Ideas Referéndum sobre el “Brexit”

Queridos compatriotas británicos, Europa también les pertenece

Dejar la UE sería un terrible error tanto para los británicos expatriados viviendo en el Continente como para la reputación británica, afirma el periodista y autor europeo nacido en Gran Bretaña, Alex Taylor.

Publicado en 21 junio 2016 a las 18:13

El viernes pasado, sucede que yo estaba en Bruselas con algunas horas libres. Me encontré caminando hacia el Parlamento Europeo para hacer algo que nunca me había imaginado haciendo antes. Fui a una tienda para turistas, compré una bandera europea y publiqué en twitter una fotografía mía con la bandera frente a un edificio desde el que hice innumerables programas de televisión.

“Nunca sabes lo que tienes hasta que lo pierdes” dice la canción de Joni Mitchell. Dentro de dos días, es posible que mi país vote por sacarse a sí mismo del mercado unitario más grande del mundo, y de una unión política y cultural. Como cualquier institución, tiene sus fallas, pero ha logrado la paz en nuestro continente durante más de setenta años (y no es poca cosa, como una ojeada a cualquier libro de historia puede recordarle a los olvidadizos).

En este contexto, el hecho de ser “europeo” repentinamente me parece muy valioso, y más que un poco frágil. Si el Reino Unido vota por salir (las recientes encuestas son demasiado cerradas como para pronunciarse), no solo mis compatriotas en el Reino Unido, sino que también 2 millones de británicos viviendo y trabajando en otros países de la UE, dejarían de ser ciudadanos de la UE.

Esto me preocupa mucho en el ámbito personal. Como “expatriados” (¡un término normalmente usado para inmigrantes que son europeos!) nuestros derechos de residencia, asistencia médica, trabajo y jubilación serían retirados. Para añadir sal a la herida, todos aquellos que dejamos el Reino Unido hace más de 15 años ni siquiera tenemos el derecho de votar en el referendo en el que más tenemos que perder.

Recibe lo mejor del periodismo europeo en tu correo electrónico todos los jueves

Nuestro problema ha sido ignorado en el Reino Unido durante el cada vez más histérico debate acerca de la inmigración en la UE, que es la clave del argumento de la campaña del “Leave” (suficientemente fuerte para ponerlos varios puntos adelante la semana pasada). La “libertad de movimiento” es constantemente tratada en los medios de comunicación británicos, como si sucediera en una sola dirección – hacia el Reino Unido. Nunca nadie menciona que una cantidad prácticamente similar de entre nosotros nos hemos beneficiado de ella durante el curso de los años cruzando el Canal, alejándonos de los blancos acantilados de Dover.

Por ejemplo, se estima que hay unos 800.000 pensionistas británicos viviendo en España. ¿Realmente queremos intercambiar a muchas muy buenas (¡y baratas!) enfermeras polacas y rumanas que pagan impuestos, cuidan a nuestros enfermos y personas mayores en el Reino Unido, por hordas de expatriados cuya mayoría están ya entrados en años y que ya no serán bienvenidos dónde residen ahora?

Este punto nunca es mencionado en la campaña, pero comenzará a ser un problema si el Reino Unido abandona la UE. Ya hay voces sombrías que anuncian este efecto. Mariano Rajoy, el presidente español declaró la semana pasada que los británicos viviendo en España no podrían esperar conservar los mismos derechos si el Reino Unido abandona la Unión. Lo mismo en Francia. ¿Por qué los ciudadanos de un país que ha decidido abandonar de forma voluntaria la UE deberían seguir gozando de los beneficios del club? Si abandonas el gimnasio, ya no puedes usar sus aparatos.

En un nivel más profundo, el debate es preocupante porque desde hace ya varios meses la gran mayoría de la prensa eurófoba (13 millones de diarios son vendidos en Gran Bretaña, ¡así que tienen mucha influencia!) – han estado vendiendo la idea de que Gran Bretaña está invadida y que es presa de la “libertad de movimiento”. El líder de UKIP, Nigel Farage, publicó un anuncio despreciable el jueves pasado mostrando a cientos de refugiados de Siria (el Reino Unido solo ha abierto las puertas a 2.000 de ellos, comparados con 1 millón en Alemania) sacando provecho de los miedos, y del tono xenófobo de la campaña.

Si abandonamos la UE, podríamos también negarle este derecho a las generaciones futuras de jóvenes británicos. Ellos ya no podrían hacer lo que yo tuve la fortuna de hacer hace 30 años – vivir mi vida como un verdadero ciudadano europeo en otro país de la UE y siendo tratado igual que otro nacional.

Siempre he estado orgulloso de mi país y de su inmensa contribución a la historia europea y mundial. Si mis compatriotas votan el jueves por abandonar la Unión, haré una solicitud para obtener un pasaporte francés el viernes – sin garantía de que yo, y cientos de miles más, obtengamos uno. También me sentiré avergonzado de que sea mi país el que haya desencadenado la desintegración de la Unión Europea, esa Unión que damos por hecha y de la que deberíamos estar muy orgullosos.

Categorías
¿Te ha gustado este artículo? Nos alegra mucho. Se encuentra disponible para todos nuestros lectores, ya que consideramos que el derecho a la información libre e independiente es esencial para la democracia. No obstante, este derecho no está garantizado para siempre, y la independencia tiene su precio. Necesitamos tu apoyo para seguir publicando nuestras noticias independientes y multilingües para todos los europeos. ¡Descubre nuestras ofertas de suscripción y sus ventajas exclusivas y hazte miembro de nuestra comunidad desde ahora!

¿Eres un medio de comunicación, una empresa o una organización? Consulta nuestros servicios editoriales y de traducción multilingüe.

Apoya el periodismo europeo independiente

La democracia europea necesita prensa independiente. Voxeurop te necesita a ti. ¡Únete a nosotros!

Sobre el mismo tema