Los mercados, menos estresados

La publicación de las pruebas de resistencia de los bancos europeos el 23 de julio ofrece una visión más clara de la capacidad de reacción de las principales entidades si se enfrentan a una nueva crisis. Pero los mercados financieros, satisfechos con los planes de rigor adoptados en la mayoría de países, ya han empezado a volver a invertir en la UE.

Publicado en 23 julio 2010 a las 14:39

¿Y si estuviéramos viendo la luz al final del túnel? Los mercados esperan ansiosamente la publicación esta tarde de los "stress tests" o "pruebas de resistencia" con lo que se podrá evaluar el estado de salud real de los bancos de la Unión Europea. Si salen del armario pocos cadáveres y las condiciones de estas pruebas se consideran convincentes servirá para acabar de convencer a los inversores.

Desde hace ya unos días, los mercados parecen haber dejado atrás el modo de "pánico" en el que se habían sumido los últimos seis meses y que les llevó a atacar la deuda soberana de los Estados del sur de la zona euro. Prueba de ello es la remontada rápida del euro, que ha borrado dos meses de bajada con respecto al dólar, al superar brevemente el viernes pasado los 1,30 dólares (desde entonces, oscila entre el 1,28 y 1,29, lejos del 1,19 de principios de junio). Ni siquiera ha logrado reavivar el fuego la evaluación a la baja de la nota soberana de Irlanda por parte de la agencia de calificación Moody’s el pasado martes, tras la de Portugal del 14 de julio.

Un cambio psicológico

El lunes, el New York Times expresaba su sorpresa en un[largo artículo](http:// http://www.nytimes.com/2010/07/19/business/global/19debt.html?_r=1&scp=7&sq=euro%20zone&st=cse) por "este cambio rápido en la psicología de los inversores". De hecho, éstos ya no huyen de la zona euro, sino todo lo contrario. Así, Grecia ha logrado volver a los mercados tomando prestados el 13 de julio 1.650 millones a un tipo sin duda elevado (4,65% a seis meses), aunque es apenas algo más que hace dos meses, cuando aún no había anunciado su plan de rigor.

España, que ha estado amenazada durante un tiempo por el contagio, también ha logrado emitir sin dificultad obligaciones del Estado en tres ocasiones en julio. Y se registra el mismo éxito en Portugal y en Italia. Por ello, el Banco Central Europeo (BCE) ha ralentizado considerablemente sus compras de deuda soberana, tras haber saldado más de 60.000 millones de obligaciones de Estado, un síntoma de que la situación se normaliza.

Recibe lo mejor del periodismo europeo en tu correo electrónico todos los jueves

La implantación definitiva del Fondo de Estabilización Financiera (FEF), tras la última luz verde nacional de Eslovaquia, que se hizo esperar hasta el 15 de julio, ha contribuido en gran medida a tranquilizar los mercados. Tal y como confió a Libération el primer ministro luxemburgués y jefe del Eurogrupo, Jean-Claude Juncker, "a partir de ahora, tenemos en el cajón los instrumentos de tortura necesarios para intervenir si los mercados la emprenden de nuevo con un país de la zona euro". Este fondo dispone de una capacidad de préstamo de 440.000 millones de euros, a los que hay que añadir los 60.000 que la Comisión puede recaudar en los mercados, lo que resulta disuasivo.

Los planes de austeridad adoptados por los Estados para sanear sus dañadas cuentas públicas también han tranquilizado a los inversores. El de Grecia, el más duro, empieza a dar sus frutos: el FMI y la Comisión acaban de destacar los "progresos considerables" realizados por Atenas, que ha logrado reducir cerca del 50% su déficit en el primer semestre de 2010 con respecto al mismo periodo en 2009. La alineación de Francia con las demandas alemanas del refuerzo drástico del Pacto de Estabilidad Presupuestario contribuirá aún más a reafirmar la sensación de que regresa a lo grande la "cultura de estabilidad" alemana.

Vuelve la tranquilidad

Un último elemento que ha contribuido a la recuperación de la zona euro es que los inversores ahora se muestran muy inquietos por la desaceleración del crecimiento estadounidense, que hace temer una recaída en la recesión. Sin contar que una serie de Estados están al borde de la quiebra, como Illinois, California, Ohio, Michigan, Florida o Nueva Jersey… Los mercados son conscientes de que la situación en Estados Unidos (así como en Gran Bretaña) se encuentra más deteriorada que en Grecia o en España y su deuda pública corre el riesgo de llegar, según el Banco de Pagos Internacionales, a niveles insostenibles de aquí a una treintena de años, aunque adopten políticas de rigor (entre el 300 y el 500% del PIB, según los casos en Gran Bretaña, de 200 a 430% en Estados Unidos…).

Ante esta situación, los mercados siguen en guardia, como lo demuestra el nivel de los tipos de interés de los CDS de varios países de la zona euro, estos famosos "credit default swap", los seguros contratados por los prestamistas para cubrirse ante la posible insolvencia del Estado. Esto indica que los mercados siguen apostando por el impago de Grecia y también de Irlanda, España o Portugal… "La crisis de la deuda soberana no acabará del todo antes de tres años", que es lo que dura el FEF, según Laurence Boone. Mientras, los mercados van a analizar con lupa los proyectos presupuestarios para 2011 de los Estados miembros publicados en otoño: "Habrá que aplicar medidas de austeridad, pero evitar los elementos de recesión", advierte.

Desde Madrid y Atenas

El futuro de los bancos depende de los resultados

Los resultados de las pruebas de resistencia se esperan con especial interés en dos países: en Grecia, que intenta salir del riesgo de quiebra y en España, cuyo sector bancario ha sido maltratado en los mercados.

Antes de la publicación de los resultados, El País anticipaba el suspenso de varias cajas, lo que implica la necesidad de recapitalización, aunque señalaba que "las instituciones más relevantes [en especial, el Banco Santander y el BBVA] sacan buena nota".

Para tranquilizar a los mercados, "la banca española se deesnuda hoy más" que el conjunto del sector europeo, apunta Público. El 95% de las instituciones españolas se ha sometido a la prueba, en contraposición al 50% de media del resto de países. Público explica que el sistema bancario español ha sido "vapuleado" por los mercados internacionales en los últimos meses y que el gobierno y el Banco de España, "impulsados por las propias entidades" bancarias, han querido demostrar que su situación es "sana".

En Grecia, Kathimerini anticipaba que seis bancos del país, equivalentes sólo al 85% del sistema bancario, superaría las pruebas lo que "sin duda iba a mitigar las estimaciones positivas sobre la economía del país". Las entidades griegas se encuentran más expuestas que sus homólogas europeas, explica el diario, ya que poseen muchas obligaciones del Estado, actualmente en crisis. Esta situación va a favorecer la creación de grandes grupos bancarios, ya que los bancos más sólidos comprarán a los más débiles.

¿Te ha gustado este artículo? Nos alegra mucho. Se encuentra disponible para todos nuestros lectores, ya que consideramos que el derecho a la información libre e independiente es esencial para la democracia. No obstante, este derecho no está garantizado para siempre, y la independencia tiene su precio. Necesitamos tu apoyo para seguir publicando nuestras noticias independientes y multilingües para todos los europeos. ¡Descubre nuestras ofertas de suscripción y sus ventajas exclusivas y hazte miembro de nuestra comunidad desde ahora!

¿Eres un medio de comunicación, una empresa o una organización? Consulta nuestros servicios editoriales y de traducción multilingüe.

Apoya el periodismo europeo independiente

La democracia europea necesita prensa independiente. Voxeurop te necesita a ti. ¡Únete a nosotros!

Sobre el mismo tema