Revista de prensa Travesía por el noroeste

Hay razones para alegrarse: los datos podrían indicar un pronóstico positivo para la acción climática

La reconfortante perspectiva optimista de Hannah Ritchie sobre la acción climática, el plan del gobierno francés para reducir las emisiones y las margaritonas de Irlanda, molusco protegido en peligro de extinción: nuestro repaso mensual de la prensa independiente del noroeste de Europa, con Display Europe.

Publicado en 17 enero 2024 a las 09:20

El primer libro de Hannah Ritchie, Not The End Of The World: How We Can Be the First Generation to Build a Sustainable Planet, [No es el fin del mundo: cómo podemos ser la primera generación que construya un planeta sostenible], se anunció en marzo de 2022 con un título distinto, The First Generation [La primera generación]. Cualquiera que haya seguido los avances en activismo climático reconocerá que el título antiguo es una amable respuesta a la actitud apocalíptica exhibida por grupos como Última Generación, un movimiento del que Thomas Schnee habló en Voxeurop y Alternatives Economiques en enero de 2023. Ritchie, una científica de datos escocesa y jefa de investigación en Our World in Data, opina que los datos indican un pronóstico positivo para la acción climática. The Guardian ha publicado un largo fragmento del libro de Ritchie, así como una entrevista.  

En una entrevista con Killian Fox, Ritchie explica que está descontenta con las "predicciones apocalípticas" de algunos climatólogos y activistas climáticos bienintencionados. "Debemos reflejar un sentido de urgencia, porque nos jugamos mucho", admite Ritchie. "Pero a menudo nos llega el mensaje de que no podemos hacer nada: es demasiado tarde, estamos condenados, así que disfrutad de la vida. Es un mensaje muy dañino, porque no es cierto y es imposible que conduzca a la acción. Las predicciones apocalípticas también son ideales para los negacionistas, que utilizan pronósticos mediocres y dicen: 'Mira, no se puede confiar en los científicos. Ya se han equivocado antes, ¿por qué tendríamos que escucharlos ahora?'"


Recibe lo mejor del periodismo europeo en tu correo electrónico todos los jueves

En el fragmento de su libro, Ritchie describe su transición de pesimista a optimista. Por extraño que parezca, la perspectiva pesimista inicial de Ritchie fue provocada por el incremento gradual de los reportajes. "Mi obsesión con las ciencias medioambientales crecía al mismo tiempo que aumentaba el número de reportajes. Cuanto más decidida estaba a estar informada, más rápido me llegaban las historias, muchas veces acompañadas de oleadas de vídeos". Este es un proceso común en el espectro social y político: sin acceso a los datos apropiados, es demasiado fácil confundir un aumento de las investigaciones sobre un fenómeno con una mayor prevalencia de dicho fenómeno.

Como suele ocurrir, la perspectiva de Ritchie cambió cuando examinó los datos. La autora considera el proyecto Climate Action Tracker, que monitoriza las políticas climáticas, objetivos y promesas de cada país, una verdadera inspiración. Mientras Ritchie admite que las políticas actuales derivarán en un calentamiento "terrible" de 2,5 °C a 2,9 °C, si cada país implementa y cumple sus promesas climáticas actualizadas y vinculantes, esta estimación caerá a 2,1 °C para 2100.

Ritchie también señala una razón económica para su optimismo: las fuentes de energía renovables son cada vez más asequibles. "Solo en la década de 2009 a 2019, la energía eólica y la solar fotovoltaica pasaron de ser las fuentes más caras a las más baratas. El precio de la electricidad obtenida con energía solar ha bajado un 89 %, y el precio de la eólica terrestre ha caído un 70᠎ %. Ahora son más baratas que el carbón. [...] Los mandatarios ya no tienen que elegir entre la acción climática y el abastecimiento energético de sus ciudadanos. La opción baja en carbono de repente se ha convertido en la opción más rentable. Es increíble lo rápido que ha cambiado".

Si bien el optimismo de Ritchie es beneficioso, no hay razón para ser complaciente. Céline Schoen en Alter Échos informa sobre el viraje a la derecha del grupo político más grande del Parlamento Europeo, el Partido Popular Europeo (PPE), especialmente en lo que se refiere a las políticas climáticas. Schoen empieza su reportaje con la reñida votación del 12 de julio sobre la ley de restauración de la naturaleza, que instará a los estados miembros a restaurar un quinto de sus ecosistemas naturales tanto en tierra como en mar. El PPE ha unido fuerzas con grupos políticos más a su derecha, los Conservadores y Reformistas Europeos (CRE) e Identidad y Democracia (ID), para oponerse a la ley por el controvertido motivo de que perjudicaría a los agricultores y a la seguridad alimentaria.

Aunque el escepticismo climático o incluso el negacionismo es previsible en los grupos políticos más pequeños, el coqueteo del PPE con este fenómeno es especialmente preocupante, dado su tamaño.


Sobre el mismo tema

Plan medioambiental: el momento de la verdad para el gobierno

Antoine de Ravignan | Alternatives Economiques | 2 de enero | en francés

En Francia, el 2024 marca el inicio del plan nacional de Emmanuel Macron para reducir un tercio de las emisiones de gases de efecto invernadero para 2030. El plan, como explica Antoine de Ravignan, implica reducir la misma cantidad de emisiones en los próximos siete años que en los últimos treinta, y mantener la misma tasa de reducción. No es tarea fácil.

Entre otros (muchos) objetivos, para 2030 el 15 % de los coches serán 100 % eléctricos, comparado con el 1 % en 2022. La red de carriles bici crecerá de 57 000 a 150 000 kilómetros. La proporción de residencias primarias con calefacción de gasoil descenderá del 9,5 al 3,6 %, y las granjas orgánicas se duplicarán, que pasarán del 11 al 21 % de la superficie agrícola total.

El periodista habla con analistas sobre el futuro del plan, y muestra que no todo tiene sentido. Algunos de los problemas que podrían causar que el programa no llegue a su optimista objetivo incluyen las dificultades para implementar instalaciones solares y eólicas, las dudas sobre el aumento de la producción de energía nuclear y la inversión insuficiente en calefacción renovable, biometano y biocombustibles de segunda generación.

Las margaritonas en Irlanda cuentan con la máxima protección de la UE, pero no les ha beneficiado en absoluto

Ella McSweeney | The Irish Times | 16 de diciembre | en inglés

Se considera que las margaritonas, o náyades perlíferas, son un indicador del entorno local, pues indican el estado de la calidad de las aguas de río. El ciclo vital de estas criaturas requiere aguas limpias, bien oxigenadas en ríos sanos de caudal libre. Sin embargo, algunos factores como el drenaje de los terrenos, la agricultura intensiva, la sedimentación, la contaminación de las aguas y los cambios en ecosistemas pantanosos han causado una reducción del 90 % de la cantidad de margaritonas en Europa desde la década de 1980. "En Irlanda, están desplomándose", escribe Ella McSweeney.

A pesar de la protección legal irlandesa y europea de la que gozan estos moluscos, su conservación no es fácil. Los planes redactados en 2009 para la creación de zonas especiales de conservación todavía no se han firmado, y aún se tiene que publicar una evaluación del 2020 sobre el estado general de la especie en Irlanda, con recomendaciones para tomar medidas inmediatas. McSweeney también destaca que el país perdió un caso en junio de 2023 en el Tribunal de Justicia de la Unión Europea por no poder implementar las leyes en hábitats protegidos. Si el gobierno no consigue demostrar sus planes para remediar la situación, el país se enfrentará a multas diarias.

En colaboración con Display Europe, cofinanciado por la Unión Europea. No obstante, los puntos de vista y opiniones expresados son exclusivamente los del autor o autores y no reflejan necesariamente los de la Unión Europea ni los de la Dirección General de Redes, Contenidos y Tecnología de las Comunicaciones. Ni la Unión Europea ni la autoridad otorgante pueden ser consideradas responsables de las mismas.
ECF, Display Europe, European Union logos

¿Te ha gustado este artículo? Nos alegra mucho. Se encuentra disponible para todos nuestros lectores, ya que consideramos que el derecho a la información libre e independiente es esencial para la democracia. No obstante, este derecho no está garantizado para siempre, y la independencia tiene su precio. Necesitamos tu apoyo para seguir publicando nuestras noticias independientes y multilingües para todos los europeos. ¡Descubre nuestras ofertas de suscripción y sus ventajas exclusivas y hazte miembro de nuestra comunidad desde ahora!

¿Eres un medio de comunicación, una empresa o una organización? Consulta nuestros servicios editoriales y de traducción multilingüe.

Apoya el periodismo europeo independiente

La democracia europea necesita prensa independiente. Voxeurop te necesita a ti. ¡Únete a nosotros!

Sobre el mismo tema