Noticias Big Tech y Europa

La financiación de Google al periodismo podría acabar con la pluralidad del sector

El Big Tech se ha convertido en un poderoso jefe del periodismo europeo. Sin embargo, las ayudas millonarias para apoyar los medios de comunicación tienen trampa.

Publicado en 1 febrero 2021 a las 16:49

Durante los últimos siete años, Google ha apoyado al periodismo europeo destinando más de 200 millones de euros al sector. Su generosa financiación ha ayudado a impulsar la innovación en las editoriales. Además, Google también se encarga de cubrir todos los gastos de conferencias, becas, formaciones e investigaciones en periodismo académico. Esto ha hecho que el gigante tecnológico gane popularidad entre las editoriales.

La ayuda de Google ha llegado en un momento en el que resulta imposible para las editoriales rechazar cualquier tipo de ingreso. La Comisión Europea (CE) decidió que era necesario actuar frente a este problema y, en diciembre, anunció la iniciativa «News», con la que se compromete a destinar millones de euros para apoyar a los medios de comunicación europeos.  Con esta iniciativa se espera reactivar el sector de la comunicación y fomentar su pluralización. 

Mientras tanto, Google se ha pasado los últimos años financiando proyectos de innovación en los medios de comunicación de treinta países europeos utilizando su dispositivo Digital News Initiative (DNI o Iniciativa para el Periodismo Digital). Algunas de las compañías que se han beneficiado de esta ayuda son: Der Spiegel y Frankfurter Allgemeine Zeitung (Alemania), Agence France-Presse (Francia), el Financial Times y Daily Telegraph (Reino Unido), El País y Unidad Editorial (España).

Sin embargo, el apoyo de Google al periodismo tiene trampa. Su ayuda financiera ha contribuido a respaldar a los medios de comunicación que más influencia tienen en el mercado, dejando de lado a los más pequeños. El gigante digital ha utilizado a estos medios para promover sus objetivos políticos. Los periodistas advierten de la posible autocensura para no asustar a su nuevo patrocinador. 

Suscríbase al boletín de Voxeurop en Español

Estas son tres de las principales conclusiones a las que hemos llegado en nuestro análisis de la relación entre el gigante tecnológico y los medios de comunicación: «Google, el jefe de los medios». El estudio fue publicado por la Fundación Otto Brenner con ayuda de la Deutscher Gewerkschaftsbund (DGB. En español: Federación Alemana de Sindicatos).

Un escudo ante la «tasa Google»

Google comenzó a prestar su apoyo económico a los editores en 2013. Por aquel entonces, la compañía estaba bajo presión europea para que compartiera los beneficios que obtenía con las campañas publicitarias que utilizaba online con las compañías de comunicación.

Mientras el gobierno francés dudaba de si debería establecer una «tasa Google» para la publicidad online, Google se adelantó y propuso comprometerse a destinar un presupuesto de 60 millones de euros para apoyar económicamente a las editoriales. Este acuerdo fue firmado por el director ejecutivo de Google en aquel entonces, Eric Schmidt y el expresidente de Francia, François Hollande. 

Este acuerdo sirvió como plantilla para la posterior creación de un proyecto a nivel europeo: la DNI. Con esta iniciativa, que empezó en 2015 y terminó en 2019, Google prometía destinar 150 millones de euros para proyectos en innovación.

Tras haber analizado 645 proyectos, hemos descubierto que: más del 70 % del dinero que Google aportó a Europa se destinó a compañías de comunicación comerciales y tan solo un 9 % fue destinado a los medios sin fines de lucro y de servicio público [incluido Voxeurop en 2018, NdlR], la mitad de los medios de comunicación que recibieron esta ayuda llevaban activos más de 20 años y que la mayoría del dinero fue destinado a países de Europa Occidental. 

La DNI ha ayudado a las empresas de comunicación a desarrollar software para el periodismo de datos y la automatización de redacción, así como a explorar nuevos formatos, como la realidad virtual y la posibilidad de delimitar el contenido accesible a los lectores que no poseen una suscripción.

Google utiliza su generosidad para cabildear

No es una coincidencia que se haya favorecido a las compañías más grandes del sector. Las decisiones sobre la financiación DNI las tomó un consejo mixto formado por importantes cargos de Google, expertos y ejecutivos publicitarios.

Mientras Google financiaba a las compañías más grandes de Europa, seguía en un tira y afloja con las asociaciones de editoriales con respecto a su obligación de compartir los beneficios que se obtenían de la publicidad en Google News.

La directiva de derechos de autor de la UE, que aún no se ha transpuesto a la legislación de la mayoría Estados miembros, está en la obligación de forzar a Google a realizar enormes pagos a los editores. 

Una vez empezaron a circular los primeros borradores de la ley de derechos de autor, el gigante digital utilizó la lista de editoriales que beneficiaban de la DNI para presionar contra ese proyecto de ley. Al mismo tiempo, Google financiaba a un nuevo grupo editorial llamado European Innovative Media Publishers, que se oponía a este borrador del proyecto europeo, para «dar voz a las pequeñas editoriales», declaró la compañía a los autores.

Aunque la compañía perdió la batalla de los derechos de autor auxiliares, no ha puesto fin a su financiación para las empresas de medios de comunicación establecidas. En 2019, cuando se finalizó la DNI en Europa, la compañía anunció un nuevo proyecto para la iniciativa de Google News a nivel mundial con un presupuesto de 300 millones de dólares. 

Esta nueva iniciativa se diferencia de la europea en que, esta vez, Google expresa explícitamente el interés comercial que le supone esta iniciativa. De hecho, Google anima a las editoriales a utilizar los servicios de Google como “Suscribirse con Google” e incluso les paga directamente para que publiquen noticias en YouTube. 

Algunos de los ejecutivos alemanes a los que hemos entrevistado como parte de nuestro estudio han compartido cierto escepticismo sobre usar Google para las suscripciones de los lectores. “Intentamos evitar convertirnos en un producto de otra entidad”, afirmó un director de una editorial de legado 

Google crea Showcase para pagar a las editoriales

Aunque algunas editoriales se muestran reacias a aumentar su dependencia tecnológica a los servicios de Google, a la mayoría les resulta bastante difícil negar al dinero fácil que les ofrece la compañía.

Mientras la pandemia causaba graves pérdidas publicitarias para las editoriales, Google anunció otra iniciativa. El director ejecutivo de Google, Sundar Pichai, prometió pagar 1 000 millones de dólares a las editoriales por «crear y asegurar un contenido de alta calidad» para un nuevo producto, denominado Google News Showcase. 

Hace unos días, Google llegó a un acuerdo con las editoriales francesas en el que se comprometía a pagar por la reutilización de fragmentos de su contenido, con lo que se pretende cumplir con las obligaciones derivadas del derecho conexo de la Directiva sobre derechos de autor, pero Google afirma que el acuerdo también abarca la participación en el News Showcase. 

Este acuerdo podría servir como una posible plantilla para el futuro, en la que Google no deja muy clara la línea divisoria entre las «asociaciones» voluntarias y las obligaciones legales de la Directiva sobre los derechos de autor. Según informes del sector, los contratos Showcase establecen que la empresa tiene derecho a «rescindir el acuerdo si la editorial participa en una demanda o querella contra Google».

Aunque las autoridades estadounidenses han puesto en marcha una importante investigación antimonopolio contra Google y la UE ha iniciado investigaciones preliminares sobre el dominio publicitario de Google, ni Google ni la mayoría de las editoriales conceden plena transparencia sobre a su relación.

Si bien es loable que la Comisión Europea pida más pluralismo y diversidad en el panorama de los medios de comunicación, la relación entre la financiación de los medios de comunicación por parte de Google y la creciente participación tecnológica de los gigantes tecnológicos en la distribución y monetización de las noticias permanece, en gran medida, sin analizar.

Google ya está bajo presión por problemas de protección de datos en su negocio de publicidad, así como por la preocupación por las teorías conspirativas, el odio y la desinformación en YouTube y por los crecientes vínculos con el ejército y la comunidad de inteligencia de los Estados Unidos. 

Nunca ha sido tan necesario que los medios de comunicación investiguen a las grandes empresas tecnológicas, en lugar de ser sus beneficiarios. Es hora de que los periodistas, los estudiosos de los medios de comunicación y los reguladores pongan una alerta de Google sobre "periodismo y Big Tech".  

Alexander Fanta dará un discurso de apertura en el seminario online “Funding European Digital Media: Opportunities in the DSA & DMA”, organizado por News Media Europe el próximo miércoles, 3 de febrero. 


¿Te ha gustado este artículo? Nos alegra mucho. Se encuentra disponible para todos nuestros lectores, ya que consideramos que el derecho a la información libre e independiente es esencial para la democracia. No obstante, este derecho no está garantizado para siempre, y la independencia tiene su precio. Necesitamos tu apoyo para seguir publicando nuestras noticias independientes y multilingües para todos los europeos. ¡Descubre nuestras ofertas de suscripción y sus ventajas exclusivas y hazte miembro de nuestra comunidad desde ahora!

¿Eres un medio de comunicación, una empresa o una organización? Consulta nuestros servicios editoriales y de traducción multilingüe.

Apoya el periodismo europeo independiente

La democracia europea necesita prensa independiente. Voxeurop te necesita a ti. ¡Únete a nosotros!

Sobre el mismo tema