Análisis Cas Mudde | Europa en 2023

Emanciparse en defensa y energía sin caer en la trampa iliberal

La guerra en Ucrania y la consiguiente crisis energética ha alterado el equilibrio de poder del Viejo Continente. También ha cambiado la relación con Estados Unidos y Rusia, sobre todo en términos de defensa y energía. Esta nueva situación está obligando a Europa a adaptarse con urgencia y, si es posible, sin caer presa de los movimientos populistas.

Publicado en 27 diciembre 2022 a las 17:00
Este artículo es sólo para miembros de Voxeurop

En este año hemos vivido la quinta crisis de un siglo que sigue siguiendo joven. Tras los ataques terroristas del 11 de septiembre, la Gran Recesión, la denominada “crisis de los refugiados” y la pandemia de la COVID-19, en 2022 llegó la invasión rusa a gran escala de Ucrania. Esta situación brindó a los políticos la oportunidad de dar por finalizada la pandemia, a pesar de que siguen aumentando los casos, pero también les planteó nuevos desafíos en áreas que llevaban décadas intentando ignorar o al menos despolitizar, en particular los ámbitos estrechamente interconectados de la defensa y la energía.

Si bien la defensa y la energía están muy vinculadas a la cuestión de la soberanía nacional, en el contexto europeo son fundamentalmente internacionales. Y plantean a los europeos una realidad dolorosa: aunque la Unión Europea es la tercera potencia económica del mundo, depende en gran medida de Estados Unidos en cuanto a defensa y de Rusia en lo que respecta a energía. La guerra de Ucrania ha obligado a Europa a abordar por fin estas vulnerabilidades fundamentales, que no son solo retos para países concretos, sino para la propia UE.

Hasta ahora, la mayor parte del mundo está en modo de crisis. Mientras la UE ha adoptado sanciones económicas contra Rusia y los compinches de Vladimir Putin, gran parte del resto del mundo, sobre todo en el denominado "Sur global”, se ha unido más con palabras que con acciones. La consecuencia ha sido que las sanciones no han tenido los resultados deseados, algo que se espera solventar con las sanciones de diciembre más estrictas. Independientemente del resultado, la defensa y la energía figurarán en el lugar más destacado de la agenda europea en 2023. No obstante, es crucial que se aborden estos retos sin caer presa de la trampa iliberal. 

Política de defensa

La invasión rusa a Ucrania a gran escala ha dejado claro que Europa sigue dependiendo totalmente de Estados Unidos en cuanto a protección militar. Incluso en lo que respecta al apoyo militar a Ucrania, los países europeos son casi intrascendentes. No solo EE. UU. prometió unas cinco veces más transferencias de armas a Ucrania que todos los países europeos juntos, sino que solo Reino Unido ofreció más que el total de todos los países de la UE. 


Recibe lo mejor del periodismo europeo en tu correo electrónico todos los jueves

¿Eres un medio de comunicación, una empresa o una organización? Consulta nuestros servicios editoriales y de traducción multilingüe.

Apoya el periodismo europeo independiente

La democracia europea necesita prensa independiente. Voxeurop te necesita a ti. ¡Únete a nosotros!

Sobre el mismo tema