No preguntes lo que Europa puede hacer por ti, dinos lo que tú puedes hacer por Europa

​Hoy New Europeans lanza su nueva plataforma de afiliación, invitándote a desempeñar tu papel en la protección de la democracia, los derechos humanos y el Estado de Derecho. No preguntes qué puede hacer Europa por ti, ¡dinos qué puedes hacer tú por Europa!

Publicado en 5 mayo 2021 a las 10:58

El 5 de mayo, el Consejo de Europa, la organización más antigua y completa de la integración europea con 47 Estados miembros, celebra su 72º aniversario.

En palabras de Marija Pejčinović Burić, Secretaria General del Consejo de Europa, "es muy fácil dar por sentados nuestros derechos fundamentales, pero es vital recordar que han transformado la forma en que vivimos en Europa en un periodo de tiempo muy corto." (Discurso en la Escuela Europea de Estrasburgo, febrero de 2021).

Para comprender lo profunda que ha sido la transformación de las sociedades europeas, basta con ver lo que ha sucedido con respecto a la pena de muerte.  Cuando se creó el Consejo de Europa, sólo un puñado de Estados europeos la había abolido. Hoy Europa es casi una zona libre de pena de muerte, con la excepción de Bielorrusia (que no es miembro del Consejo de Europa).

En la actualidad, los protagonistas más importantes de la lucha por defender a Europa como un espacio seguro para la democracia, los derechos humanos y el Estado de Derecho, no son los gobiernos nacionales ni las instituciones internacionales, sino los propios ciudadanos.

Recibe lo mejor del periodismo europeo en tu correo electrónico todos los jueves

Por un lado, vemos el poder de quienes se dejan llevar por el miedo y la ira o por el sentimiento nacional, la nostalgia e incluso el odio hacia una política de exclusión. Por otro, la valentía de quienes protestan por la pérdida de derechos, la inclusión social o la reducción del espacio cívico.

Entre estas movilizaciones, se encuentra una mayoría comparativamente silenciosa y pasiva. ¿Hasta qué punto es impotente la mayoría silenciosa cuando se trata de afectar a un cambio real?  Esta es una pregunta que abordamos en New Europeans, mientras trabajamos para construir un movimiento de derechos civiles de ciudadanos y no ciudadanos que quieran hacer su contribución al futuro de Europa.

El reto para una organización paneuropea como New Europeans, es que mucha gente en Europa dirá "¿por qué debería molestarme, qué tienen que ver conmigo los acontecimientos en Polonia, Hungría, Dinamarca, Francia o Gran Bretaña?"  Esta es nuestra respuesta: "Para cuando tenga algo que ver con usted, será demasiado tarde para hacer algo al respecto".

Hoy, New Europeans lanza nuestra nueva plataforma de afiliación invitando a ciudadanos y no ciudadanos a unirse a nosotros en un esfuerzo común, a unirse a nosotros para desempeñar nuestro papel como individuos en la salvaguarda de la democracia, los derechos humanos y el estado de derecho en Europa.

Además del derecho a la vida, los derechos protegidos por el Convenio Europeo de Derechos Humanos, incluyen el derecho a la libertad y a la seguridad, así como la protección de nuestra intimidad, el derecho a ser juzgado de forma justa por un tribunal independiente, la capacidad de expresarnos libremente, de organizarnos en asociaciones y de experimentar la libertad de creencias religiosas.

Muchos de estos derechos están amenazados hoy en día en Europa, incluso dentro de los Estados miembros de la UE. En la Hungría de Orban, la libertad de prensa prácticamente ha desaparecido. El poder judicial polaco está siendo socavado por el gobierno de ese país, mientras que en Gran Bretaña se están apresurando medidas draconianas en el parlamento para recortar la libertad de asociación. En Francia y Dinamarca, la nueva ley de seguridad amenaza los derechos fundamentales.

Tal y como dejan claro estos ejemplos, las principales amenazas para los derechos humanos en Europa hoy en día no son las acciones de los individuos y los actores no estatales, sino las de los gobiernos: gobiernos que desmantelan el Estado de Derecho, socavan la democracia, eliminan derechos civiles como el derecho a la libertad de expresión y de reunión y erosionan el espacio cívico.

Los europeos se unieron después de la guerra para construir una nueva sociedad en la que la guerra ya no fuera posible. El Holocausto también enseñó a los líderes de la posguerra que Europa tenía que convertirse en un espacio seguro para los derechos humanos. Hoy, cuando celebramos los 72 años del Consejo de Europa, también debemos recordar que este noble y necesario proyecto aún está lejos de completarse. 

No puede haber medias tintas cuando se trata de salvaguardar los derechos humanos, ni debemos aceptar ninguna forma de retroceso con respecto a lo que ya se ha conseguido. 

Las campañas por el Estado de Derecho en Polonia, el futuro de la democracia en Hungría, el derecho a la protesta en Gran Bretaña o por las libertades civiles en Francia y Dinamarca no son asuntos parroquiales que sólo interesan a los ciudadanos de los Estados afectados. Cada lucha individual es mucho más que eso. Cada una forma parte de una batalla más amplia por el alma de Europa, por nuestra identidad europea.

Creemos que el futuro de Europa como espacio seguro para los derechos humanos, la democracia y el Estado de Derecho depende sobre todo no de las acciones de los estados y de los organismos internacionales, por importantes que sean, sino de las acciones de los ciudadanos. De hecho, depende del compromiso de los ciudadanos y de los que no lo son, de todos los que están dispuestos a levantarse y a ser tenidos en cuenta.

Fueron los ciudadanos, y no los gobiernos, los que salieron a la calle en el movimiento Viernes por el Futuro para forzar una acción más urgente a nivel internacional sobre el cambio climático. Y serán los ciudadanos los que decidan el futuro de la democracia en Europa del que depende nuestro futuro común, la paz, la prosperidad y la resistencia del modelo europeo.

Poco después de que se publicaran las encuestas a pie de urna tras el referéndum sobre el Brexit del 23 de junio de 2016, se produjo un repunte en las búsquedas en Google de las palabras "Unión Europea". En ese momento, ya era demasiado tarde para hacer algo para mantener a Gran Bretaña en la UE: la decisión estaba tomada.

Hay una expresión muy conocida en la mayoría de los idiomas que dice "no sabes lo que tienes hasta que lo pierdes". ¿Pueden los europeos permitirse el lujo de descubrirlo por las malas?

Si este artículo le ha hecho pensar en lo que puede hacer por Europa, ¿por qué no se une a New Europeans? La organización lanza su nueva plataforma de afiliación en Steady coincidiendo con el Día de Europa. Para inscribirse como nuevo miembro, pulse aquí.


Categorías
UE

¿Te ha gustado este artículo? Nos alegra mucho. Se encuentra disponible para todos nuestros lectores, ya que consideramos que el derecho a la información libre e independiente es esencial para la democracia. No obstante, este derecho no está garantizado para siempre, y la independencia tiene su precio. Necesitamos tu apoyo para seguir publicando nuestras noticias independientes y multilingües para todos los europeos. ¡Descubre nuestras ofertas de suscripción y sus ventajas exclusivas y hazte miembro de nuestra comunidad desde ahora!

¿Eres un medio de comunicación, una empresa o una organización? Consulta nuestros servicios editoriales y de traducción multilingüe.

Apoya el periodismo europeo independiente

La democracia europea necesita prensa independiente. Voxeurop te necesita a ti. ¡Únete a nosotros!

Sobre el mismo tema