Tratar a Ben Ali como a Lukashenko

Frente a la represión en Túnez, la UE debería aplicar la misma política de sanciones "inteligentes" que, en 2006, hicieron flaquear parcialmente al régimen del bielorruso Lukashenko, estima el analista José Ignacio Torreblanca.

Publicado en 14 enero 2011 a las 16:05
París, 11 de enero. Manifestación organizada por los opositores al régimen del presidente tunecino Ben Ali.

En diciembre, Aleksandr Lukashenko, el último dictador de Europa, "decidió concederse como regalo de Navidades una fraudulenta victoria electoral del 80%". A comicios anteriores, igualmente manipulados, la Unión Europea respondió con una batería de sanciones "inteligentes" (llamadas así porque no dañan a la población): prohibición de visitar otros países, congelación de activos financieros en el extranjero y medidas de apoyo a la oposición. En aquellas ocasiones, Lukashenko "aflojó la cuerda" y a cambio Bruselas "suspendió las sanciones, ofreció ayuda económica e inició un proceso de deshielo".

José Ignacio Torreblanca, en un artículo de El País, considera que ante el estallido de violencia en Túnez que pone al descubierto el régimen corrupto del "cleptócrata" Ben Ali, Europa debería adoptar medidas similares. La política mediterránea de la UE queda desprestigiada y "se parece cada vez más a la sostenida durante la guerra fría en Centroamérica por Estados Unidos con tan funestas consecuencias". Según el analista, "nuestras políticas de contención del islamismo muy probablemente echarán a la población en manos de los islamistas, que sagazmente se legitiman con una agenda de justicia social y anticorrupción", mientras la ribera sur del Mediterráneo se convierte en "una serie de repúblicas bananeras fieles guardianes de nuestros intereses".

Visto desde Europa

El porqué del apoyo a la política de Ben Ali

Suscríbase al boletín de Voxeurop en Español

Las declaraciones del presidente Zine el Abidine Ben Ali, que ha anunciado su retirada del poder en 2014 y el fin de la represión policial armada, no han ni restablecido la paz social, ni salvado el milagro económico que un día fue Túnez. La economía del país reposa sobre la implantación de subcontratación industrial para Europa, el turismo barato y la colaboración con la UE. Mientras las regiones costeras se han ido desarrollando, el interior del país continúa abandonado. La población rural, cada vez más afectada por el paro, ha alcanzado las ciudades costeras. Esta desestabilización de la región podría provocar tensiones en el seno de la diáspora, así como una ola de inmigración masiva del Magreb en dirección a Europa. Esto explicaría la indulgencia de Francia —y de Europa— respecto a Ben Ali y su Estado policial y corrupto. El presidente tunecino representa para ellos un muro contra la amenaza islámica. Rudolph Chimelli, Süddeutsche Zeitung, Munich (extractos).

¿Eres un medio de comunicación, una empresa o una organización? Consulta nuestros servicios editoriales y de traducción multilingüe.

Apoya el periodismo europeo independiente

La democracia europea necesita prensa independiente. Voxeurop te necesita a ti. ¡Únete a nosotros!

Sobre el mismo tema