Cover

Un total de 111 años de prisión es la sentencia que ha recaído sobre seis antiguos responsables políticos y militares de los croatas de Bosnia. El 29 de mayo se les juzgó culpables de haber puesto en marcha, entre 1992 y 1994, un plan para expulsar a los musulmanes y crear Herzég Bosna, una entidad croata en Bosnia Herzegovina diseñada según las fronteras de 1939 y que se hubiese anexionado a Croacia.

El Tribunal Penal Internacional para la ex Yugoslavia condenó a una “asociación criminal”, según publica en portada Novi list. El diario de Rijeka precisa que “Croacia es culpable de la agresión en Bosnia-Herzegovina”, porque el veredicto implica también al antiguo presidente croata, Franjo Tudjman, a su ex ministro de Defensa, Gojko Susak, y al general Janko Bobetko.

Tras este veredicto, Novi list considera que:

La opinión pública tiene que enfrentarse a lo que se niega desde hace 20 años, es, decir, a reconocer que se cometieron crímenes... No se producirá una catarsis hasta que no hayamos reconocido que lo que pasó no debería haber ocurrido y que los máximos dirigentes del Estado croata tienen parte de responsabilidad. Resulta inmoral esconder la cabeza como un avestruz un mes antes de que se produzca la adhesión de Croacia a la Unión Europea alegando que hoy somos un Estado distinto del de 1993 y que somos una sociedad más madura que la de entonces.

Jutarnji list, por su parte, recoge “la inquietud en Zagreb” y “la cólera en Mostar”, la “capital” de los croatas de Bosnia. Pero el diario de Zagreb recuerda que “los crímenes cometidos por el HVO (el ejército de los croatas de Bosnia-Herzegovina) eran de notoriedad pública” y que “la guerra entre croatas y bosnios se dirigió militar, logística y, en gran medida, políticamente, desde Zagreb”.

El diario subraya que “el veredicto del tribunal de La Haya plantea dos cuestiones importantes”

En primer lugar, nos podemos preguntar (al menos hasta que se produzca recurso) si el tribunal ha condenado a los verdaderos culpables y, en segundo lugar, si se trata de una asociación criminal. [...] Pues el conflicto en Bosnia-Herzegovina fue muy complejo: por una parte, la intervención militar contra el ejército bosnio desde luego que tuvo lugar, pero, por otra parte, Croacia acogió a 200.000 refugiados bosnios y desde el propio territorio croata se abasteció al ejército bosnio.