Noticias Contrabando de cigarrillos

Enormes cantidades de cigarrillos chinos contrabandeados a Ucrania

La Corporación Nacional de Tabaco de China es la empresa tabacalera más grande del mundo y representa casi la mitad de la producción mundial de cigarrillos. Su rápido crecimiento ha pasado desapercibido en una gran parte del mundo, a diferencia del de las “grandes tabacaleras”. Esto está comenzando a cambiar a medida que la empresa se expande de manera agresiva hacia nuevos países como parte de la controvertida iniciativa de Pekín, la “Iniciativa de la Franja y la Ruta”. Algunos de estos nuevos mercados no son legales, revela una investigación conjunta del OCCRP y el Kyiv Post.

Publicado en 13 octubre 2022 a las 10:32
Este artículo es sólo para miembros de Voxeurop

En 2017, un camión se dirigió hacia la ciudad portuaria ucraniana de Odesa con un cargamento de 12,5 millones de cigarrillos en su remolque. De no haber sido por unos pocos detalles que no cuadraban, este habría parecido un cargamento de tabaco cualquiera de Europa a Ucrania, que cuenta con una de las tasas más altas de fumadores.

Los cigarrillos de marca Regina Blue y Regina Red en el camión no tenían timbres fiscales. Las etiquetas de advertencia en el paquete no estaban en ucraniano. Y en un costado del paquete, estaba escrito en letra pequeña el mensaje “Para venta libre de impuestos únicamente”.

En otras palabras, las autoridades sospechaban que estaban a punto de contrabandearse a través de Ucrania.

Si bien los Regina, con su distintiva corona dorada o plateada posada sobre una gran R blanca, distan de ser tan famosos como Marlboro o Lucky Strike, se han convertido en unos de los productos de tabaco más contrabandeados de Europa en los últimos años.

Recibe lo mejor del periodismo europeo en tu correo electrónico todos los jueves

Esta marca es fabricada por la Corporación Nacional de Tabaco de China, conocida como China Tobacco o CNTC, una empresa estatal china que produce casi la mitad de los cigarrillos del mundo. Durante años se enfocó en el mercado doméstico, pero, recientemente, Pekín ha estado introduciendo sus cigarrillos de manera agresiva a nuevos mercados alrededor del mundo — algunos de ellos ilegales, según revela una investigación conjunta del OCCRP y el Kyiv Post.

Venta ilegal en Ucrania de cigarrillos Regina Blue y Regina Red: Sin sellos fiscales, con etiquetas de advertencia en inglés en lugar de ucraniano y con la indicación "For Duty Free Sales Only". | Foto: Oleg Petrasiuk

En los últimos siete años, la única fábrica de China Tobacco en Europa, a unas pocas horas en coche al norte de la capital de Rumanía, ha inundado Ucrania con al menos 500 millones de cigarrillos. Según el Servicio Fiscal Estatal y una asociación de los principales productores de tabaco del país, ninguna de estas marcas chinas se vende legalmente en el país.

La fábrica declaró que estaba exportando los cigarrillos de forma legal a 14 empresas diferentes en Ucrania, de acuerdo con datos rumanos divulgados al OCCRP. Pero los reporteros encontraron que al menos tres de estas compañías se encuentran bajo investigación por contrabando de cigarrillos a gran escala.

Las autoridades ucranianas identificaron estas compañías como parte de una red de contrabando de tabaco que trasladaba grandes cantidades de cigarrillos desde Rumanía, Bielorrusia, y los Emiratos Árabes Unidos hasta Ucrania — y de ahí, con frecuencia, a los países de la Unión Europea.

China es un signatario del Protocolo para la Eliminación del Comercio Ilícito de Productos de Tabaco de la Organización Mundial de la Salud, que establece las reglas para frenar la falsificación y el contrabando de cigarrillos.

Una disposición clave es que las empresas tabacaleras deben garantizar la existencia de una demanda legítima de sus cigarrillos en el mercado local antes de exportarlos. También deben examinar los antecedentes de sus clientes y asegurarse de que estén registrados según las normas y que posean una licencia.

Según parece, China Tobacco no ha seguido ninguno de estos pasos.

La empresa no respondió a las solicitudes de comentarios. No obstante, su empresa subsidiaria en Rumanía, la China Tobacco International Europe Company, declaró que cumplía con todas las leyes rumanas y europeas correspondientes y que estaba “mejorando de manera continua la medidas de control de riesgos”, incluyendo la implementación de un sistema de “seguimiento y localización” en 2019 para reducir el contrabando.

La compañía se negó a responder a las preguntas sobre sus clientes ucranianos y las alegaciones contra ellos.

La investigación ucraniana sobre el contrabando de cigarrillos se extendió desde 2017 hasta finales de diciembre de 2020, cuando cerró porque los investigadores del Servicio Fiscal Estatal y la Fiscalía de Ucrania no lograron identificar a sospechosos que juzgar. Esta se abrió de nuevo el 29 de abril, una semana después de que los periodistas solicitaran al Fiscal General más información al respecto.

Si bien las autoridades han pasado más de cuatro años tratando de resolver el caso, no han unido los puntos importantes. Tampoco han logrado coordinarse en ningún momento con la policía rumana, que estuvo investigando el contrabando de cigarrillos de China Tobacco en su lado de la frontera.

Para empezar, cuando se encontraron los Regina ilegales en Odesa, en mayo de 2017, una directora de la empresa compradora, Duty Free Odesa, aseguró que nunca antes había importado cigarrillos chinos al país.

Eso no era verdad. Los datos de exportación rumanos muestran que Duty Free Odesa había importado 12,5 millones de cigarrillos Regina a Ucrania apenas un mes antes, en abril de 2017, un cargamento que aparentemente pasó desapercibido ante los oficiales. Una compañía con el mismo dueño y director, Travel Retail Ukraine, importó casi 15,5 millones de cigarrillos chinos en julio de 2015.

Estos puntos ciegos son comunes cuando se trata de China Tobacco, según ha encontrado la investigación del OCCRP. Las fuerzas del orden suelen referirse a los cigarrillos chinos como “blancos baratos” — un término para designar cigarrillos elaborados en plantas de producción más pequeñas y diseñados para la exportación ilegal — sin reconocer que son producidos por la compañía tabacalera más grande del mundo en un momento en el que está expandiendo su alcance internacional.

“Por un largo tiempo, Ucrania ha sido una de las fuentes principales de cigarrillos que han sido contrabandeados a la UE”, declaró el Dr. Allen Gallagher, un investigador del Grupo de Investigación del Control del Tabaco en la Universidad de Bath.

Directo a la cima

Tanto Duty Free Odesa como Travel Retail Ukraine son copropiedad de Vadym Sliusariev, un antiguo e influyente funcionario fronterizo estrechamente vinculado con el actual presidente de Ucrania. También se ha estado ganando una reputación por actividades menos respetables.

La única fábrica de China Tobacco en Europa, en Pârscov (Rumanía).

En abril, el antiguo presidente georgio Mijeíl Saakashvili acusó públicamene a Sliusariev de ser “el principal contrabandista de la región de Járkov”, una zona conocida como una de las rutas clave de contrabando en el país.

“¿Por qué él no está en la lista?”, preguntó Saakashvili durante una aparición en televisión en Ucrania — país del cual se convirtió ciudadano en 2015 y donde ocupó brevemente el cargo de gobernador de Odesa — en referencia a un anuncio reciente sobre las sanciones contra los presuntos contrabandistas.  Quizá Sliusariev tenga “algún tipo de inmunidad por sus afinidades políticas”, prosiguió.

Sliusariev tiene vínculos estrechos con el presidente Zelenski, para quien comenzó a trabajar después de retirarse en 2015 como director del Departamento de Seguridad Interior del Servicio Estatal de Guardia de Fronteras. Antes de esto, pasó años trabajando en diversos departamentos del Servicio Estatal de Fronteras en la región de Járkov.

Los investigadores que estaban trabajando en el caso de contrabando recalcaron a un periodista que no tenían evidencia alguna de que Sliusariev estuviese personalmente implicado, pese a que sus empresas lo estuviesen. Sliusariev se convirtió en copropietario de ambas empresas entre 2017 y 2018, cuando ya estaban involucradas en el contrabando. La otra copropietaria, Ksenia Yablukovska, adquirió acciones en ambas compañías entre 2015 y 2016, cuando estaban importando cigarrillos de China Tobacco a Ucrania.

Las empresas de Sliusariev no respondieron a las solicitudes de comentarios. Los intentos de comunicarse con él mediante el partido Servidor del Pueblo también fallaron.

Si bien Sliusariev se convirtió oficialmente en copropietario de ambas empresas después de que estas se involucraron en el contrabando de cigarrillos, su auge marchó al compás de su carrera en la Guardia Fronteriza.

En 2012, Travel Retail Ukraine abrió una tienda duty free en el cruce fronterizo de Hoptivka en la frontera de Ucrania con Rusia. En ese entonces, Sliusariev trabajaba como director de seguridad interior del Departamento Regional Este del Servicio Estatal de Guardia de Fronteras, que se encarga de más de 40 cruces fronterizos en la frontera de Ucrania con Rusia, incluyendo el cruce de Hoptivka.

En 2017, después de su jubilación, Sliusariev se convirtió en copropietario de Travel Retail Ukraine. En el mismo año, también adquirió una empresa llamada Frontera que posee un edificio ubicado en el cruce de Hoptivka y se lo alquiló al destacamento fronterizo de Járkov, que carece de un edificio propio, según descubrió el programa Skhemy de la radioemisora RFE/RL.

Según los reporteros, esta empresa de Sliusariev también posee terrenos cerca del cruce de Hoptivka, en donde ahora hay tiendas de abarrotes y agencias de seguros.

Tienda Hoptivka Duty free. | Foto: dutyfreeunite.com

Si bien el OCCRP y el Kyiv Post no han encontrado evidencia de que Sliusariev haya usado estas tiendas para contrabando, los cigarrillos confiscados en la redada de Odesa en 2017 tenían la etiqueta “Para venta libre de impuestos únicamente”, una artimaña común para infiltrar cigarrillos de contrabando a Ucrania, según un estudio realizado en 2020 por KANTAR, una empresa de análisis de datos y consultoría de marca.

Un detective que investigó el cargamento afirmó que estaba claro que nunca se había tenido la intención de vender los cigarrillos en una tienda duty free. Respondió al Kyiv Post y al OCCRP a condición de permanecer anónimo porque no está autorizado a hablar con los medios de comunicación.

“Las tiendas duty free no venden ese tipo de cigarrillos”, declaró, explicando que los clientes de estas tiendas querían marcas de mayor calidad. 

Kostyantyn Krasovsky, director del departamento de control de tabaco del Instituto de Estudios Estratégicos del Ministerio de Sanidad de Ucrania, explicó que el control oficial de las tiendas duty free en Ucrania es “sumamente deficiente”, lo que las convierte en el canal ideal para el contrabando de cigarrillos.

“Sobre el papel, estos cigarrillos se venderán — habrá un reporte de ello”, agregó respecto a los mecanismos. “Pero, en realidad, como son mucho más baratos, es más rentable vender estos cigarrillos a los contrabandistas a cambio de dinero en efectivo. Luego se enviarán al extranjero, a Polonia, Hungría, Rumanía, etc.”.

También podrían permanecer en Ucrania y venderse en el mercado negro.

Los reporteros encontraron varios paquetes de Regina a la venta en diversos estancos en Ucrania y en internet, con la etiqueta “Para venta libre de impuestos únicamente”. Todos parecen haber sido importados por un hombre que se había asociado con Duty Free Odesa en mayo de 2017, un empresario georgio que vivía en Odesa llamado Turki Khalaf.

La empresa de Khalaf, Global Tobac Co, había servido como proveedora para el cargamento de 2017 de los Regina interceptados en Odesa. Un hombre llamado Maksym Khalaf, que usa la misma dirección que Turki Khalaf, es propietario de otra compañía importadora de tabaco, Empire Tobacco, que adquirió más de 66 toneladas de tabaco crudo de la empresa de China Tobacco en Rumanía en 2019 y 2020.

Algunos de los cigarrillos ilegales encontrados por los reporteros llevaban el logo de Empire Tobacco y una pequeña etiqueta en un costado del paquete que decía “Hecho bajo la autoridad de Global Tobac Co., Ltd. Hong Kong”. Khalaf no respondió a las solicitudes de comentarios.

La maniobra de Batumi

Si bien no está claro qué planeaba hacer Duty Free Odesa con los Regina de contrabando que se interceptaron en 2017, la compañía parece haber sido alertada por los oficiales de aduana sobre la redada.

Para el momento en que los detectives del Servicio Fiscal Estatal llegaron al puesto fronterizo aquel día de mayo con una orden de registro, la directora de la empresa, Yulia Timoshenko, ya había encontrado una manera de evadir la culpa — justo a tiempo.

Envió una carta formal para rechazar el cargamento y redirigir los cigarrillos a una empresa canadiense que supuestamente los importaría al puerto del Mar Negro en Batumi, Georgia, según documentos judiciales.

Esto generó una búsqueda inútil para los detectives. La empresa canadiense negó saber sobre el cargamento. La ausencia de un destinatario significaba que nadie podría responsabilizarse por los cigarrillos de contrabando.

Los detectives del servicio Fiscal Estatal también también se vieron retrasados por agentes del Servicio Estatal de Seguridad, que llegaron cuando abrieron el camión y exigieron saber qué estaban haciendo, según narró el detective que habló a condición de permanecer anónimo. Después, el servicio de aduanas de Odesa se negó a compartir documentos clave para la investigación, por lo que los detectives tuvieron que presentar una solicitud ante un juez para poder proseguir con su trabajo. (El juez estuvo de acuerdo y ordenó que se entregasen los documentos). El Servicio Estatal de Seguridad negó toda acusación.

Cuando los detectives finalmente obtuvieron los documentos, revelaron que la firma de Timoshenko en la carta de rechazo había sido falsificada.

Compañías en territorios ocupados

Entre 2014 y 2020, cientos de millones de cigarrillos de Regina, D&B y Dubao fabricados en el establecimiento europeo de China Tobacco fueron enviados a dos empresas ucranianas sin licencia para la importación o distribución de tabaco.

Ambas fueron investigadas como parte del mismo caso de contrabando en el que Duty Free Odesa estaba involucrado. Los investigadores sospechaban que estas habían sido “usadas como compradoras o transportistas” para trasladar los cigarrillos chinos a otros países.

Es difícil rastrear qué sucedió con esos cigarrillos después de ingresar a Ucrania, ya que fueron vendidos ilegalmente. Sin embargo, las incautaciones de marcas de China Tobacco en Italia se dispararon a partir de 2016 — y muchas de estas marcas llegaron de Ucrania.

Entre 2017 y 2019, se incautaron alrededor de 41 toneladas métricas de contrabando de cigarrillos de Regina, D&B y Dubao en Italia, un 17 % de los cuales se pudieron vincular a Ucrania, según datos proporcionados al OCCRP por la policía fiscal italiana.

Ucrania ya era un foco de contrabando de cigarrillos antes del estallido de las hostilidades con Rusia en 2014, pero la situación se degradó todavía más después de ello — en especial en las regiones ocupadas, donde estaban situados estos dos clientes sospechosos de China Tobacco.

El principal comprador, una empresa llamada Rivera Grand Ltd., tiene su sede central en Crimea. Rivera Grand importó la mayoría de los cigarrillos chinos que compró en los caóticos meses subsecuentes a la anexión de la península de Crimea por parte de Rusia — 200 millones tan solo en 2014. Algunos llevaban la etiqueta “Para venta libre de impuestos únicamente”.

El otro comprador, Doninvest-99, está situado en Donetsk, la ciudad más grande del territorio separatista de Donbás apoyado por Rusia.

Al año siguiente, Ucrania estableció normas que requerían que las empresas registradas en Crimea y Donbás se trasladaran a un territorio controlado por Kiev para poder operar legalmente y pagar impuestos. Rivera Grand y Doninvest-99 no lo hicieron. No se logró contactar a ninguna de las compañías para solicitar comentarios.

El Banco Central de Ucrania considera las empresas registradas en la parte ocupada de Donbás como empresas en alto riesgo de lavado de dinero, mientras que Crimea está sometida a sanciones de Estados Unidos y la UE que prohíben la venta de materiales estratégicos como sustancias químicas y hierro a empresas ubicadas ahí — por suerte para ellas, los cigarrillos no se encuentran en la lista de prohibiciones.

👉Artículo original en Kyiv Post y OCCRP
Este es un artículo ganador del European Press Prize 2022. La reedición de este trabajo fue concedida amablemente por el European Press Prize. Distribuido por el servicio de sindicación de Voxeurop. Editado por Voxeurop. Este artículo fue actualizado por los autores el 21 de julio de 2022.

¿Eres un medio de comunicación, una empresa o una organización? Consulta nuestros servicios editoriales y de traducción multilingüe.

Apoya el periodismo europeo independiente

La democracia europea necesita prensa independiente. Voxeurop te necesita a ti. ¡Únete a nosotros!

Sobre el mismo tema