y amabilidad. Sin embargo, pronto me dirigí a Alemania porque sé hablar alemán, y la familia para la que trabajé me invitó a quedarme en su casa. Incluso cedieron una de sus habitaciones para que pudiéramos reunir ayuda humanitaria para los refugiados ucranianos aquí. Mi hijo mayor entró en un colegio alemán, y tanto los profesores como los niños le apoyaron mucho. El más pequeño también irá a la guardería aquí. Todo el mundo es amable y simpático con nosotros.

El pastor local me preguntó si quería dar clases gratuitas de alemán a los refugiados ucranianos. Acepté, por supuesto. Ahora doy clases a un grupo de 15 personas en la iglesia.

Siempre quise mudarme a Alemania con mi familia, pero nunca habría pensado que ocurriría en estas circunstancias. Ahora quiero volver a casa. Quiero que mis hijos dejen de preguntar cuándo verán a su padre".


23 de abril

Pascua fría

Kateryna Panasiuk

Es la víspera de Pascua aquí en Ucrania, el sábado 23 de abril. El tiempo parece otoñal, hace frío y llueve; hoy no ha salido el sol. Los cerezos en flor y las pequeñas hojas en los árboles prácticamente desnudos me recuerdan que en realidad es primavera. La semana pasada nevó, pero toda la nieve se derritió antes de llegar al suelo; la nieve en abril ya no nos emociona demasiado. 

El frío no es natural. El resto de Europa parece estar teniendo una primavera cálida normal, nosotros nos quedamos en el frío. Los repentinos y raros estallidos de calor y sol son días felices para mí. Siento que son las rastreras manos llenas de sangre de Rusia las que traen este frío asqueroso y húmedo que está tanto en el exterior como en el interior de cada ucraniano. Hemos tenido 58 días de frío. Y sigue.

Mañana no es la primera vez que los ucranianos celebran Pascua en tiempos de guerra. Pero para mí sí lo es. Estoy muy enfadada: los rusos han hecho que ir a la iglesia en este gran día sea peligroso. Nos han amenazado. Han rechazado la propuesta que había hecho Ucrania de una tregua durante Pascua. Rusia quiere matar. No le importa si es Pascua, cualquier grupo de ucranianos es su objetivo, incluso si solo nos reunimos para glorificar pacíficamente a Dios en este esplendoroso día.

En tiempos de frío y guerra, en medio de la batalla contra el mal puro, celebramos la Resurrección de Jesucristo. Permitid que Ucrania sea tan valiente como Él. Permitid que el resto del mundo vea que una sombra maligna ha llegado a sus puertas. El mundo debe combatirla, no hacer las paces con el diablo.

Dad armas a Ucrania. 

Rezad por Ucrania.

Usad #ArmUkraineNow en las publicaciones en redes sociales, ayudanos a ganar.


19 de abril

A veces me cuesta creer en la humanidad

Martha Belia

A veces me cuesta creer en la existencia de humanidad.

Hace casi dos meses que mi país arde en una guerra a gran escala. Una guerra en la que la gente debe luchar contra bestias que no conocen el honor, la conciencia o la piedad.

Los crímenes de los fascistas alemanes han vuelto, pero ahora los llevan a cabo los rusos: deportaciones forzadas, campos de filtración e incluso genocidio. Por desgracia, la lista de sus crímenes se puede alargar mucho...

A veces me resulta difícil creer en la existencia de la humanidad cuando, en favor de una historia sensacionalista, los medios de comunicación intentan presentar al diablo como un ángel, es decir, mostrar a los rusos, quienes apoyan la maquinaria totalitaria de asesinatos, como víctimas. Sin embargo, justificando al diablo se puede perder el alma…

En la vorágine de unos acontecimientos tan horribles, es difícil creer en la existencia de la humanidad, pero existe, y los ucranianos lo demuestran. Los corazones de millones de ucranianos laten al unísono por un objetivo común: la victoria y la libertad. Millones luchan al unísono en su propio frente. Millones sienten al mismo tiempo algo que no morirá nunca en su corazón…

En unos momentos en los que el corazón se deja llevar por el desaliento, los menciono: gente cuyo poder se ha visto templado por el fuego. Personas cuya libertad absorbe miles de millones de corazones y los ilumina al unísono.

Gracias a todos aquellos cuyo corazón late con nosotros. Mientras nuestros corazones sigan latiendo, nada puede rompernos.


18 de abril

Oleksandra, el voluntariado antes del estudio

Khrystyna Dmytryshyn

"El primer día que comenzó la invasión propiamente dicha, invertí mi tiempo en prestar ayuda. Contribuí con el registro de los refugiados procedentes de las zonas donde habían comenzado los bombardeos intensivos. Hice de todo: desde clasificar la ayuda humanitaria hasta ayudar con la información. Estudiar ya no es mi prioridad", dice Oleksandra, estudiante de ciencias políticas de Lviv.

"Durante los últimos meses, he estado ayudando en la frontera polaco-ucraniana. Prestamos apoyo psicológico a los refugiados porque han experimentado un estrés agudo. Algunas familias se vieron obligadas a conducir durante cuatro días seguidos, y otras han perdido sus casas o incluso a sus hijos. Los que no tienen parientes o amigos en el extranjero sienten que no tienen dónde ir. En la frontera, les ofrecemos té caliente, les escuchamos, les aconsejamos e intentamos asegurarles que todo irá bien. Otra tarea es la comunicación con los voluntarios extranjeros. Me impresionó la cantidad de extranjeros que están dispuestos a ayudar a Ucrania.

Mi experiencia como voluntaria es algo que puedo agradecer durante esta guerra porque estoy viviendo emociones únicas. Intento ser positiva y bloquear mis sentimientos porque siento que estoy contribuyendo con una buena causa. No puedo dedicarme a estudiar porque creo que no sirve de nada. No hay forma de describir lo que siento al ver a un niño pequeño sonriendo o a un adulto expresando una inmensa gratitud con solo mirarle a los ojos".


14 de abril

La lucha contra la narrativa rusa

Hanna Shypilova

Los ucranianos llevan muchos años siendo víctimas de estereotipos muy extendidos. La mayoría de ellos están relacionados con sus supuestas "relaciones prácticamente familiares con Rusia": no hay diferencias entre los habitantes de estos países, y hablan el mismo idioma. Todas estas afirmaciones tienen raíces históricas y significados metafísicos, sobre los que el gobierno ruso lleva especulando desde el colapso de la URSS para mantener a Ucrania cerca. En 2022 ha creado la ilusión de que la invasión rusa de Ucrania es legítima, como lo demuestra el discurso de Putin del 21 de febrero.

Este tipo de propaganda está orientada principalmente a los habitantes de Rusia o a aquellos que apoyan a sus fuentes de información. La idílica imagen que se ha pintado del heroico ejército ruso y de su misión de salvar a los pobres ucranianos desempeña un gran papel en esta guerra.

Esto ha motivado a todos los ucranianos afectados a realizar una campaña informativa en todo el mundo. Muchos de ellos escriben artículos (como nosotros), comparten materiales verificados y hacen publicidad personalizada. Esto contribuye en gran medida a aportar una visión alternativa a la gente que sufre la propaganda rusa. Estas acciones se han convertido en una rutina diaria para los voluntarios, tanto como lavarse los dientes o correr al refugio cuando suenan las alarmas.

Hay muchas maneras de unirse a esta lucha. Incluso compartiendo un post en las redes sociales puedes participar en una campaña global. El siglo XXI nos ha hecho comprender que Internet se ha convertido en una parte enorme de nuestras vidas y que diferentes personas pueden usarlo para lograr diferentes objetivos.


13 de abril

La pequeña Mariúpol

Anna-Maria Valchuk

"Me fui sin nada", dice Nadiia Ukrainets, directora del instituto de Makariv. "Bueno, no pasa nada porque estoy viva, y hoy en día todos los ucranianos piensan que el mayor valor humano es la vida".

Actualmente, Nadiia vive en Stryi, en la región de Lviv. Fue evacuada de Makariv el 7 de marzo, cuando la escuela fue atacada por varios lanzacohetes Grad.

Nadia dice que es difícil hablar de todo esto. Estamos en el siglo XXI, y todavía una nación como Rusia nos ha atacado sin razón. Apodamos Makariv la pequeña Mariúpol. Los rusos destruyeron todas las infraestructuras: dos escuelas, cuatro guarderías y todas las instalaciones sociales.

"Mi trabajo en el instituto era mi lugar seguro, un lugar de liberación emocional; pasaba la mayor parte del tiempo allí con los niños. Teníamos seis clases modernas con ordenadores; los niños podían aprender cuatro idiomas y siempre participábamos en intercambios internacionales. En nuestra escuela, educábamos a ucranianos independientes y libres. Los rusos nos han arrebatado la oportunidad de dar a los niños una educación de calidad.

Hay un caso terrible que tampoco puedo guardarme para mí. La familia estaba saliendo por el corredor humanitario y dispararon a un niño de quinto curso de nuestro instituto.

Cuando aún estaba en Makariv y nuestra escuela no había sufrido daños, preparábamos comida en el comedor escolar para las Fuerzas Armadas. Preparábamos varios platos de comida tradicional ucraniana para que los soldados pudieran elegir y sintieran nuestro amor y gratitud. Era nuestro deber.

Ya estamos trabajando con los profesores para restablecer el proceso educativo. Queremos volver a Makariv para reconstruir nuestra ciudad lo antes posible. Actualmente estamos discutiendo estos planes entre nosotros, y con el gobierno y los inversores".


12 de abril

En la guerra todo vale

Martha Belia

"En la guerra todo vale": el lema de bestias e inmorales.

Es un proverbio muy conocido: "En el amor y en la guerra todo vale", pero ¿es así?  ¿Qué acciones implica ese "todo" y cuán lejos se puede llegar con ellas? ¿Hasta qué punto es legítimo recurrir a la violencia, al chantaje, a la intimidación y a la violación para conseguir amor? Estos también son medios, pero son inmorales y están castigados por la ley.

¿Y la guerra? Durante décadas, si no siglos, la comunidad mundial ha creado un derecho internacional que regula y establece las normas de la guerra. Sin embargo, el Estado agresor, Rusia, solo se guía por el proverbio previamente mencionado.

Hoy es el 48.º día de guerra. Desde el comienzo de la invasión, Rusia y los rusos han cometido un número espantoso de crímenes. Nuestros hijos y nietos se preguntarán por qué el mundo permitió crear todos estos villanos a esta horda violenta y mortal.

No "todos" los medios son justos. Las tropas rusas recurren a la inmoralidad, a la mezquindad y a la inhumanidad para intentar conquistar Ucrania. El plan de blitzkrieg fracasó estrepitosamente en los primeros días y los soldados rusos no tienen ninguna ventaja en tierra, por lo que hace más de un mes convirtieron el cielo ucraniano en una fuente de peligro. Las ciudades y pueblos ucranianos están siendo bombardeados cada día. Los civiles y la gente de a pie son los que más sufren.

La gente muere por la metralla y las heridas. Personas inocentes mueren de hambre o por enfermedades causadas por el ayuno, atrapadas bajo los escombros o escondidas en los sótanos.

Los rusos amenazan con utilizar armas nucleares y es probable que estén dispuestos a utilizar armas químicas, si no lo han hecho ya.

No todo vale en la guerra. Y en este caso ya no es una guerra, sino un genocidio, una destrucción total. El agresor ha perdido su forma humana y se ha convertido en una bestia, si bien ni siquiera los animales son capaces de semejante crueldad.

Los soldados rusos llevan mucho tiempo demostrando que ya no son humanos. Torturan a civiles, matan y violan a niños, ni siquiera los bebés se libran. Incluso roban la comida de los animales en los zoológicos.

Esto es sólo una pequeña parte de los crímenes confirmados cometidos por el ejército ruso en Ucrania. Es difícil de creer que una persona pueda hacer esto, pero el ejército ruso tiene decenas de miles de bestias.

Por lo tanto, NO todo vale en el amor y en la guerra. Siempre debe haber límites.


10 de abril

Las personas escapan, las mascotas no

Hanna Shypilova

La guerra en Ucrania tiene muchos rasgos de terrorismo. Las tropas rusas bombardean instalaciones e infraestructuras civiles. Los hospitales, orfanatos y colegios se convierten en objetivos con cada vez más frecuencia. Los animales de los zoológicos también están en peligro pero, afortunadamente, numerosos voluntarios de organizaciones internacionales los están evacuando.

La situación es diferente con los animales domésticos. Casi 11 millones de personas han abandonado su lugar de residencia desde el comienzo de la guerra. Cuando se van, sólo se llevan lo necesario y se van lo antes posible, y a menudo no tienen a dónde ir. Los trenes están abarrotados y los autobuses no suelen aceptar animales. En estas condiciones, los civiles prácticamente no tienen la oportunidad de llevarse a sus perros o gatos. Se ven obligados a dejarlos en casa y esperar lo mejor.

La abuela de Sofia vive en un pueblo. Sus vecinos escaparon a Polonia y lo más probable es que no vuelvan, ni siquiera después del final de la guerra. Tenían un gato y decidieron dejarlo allí. Vivió en la calle un par de días y no se alejó de su casa. Sofia dice que lo estuvo dando de comer y que desde entonces vive con ellos.

Este gato tuvo suerte de conocer a Sofia y de encontrar un nuevo hogar. Por desgracia, todavía hay muchas mascotas encerradas en apartamentos o casas que están luchando por sobrevivir. Los voluntarios han iniciado una campaña informativa y buscan nuevos dueños para estos animales, aunque el problema sigue siendo global.


5 de abril

Mundo, escucha la ira de Ucrania

Martha Belia

Cuando el corazón se te rompe de dolor, quieres gritar fuerte. Ahora los corazones de millones de ucranianos están rotos y arden en la agonía del sufrimiento de su pueblo, el sufrimiento de los civiles que nunca verán el amanecer, el sufrimiento de los niños que nunca crecerán.

A veces pienso que no puede ir a peor y que un corazón roto no puede volver a romperse, pero sí que puede. Y se vuelve a romper cuando el mundo se niega a escucharnos.

El ejército ucraniano ha liberado recientemente la ciudad de Bucha. No voy a explicar por qué es tan doloroso recordar esta ciudad. Allí han ocurrido hechos terribles, pero el mundo sigue tolerando los crímenes de los rusos, de los que cada uno de ellos es culpable.

El domingo 3 de abril se celebraron en Alemania y Grecia concentraciones de apoyo a Rusia en esta guerra. Las calles de la capital alemana estaban llenas de banderas de un país cuyos ciudadanos torturan a ucranianos, violan a niñas y matan a madres delante de sus hijos. Las calles de la capital alemana volvieron a estar repletas de banderas fascistas... ¿Y por qué el mundo tolera esto? ¿Por qué no se prohíbe?

¿Está el valor de la vida humana lejos del mundo?

Mundo, ¡escucha el llanto de un huérfano cuya madre fue asesinada frente a sus ojos!

Mundo, ¡escucha el llanto de las personas que han sido asesinadas inocentemente!

Mundo, ¡escucha el llanto de una madre que carga a su hijo pequeño asesinado por los fascistas rusos!

Mundo, ¡escucha el dolor de un niño que no volverá a ver a su padre!

Mundo, ¡escucha los quejidos de las personas que están siendo torturadas hasta la muerte!

Si no te afecta personalmente, ¿no importa?

Me gustaría añadir que nosotros, los ucranianos, agradecemos la ayuda de todos. La vemos y estamos increíblemente agradecidos. Sin embargo, sigue muriendo gente. Por favor, ayudadnos, leed la verdad y no apoyéis a los que hacen y defienden el mal.


2 de abril

En directo desde la frontera entre Ucrania y Polonia

Anna-Maria Valchuk

Parece un lugar seguro, con voluntarios, apoyo médico y casi ninguna posibilidad de escuchar sirenas antiaéreas.

Estoy con un gran grupo de personas que se dirige a Berlín, principalmente mujeres y niños.

La primera parada, Shegyni, está justo en la frontera ucraniana. El autobús se detiene y entran dos voluntarios. Uno ucraniano y otro de Kenia. Nos preguntan si pueden cantar para nosotros y nos animan a aplaudir. Uno de ellos canta una canción que glorifica a Jesús y reza por todos los ucranianos. Aplaudimos y nos ofrecen dulces y unas pequeñas Biblias para que las llevemos con nosotros. Cojo unos dulces y les agradezco su trabajo.

Segunda parada, Medyka, justo después de pasar al lado polaco de la frontera. Veo carteles que indican que la organización World Central Kitchen ofrece comida gratis. Cinco voluntarios nos invitaron a comer sopa o a tomar una taza de té. Tomo un té y empiezo a hablar con los voluntarios sobre el motivo por el que están ayudando y la razón principal por la que estaban aquí. Una mujer noruega que vino a la frontera polaca a servir sopa dice: "No puedo creer que esta guerra esté ocurriendo, y tampoco puedo creer todos los crímenes de guerra, el comportamiento inhumano y los horrores; solo quise venir aquí para ayudar, como todo el mundo está ayudando a su manera. Además, quería que todos los rusos fueran conscientes de lo que está ocurriendo".

Otra voluntaria, procedente de EE.UU., es más sucinta: "Nunca he formado parte de World Central Kitchen, simplemente vine aquí y estaba dispuesta a ayudar de cualquier manera, así que me uní a ellos".

La última parada fue la estación central de Berlín. En el bus conocí a Nyls, un voluntario. Juntos, nos dirigimos al centro de voluntariado para beber agua y esperar a mi próximo tren en un lugar cálido. Lleva siendo voluntario en Berlín desde que empezó la guerra y afirma que al principio no contaban ni con ayuda ni apoyo gubernamental, así que la gente de los alrededores reunía dinero y comida para ayudar y coordinaban todo por su cuenta.


1 de abril

No es una guerra, es un genocidio

Anna-Maria Valchuk

Hilo de Twitter de Sergej Sumlenny (@sumlenny)

- Rusia planeaba conquistar Kiev con facilidad en 3 días, seguido de la capitulación de Ucrania;

- Miles de policías antidisturbios seguían a las unidades del ejército ruso;

- El ejército ruso compró 45 000 bolsas para cadáveres y llevó consigo crematorios móviles;

"Estoy seguro de que planeaban ejecutar masivamente a los ucranianos. En septiembre de 2021, Rusia adoptó una normativa técnica estatal para cavar y mantener fosas comunes en tiempos de guerra. Entró en vigor el 1 de febrero de 2022".

Según los expertos, el tamaño de las fosas comunes previstas por esta nueva normativa técnica rusa, "solo es concebible para una guerra nuclear o una pandemia". Parece que estas fosas también estaban previstas para los ucranianos, ya que los rusos publicaron su artículo oficial sobre la "victoria" el 26 de febrero.

La norma anticipaba la excavación de fosas comunes aisladas para hasta 1000 cadáveres por cada fosa en 3 días. Un equipo de 16 soldados era responsable de cada fosa.

En resumen: parece que Rusia planeaba una victoria rápida sobre el ejército ucraniano, seguido por la ocupación de toda Ucrania y un genocidio, incluyendo ejecuciones masivas de líderes de la sociedad civil ucraniana, políticos, líderes culturales, clérigos, etc. La escala del genocidio planeado no se había visto desde la Segunda Guerra Mundial.


31 de marzo

Sin noticias de Mariúpol

Kateryna Panasyuk

Nastia habla de su familia atrapada en la sitiada Mariúpol. Es encantadora: sonríe, aunque sea una sonrisa nerviosa, y mantiene la calma; aunque a mí, que soy la entrevistadora, me cuesta hacer lo mismo.

Soy de Mariúpol. Desde hace tres años vivo en Lviv, donde estudiaba en la UCU. Antes de ir a Lviv, viví 15 años en Mariúpol; después del 9.º curso, me trasladé a Donetsk. Después de estudiar allí durante 2 años, tuve que trasladarme a Kiev y luego a Lviv a causa de la guerra. Pero ahora me ha vuelto a encontrar.

Todos los miembros de mi familia y yo somos de Mariúpol. Mis padres están divorciados, Así que por un lado está la familia de mi madre y por otro la familia de mi padre.

Cuando mi madre me llamó el 24 de febrero, cuando todos aquí estábamos asustados y nadie sabía qué pensar, entendí que allí ya había empezado. Me dijo: "ya está"; todo el mundo está presa del pánico, todas las tiendas están cerrando y simplemente no tienes tiempo para hacer las maletas.

Llamaba una vez al día. La última vez que llamó fue el 2 de marzo, la conexión era muy mala pero no podía ni imaginar que pudiera desaparecer. Ella dijo: "Nastya, están interfiriendo la conexión", ni siquiera lo tomé en serio. Si hubiese sabido que iba a ser la última vez... Ahora me regaño a mí misma por ello.

Mi familia no se ha puesto en contacto conmigo durante mucho tiempo, estaba desesperada, no podía contactar con nadie... No sabía qué estaba pasando allí, si estaban vivos o no. Escribí a la Cruz Roja; me respondieron que la situación en Mariúpol es demasiado peligrosa y que no pueden ir allí; pensé "oh, bueno".

Hace poco, mi padre se puso en contacto conmigo y me dijo que habían escapado y que estaban en un pueblo, Portivske, cercano a Mariúpol, pero donde la situación es más tranquila. Tengo una hermana pequeña de 10 años. Mi padre me contó que tuvo una intoxicación alimentaria grave: no había agua, había poca comida, la reunían toda en los porches y la cocinaban en fogatas. Vaciaron el agua de las baterías de la calefacción y la bebieron durante dos semanas. El estómago de la niña falló.

Mi padre dijo: "No nos vamos a ir. No sé... puede que no se recupere". Entonces me di cuenta por primera vez de la gravedad de la situación. Así que no han salido de Portivske. Hace tres días que no hay conexión. Tampoco sé nada de ellos.


29 de marzo

"Niños"

Marta Belia

Un pequeño detalle puede cambiarlo todo. Desgraciadamente, en el caso de la guerra en mi país, esos detalles duelen.

Estoy en el oeste de Ucrania, en la retaguardia, donde todo está en relativa calma. Hace poco, mientras trabajaba como voluntaria, vi un coche, y tras eso, apenas pude contener las lágrimas. El caso es que la inscripción "niños" ocupaba una cuarta parte del parabrisas. Las matrículas no eran locales, sino del este. Esas personas eran desplazados internos, y el letrero era una esperanza de que los ocupantes rusos tuvieran piedad y no dispararan contra ese coche lleno de niños. Los soldados rusos son despiadados y disparan contra coches y bombardean edificios enteros con cientos de niños dentro, como en Mariúpol. Sin embargo, la gente siempre tiene esperanza.

Me alegro mucho de que esas personas hayan conseguido llegar a un lugar seguro. Pero este pequeño cartel, "niños", que estoy seguro de que miles de ucranianos han puesto en sus coches, es una señal de la crueldad de los ocupantes, que disparan sin piedad a todo el mundo. Esta inscripción significa a la vez la esperanza y el mayor temor. La esperanza de que no ataquen y el miedo a perder lo más preciado.

Este pequeño detalle en el parabrisas del coche significa mucho. Duele porque revela lo que estas personas han tenido que sufrir, el miedo que han sentido.


28 de marzo

Una neumonía bienvenida

Khrystyna Dmytryshyn

"Es terrible decir que me alegro de que mi nieto tenga neumonía. Pero me atrevo a decirlo porque la tiene en un territorio en paz, donde podemos llamar rápidamente a una ambulancia y conseguir ayuda. No sé qué habría pasado si estuviéramos en casa", dice Mariya, que ha conseguido escapar de Járkov a un pueblo del oeste de Ucrania.

"No quería irme, pero no tuve elección después de que dos misiles cayeran sobre el edificio de 16 pisos donde estaba mi apartamento. Tuve una hora para vestirme y empaquetar las cosas más importantes y, junto con mi hijo, dejé todo atrás. Tenemos una casa en el campo y mi marido decidió quedarse allí. Una semana después, nuestro hijo fue con él porque un verdadero hijo no abandona a su padre, y un verdadero padre protege a su hijo y al hogar.

Mi hija y mi nieto están finalmente conmigo en una zona relativamente segura. Como mi nieto tiene un sistema inmunológico débil y ya ha tenido neumonía varias veces, tenía miedo de que enfermara en Járkov. Allí no habríamos podido comprar los medicamentos necesarios, ni transportarlo al hospital por la falta de combustible, y porque las ambulancias están atendiendo a muchos heridos en la batalla. Doy gracias a Dios porque ya no estamos allí. Pero no tengo dudas de que pronto ganaremos, volveremos a casa, y los rusos pagarán por todo".


24 de marzo

El abuelo de Daria y las noticias

Hanna Shypilova

Daria tiene 19 años. En 2014, ella y sus padres se vieron obligados a abandonar su ciudad natal, Luhansk, debido a la invasión rusa. Ahora viven en Kiev, mientras que sus abuelos se trasladaron a Rusia. Ese día los separó no solo territorialmente, sino también mental y políticamente. 

El 24 de febrero la guerra entró en la vida de Daria por segunda vez. Su abuelo les llamó por la mañana, preguntándoles cómo estaban. 

"Más tarde, oímos una fuerte explosión cerca. Ya circulaban algunos vídeos de ella en Internet y en ese momento Járkov ya estaba siendo fuertemente bombardeada. Enviamos el vídeo y la foto a mi abuelo, a lo que respondió que todo era falso. Habló con todas las frases que se imponen en la televisión rusa: nuestro presidente Zelenski es un drogadicto, nos estamos bombardeando a nosotros mismos. El resto no son más que tonterías para él".

El abuelo de Daria siempre ha apoyado a Rusia. Incluso intentó que ella estudiara en Rostov, porque considera inaceptable que viva con los "neonazis ucranianos". 

"No se pierde ni un boletín informativo, y los hay por la mañana, por la tarde y por la noche. No hemos sido capaces de transmitirle la verdad y la realidad desde 2014, y ahora todo no ha hecho más que empeorar. No quiero tener que aguantar esto, pero se ha convertido en una verdadera víctima de la propaganda. Sigo respetando y queriendo a mis abuelos, porque son mi familia. Pero mientras ve la propaganda rusa, apoya todo lo que está ocurriendo ahora en mi país, donde matan a niños, mujeres y otros civiles." 


21 de marzo

Bohdan, voluntario en la frontera entre Ucrania y Polonia

Khrystyna Dmytryshyn

"Cuando Rusia inició la invasión a gran escala de Ucrania, me dediqué a ayudar a los refugiados ucranianos en el puesto de control de Krakovets. Más de 2000 personas cruzan la frontera por ese punto a diario. El trabajo más duro es cuando hace frío fuera. Tienes que informar a todas las personas con niños pequeños de la cola de que pueden ir a la carpa donde estarán resguardados, podrán beber té y comer bien", me contó Bohdan, un joven voluntario ucraniano.

"Como voluntarios, siempre llevamos a los niños pequeños en brazos para ayudar a los padres. Esos niños asustados tiemblan porque se están congelando. Por la noche, los echamos a dormir con sus padres en nuestra base de voluntarios, donde tienen más posibilidades de entrar en calor. También damos ropa a los refugiados y les ayudamos a encontrar un médico. Hay muchos médicos polacos a los que ayudamos con la traducción”, añadió Bohdan.

“Recuerdo perfectamente a un hombre que salía del país con sus dos hijas pequeñas. Hacía frío fuera, pero él no quería entrar en nuestra carpa, más cálida. Sin embargo, más tarde aceptó. Hablaba en voz baja y no mudaba el gesto. El hombre huía de Kharkiv porque el ejército ruso había destruido el apartamento donde vivía. Su mujer murió de cáncer hace unos años, y tuvo que demostrarlo con un documento para poder cruzar la frontera. Creo que le daba vergüenza irse, pero tenía que hacerlo; es lo único que les queda a sus hijas. Creo que volverá cuando ganemos".


20 de marzo

Los niños de la guerra

Marta Belia

De vez en cuando, el centro local de voluntarios al que voy a ayudar organiza actividades para niños. Normalmente, los participantes son niños de nuestra ciudad, pero esta vez había muchos niños desplazados. Niños que se vieron obligados a dejarlo todo por la agresión rusa. Son niños igualmente, tienen el mismo entusiasmo por dibujar y correr, pero se nota en sus ojos que ya han visto la guerra y han sentido sus consecuencias. 

La guerra les ha afectado personalmente. Son muy alegres y habladores, pero hay una sensación de adultez en sus palabras. Estos niños hablan con calma y reflexión sobre sus familiares: padres, abuelas, hermanos que se quedaron en las zonas de conflicto, que se negaron a irse. 

Describen cómo oyeron las explosiones y cómo abandonaron sus ciudades. Apenas pude contener las lágrimas mientras los escuchaba, pero ellos continuaban el relato con calma. Son todavía muy pequeños, pero les han pasado muchas cosas y las han soportado con valentía. 

Debo admitir que yo lloro y me estreso por cosas menos horribles: la alarma antiaérea en mitad de la noche, noticias horribles que leo; pero estos niños están tranquilos y equilibrados, aunque hayan sufrido mucho más. 

Por eso estos niños me conmueven. Lamento que la guerra les haya obligado a crecer demasiado pronto, pero me asombra su capacidad de recuperación. Y quiero que se castigue a todos los que les han arrebatado su infancia.


18 de marzo

Estudiar en tiempos de guerra

Kateryna Panasyuk

Es increíblemente difícil estudiar ahora, pero lo hago con gusto. En mi caso, mi familia y yo tenemos la suerte de gozar de un cielo relativamente tranquilo y del calor de nuestra propia casa, por ahora. Cada noche mi ciudad, Lviv, se despierta con el sonido de las sirenas. Cada noche, un aterrador torrente de adrenalina me arranca del calor de mi cama, me cambio de ropa, me pongo los calcetines más calientes, cojo mi mochila y bajo corriendo 8 pisos para pasar hasta 4 horas en un frío refugio antibombas. A pesar de ello, mi mente sigue sedienta de conocimiento. Siempre lo ha estado, pero ahora está alimentada por la ira. No voy a permitir que Rusia me impida leer y aprender. De ninguna manera dejaré que nadie me haga inútil o menos inteligente. No soy demasiado fuerte físicamente, no sé disparar bien y no soy médico. Pero cuando llegue el momento, quiero que todos los rusos paguen el precio de lo que hicieron y que todos los ucranianos vivan en el país que merecen. ¿Quién más lo hará si dejamos de aprender ahora?

Olexandra Besarab

Entiendo perfectamente por qué mi universidad está reanudando los estudios, es verdaderamente necesario.

Pero yo, personalmente, no puedo hacerlo. No puedo estudiar, en absoluto. Siento que estoy perdiendo el tiempo porque la información no llega a mi cerebro, porque mi cabeza está llena de otras cosas.

Nikita Vorobiov

El formato en el que funciona ahora mi universidad me va bien. Todas las clases se graban, así que siempre puedo ver una cuando me conviene. Por ejemplo, un estudiante puede trabajar durante el día y estudiar por la noche. También hay un gran alivio en cuanto a los plazos: algunas tareas se han pospuesto o directamente se han eliminado. Ahora no se somete a los estudiantes a demasiada presión. Ahora vivo en el extranjero, así que no tengo que correr al refugio antiaéreo. Pero veremos qué pasa la semana que viene, cuando vuelva a Ucrania. Por ahora creo que no podemos permitirnos dejar de estudiar en estas circunstancias.

Roman Rozhankivskyi

Siento una fatiga infinita. Mi mente encuentra consuelo en la sordera involuntaria. Oigo sonidos, pero no capto su esencia. Es como si me quedase dormido con la voz del profesor. Y el tono de llamada de Zoom me vuelve loco. No tengo fuerzas para pensar en los deberes o en el plan de estudios. En este momento me está resultando difícil desenvolverme. A veces ignoro a la gente por la sobresaturación de estímulos. Y a veces siento una alarma antiaérea fantasma. Parece que está a punto de empezar. Oigo sonidos de alta frecuencia y me da mucho miedo.


17 de marzo

Genocidio de Mariupol: la historia de la lucha por la vida

Khrystyna Dmytryshyn

"Como ya no había acceso a agua potable en la ciudad desde hacía más de una semana, empezamos a ir al río a coger agua.  Un día, cuando estábamos yendo al río, empezó el bombardeo. Nosotros tuvimos suerte, pero un proyectil mató a tres personas que estaban en lo alto de la colina. De vuelta a casa vimos muchos cuerpos cubiertos con sábanas. No pudieron escapar de los bombardeos".

Esta es la historia de Julia, de 30 años, publicada por Hromadske.ua. Julia ha vivido toda su vida en Mariupol. El 24 de febrero, cuando Rusia inició una guerra a gran escala, los primeros proyectiles cayeron sobre su ciudad. Desde el 2 de marzo, los lugareños intentan sobrevivir sin contacto con el exterior y sin acceso a agua, gas y electricidad. Julia no ha tenido la oportunidad de abandonar Mariupol hasta el vigésimo día de guerra.

"Me fui con mi novio y su hermana. Nos coordinamos con otras parejas jóvenes con hijos. Habíamos oído que la carretera era peligrosa, que una parte está minada, pero que podríamos distinguir cuál. No nos planteamos si daba miedo ir o no: cada día nos acostábamos sin saber si nos íbamos a despertar. Y cuando sabes que hay gente que ha conseguido irse, tienes esperanza".

Ahora Julia está en Zaporizhzhya, pero más de 300 000 personas en Mariupol siguen necesitando comida, agua y medicinas, mientras que el ejército ruso bloquea el acceso a los cargamentos humanitarios.


16 de marzo

Nikol, en busca de ayuda en Mykolaiv

Khrystyna Dmytryshyn

Hoy me gustaría compartir este extracto que he traducido de una noticia que leí en Hromadske.ua, un medio de comunicación independiente. La autora es Ksiusha Savoskina, y creo que dice mucho sobre la situación en Mykolaiv:

"Hola, me llamo Nikol y necesito ropa de abrigo", dijo una chica que vino a nuestro centro de voluntarios en una pequeña ciudad del oeste de Ucrania. Empezamos a abrir cajas para ella, mostrando todo tipo de jerséis y abrigos, pero ella hizo caso omiso. Nikol eligió una manta para ella y otra para su hermano de 2 años. "¿Te puedes creer que una pequeña parte de un misil balístico cayera justo al lado de mi edificio en Kiev?", dijo con miedo y emoción al mismo tiempo.

Cuando apenas le habíamos entregado a Nikol dos paquetes de ropa de abrigo, su madre entró en la sala. Cuando le trajimos una caja para el cuidado del cabello, las manos de la mujer empezaron a temblar terriblemente y lloró. "No me he lavado el pelo en casi dos semanas. Ni siquiera recuerdo el champú que solía comprar. Tengo miedo de bañarme y de dejar a mis hijos solos. Oigo constantemente bombardeos en mi cabeza. ¿Has oído algo esta noche?".

Era el segundo día que la familia pasaba en Mykolaiv, una pequeña ciudad de la región de Lviv. Esa noche, los misiles rusos bombardearon la región de Lviv por primera vez. Hasta ahora, he llegado a la conclusión de que ver a los refugiados es lo más complicado y emocionalmente doloroso a lo que te enfrentas durante tu vida. Especialmente cuando esos refugiados están huyendo de la guerra que está teniendo lugar en tu país, y ni siquiera puedes asegurarles que la región a la que han llegado sea un lugar seguro.


15 de marzo

Dos testimonios

Anna Valchuk

Hoy quiero compartir los testimonios de dos chicas que conocí hace tiempo en Lviv.

Nadila, 21 años: “Empecé a trabajar como voluntaria en la estación de tren de Lviv desde los primeros días de la guerra. Al principio de esa experiencia, me ofendía mucho cualquier reproche, grito, empujón o insulto. Los primeros días en la estación de tren fueron un caos: tanto en la cabeza de la gente como en los andenes. Ese desorden exacerbó todos los sentimientos. Rompí a llorar muchas veces por diversos motivos: porque alguien se va y alguien se tiene que quedar; porque hay quienes se apresuran y otros esperan humildemente durante horas hasta que les llega el turno; algunos están sinceramente agradecidos y otros piensan que lo que se les da no es suficiente.

Lo que más me llamó la atención fue el breve diálogo con una chica de mi edad que se iba el quinto día de la guerra.

Vino hacia mí, me dio la mano y me dijo con una sonrisa amistosa: ‘Gracias por lo que estás haciendo’.

Lloré”.

Diana, 19 años: “Cuando mi universidad se convirtió en un refugio para las familias de los estudiantes de las ciudades donde hay hostilidades, fue la primera vez que conocí a muchos refugiados. Además, muchos amigos son voluntarios en varios lugares, incluidos los centros de refugiados.

Muchos de ellos se unen a la comunidad de voluntarios de la universidad, ¡y eso es genial!

Al fin y al cabo, permite ir al límite, incluso después de retomar los estudios y el trabajo. La mayoría de la gente es sensata, está relativamente tranquila y está contenta de hablar. Los niños están ante todo alegres y activos.

En mi opinión, Lviv está acogiendo a personas de otras regiones con gran dignidad. Los residentes están abriendo muchos lugares de acogida por iniciativa propia, incluso en gimnasios, estudios, etc. Y muchas personas que conozco personalmente ofrecen alojamiento en sus casas. Los que tienen coche llevan a menudo a la gente de la estación a la frontera.”


14 de marzo

Perdón por no haber enviado ayer material nuevo. Hoy enviaré más. Nuestra región ha sufrido un ataque aéreo por primera vez. Estamos bien, pero mantener la rutina después de estar más de 4 horas en un refugio antibombas es algo difícil. Siento el retraso una vez más. - Kateryna


10 de marzo

Los hospitales y enfermerías de maternidad como objetivos militares

Alina Voronina, Vira Saliieva

Aunque los rusos alegan que solo dañan objetivos militares, cada vez más civiles ucranianos, entre ellos mujeres y niños, sufren los bombardeos cada día. El hospital de maternidad y el hospital infantil de Mariupol fueron bombardeados por las fuerzas militares rusas el 9 de marzo.

Al menos 3 personas murieron, entre ellas un niño. Hay 17 heridos, y aún se están quitando escombros.

"¿Cómo [esos hospitales] son una amenaza para la Federación Rusa? ¿Había niños Bandera allí? ¿Las mujeres embarazadas iban a disparar en Rostov? ¿Alguien en el hospital de maternidad humilló a los rusoparlantes? ¿Qué fue eso? ¿La desnazificación del hospital? Esto ya va más allá de la atrocidad", dijo el presidente Volodímir Zelenski en su discurso. También afirmó que la bomba aérea lanzada sobre el hospital de maternidad es el mayor acto de genocidio contra los ucranianos.

La gente inocente de todo el país, al igual que nosotros, simples estudiantes, está más que aterrorizada con la crueldad del ataque. "Hace tiempo que traspasaron todos los límites, y pensé que nada de lo que hicieran podría impresionarme ya. Me equivoqué", dice Oleksandra Besarab. Está en segundo de Ciencias Políticas en la Universidad Católica Ucraniana (UCU), y Mariupol ocupa un lugar especial en su corazón; allí participó en el curso de la ULA. "Un hospital de maternidad. No me cabe en la cabeza. Cuando estaba viendo las fotos y los vídeos, sólo sentía un vacío y un dolor imposible de expresar con palabras. No vamos a perdonar. Por cada niño que no tuvo la oportunidad de nacer y explorar la vida. Por cada madre que perdió el regalo más preciado que tenía. Nada en la Tierra podría justificar esto".


7 de marzo de 2022

Somos Ucrania y amamos la libertad: un no categórico a la evacuación a Rusia

Hanna Shypilova, Khrystyna Dmytryshyn

El 7 de marzo tuvo lugar la tercera ronda de negociaciones entre representantes ucranianos y rusos. El principal tema de discusión fue la organización de corredores humanitarios para evacuar a los ciudadanos ucranianos a zonas más seguras de Ucrania. Anteriormente, el ejército ruso bloqueaba los intentos del gobierno ucraniano de salvar a su población civil abriendo fuego contra los autobuses, minando las carreteras y dinamitando la red ferroviaria. Hoy, por primera vez en décadas, una niña ha muerto de deshidratación bajo los escombros de la casa donde antes vivía felizmente. Ocurrió en la ciudad de Mariupol, que lleva días sin agua, electricidad ni calefacción.

A la urgencia de este asunto se sumó una propuesta recibida a través de un correo electrónico a las 00:30 h del gobierno ruso. Iryna Vereschuk ha declarado en su informe que el ejército ruso está dispuesto a dejar de reunir munición, sólo en caso de evacuación de los civiles al territorio de Rusia y Bielorrusia. La ministra ha subrayado la inadmisibilidad de esta propuesta y el posible peligro para los residentes evacuados por los invasores. Además, los propios ucranianos están dispuestos a enfrentarse al fuego abierto mientras muestran su lealtad a Ucrania. En Kherson, por ejemplo, la gente se ha reunido en protestas con banderas ucranianas y se niega a aceptar la ayuda humanitaria de los rusos mientras se arriesgan a sesr disparados.

Por lo tanto, ni el gobierno ucraniano ni los ciudadanos aceptarán nunca la propuesta de evacuación de civiles al territorio de Rusia. Por el contrario, insistiremos en garantizar la seguridad de todos los ciudadanos en las zonas de conflicto.


25 de febrero

Comienza la invasión

Varvara Shevtsova

24 de febrero, Kiev. Mis padres se despertaron con el sonido de las explosiones, los disparos y los aviones. No podíamos creerlo.

"Hija, despierta, por favor", cuando escuché a mi madre decir esto, se me cayó el alma a los pies.

"¿Guerra? ¿Ya?"

Las siguientes 14 horas estuvimos perdidos, ansiosos y aterrorizados. Tuvimos que decirnos adiós, porque mi padre había elegido luchar.

Pasamos la noche siguiente en un refugio: la estación de metro Heroiv Dnipra, que nos protegió de los bombardeos. Colocamos nuestra manta y una esterilla de yoga en el suelo, charlamos con nuestros vecinos y comimos algunas galletas. Se detuvo la circulación de los trenes, se invitó a los ancianos y a las personas con niños pequeños a entrar en los vagones, que eran más cálidos. Intentamos dormir en el frío andén con nuestra ropa de invierno, apoyando la cabeza en las mochilas. Los niños lloraban.

El sueño no fue profundo, no por las condiciones, por la cola de dos horas y media o por las charlas de los vecinos, sino por la sensación común de peligro y de no estar seguros de si es la realidad o una pesadilla. El miedo y el pánico se despertaron, transformándose en manos temblorosas, falta de apetito, náuseas, y luego en la incertidumbre, el miedo a perder a tus seres queridos, el deseo de sobrevivir, la sensación de perder el control. Solo desearía a Putin vivir una experiencia tan espantosa.

Amo mi país. Aquí la gente planeó su vida, formó familias, crió hijos... Ahora todo está en peligro desde que las ambiciones de Putin fueron tan grandes como para iniciar una guerra. Los niños en las guarderías no son nazis. Los hogares no son objetivos militares. Pero a las tropas de Putin no les importa. Me gustaría no tener que sentirme más segura en un refugio que en mi propia cama, donde oigo los ruidos de la guerra. No puedo perdonar a Rusia por hacernos esto.


Recibe lo mejor del periodismo europeo en tu correo electrónico todos los jueves


¿Te ha gustado este artículo? Nos alegra mucho. Se encuentra disponible para todos nuestros lectores, ya que consideramos que el derecho a la información libre e independiente es esencial para la democracia. No obstante, este derecho no está garantizado para siempre, y la independencia tiene su precio. Necesitamos tu apoyo para seguir publicando nuestras noticias independientes y multilingües para todos los europeos. ¡Descubre nuestras ofertas de suscripción y sus ventajas exclusivas y hazte miembro de nuestra comunidad desde ahora!

¿Eres un medio de comunicación, una empresa o una organización? Consulta nuestros servicios editoriales y de traducción multilingüe.

Apoya el periodismo europeo independiente

La democracia europea necesita prensa independiente. Voxeurop te necesita a ti. ¡Únete a nosotros!

Sobre el mismo tema