Reportaje Migración y demografía
La entrada al pueblo de Stetcani, cerca de Miclesti. | Foto: ©Théodore Donguy In the centre of Stețcani, the empty streets are in a sorry state. | Photo: ©Théodore Donguy

Atrapada en la espiral de la precariedad, Moldavia se enfrenta a una despoblación inexorable

Se trata del peor declive demográfico en Europa. Según los lugareños, son muchas las razones para huir de Moldavia: la inestabilidad política, las malas condiciones de vida y la amenaza rusa. Quienes se van dejan atrás aldeas que se han vuelto fantasmales.

Publicado en 23 noviembre 2023 a las 09:40
In the centre of Stețcani, the empty streets are in a sorry state. | Photo: ©Théodore Donguy La entrada al pueblo de Stetcani, cerca de Miclesti. | Foto: ©Théodore Donguy

Costea Haiducu es viticultor. Este sexagenario vive en Stetcani, una aldea al norte de Chisinau, la capital de Moldavia. Aunque hoy en día la población de Stetcani no supera el centenar, esto no siempre ha sido así. “Los únicos que quedan son los mayores de 60 años como yo. La gente huye de este país y esto me produce una pena enorme. Es algo que se ha hecho normal en las aldeas de aquí”, se lamenta Haiducu. En cuanto los habitantes tienen la oportunidad de hacerlo, dejan tras de sí sus casas con la esperanza de una vida mejor en la capital o en el extranjero. Y tras este éxodo masivo, solo quedan aldeas desiertas de aspecto fantasmal.

Moldova Migration empty town
En el centro de Stetcani, Costea Haiducu evoca con tristeza el estado de su aldea. | Foto: ©Théodore Donguy

“Los jóvenes no son los únicos que abandonan el país”, explica este hombre vestido con un mono de trabajo azul deslavado. Si bien la mayor parte de las personas suelen intentar ir a la capital, las más acomodadas toman directamente el camino hacia la Europa Occidental. Costea es una víctima directa de este éxodo: mi mujer se marchó a trabajar a Italia hace 10 años. La extraño mucho". Con lágrimas en los ojos este anciano regresa hacia su pequeña casa, dejando tras de sí el único camino asfaltado de la aldea.

Desde su independencia en 1991 tras el colapso de la URSS, este país incrustado entre Rumanía y Ucrania es uno de los más pobres de Europa. Del tamaño de Bélgica y con 2,6 millones de habitantes -un tercio de los cuales vive y trabaja en el extranjero-, Moldavia se ha visto a menudo dividida entre el autoritarismo y la democracia.

Son los pueblos del país los que han pagado el precio de esta inestabilidad: falta de inversión en infraestructura pública, falta de médicos y transporte público inexistente. “150 pueblos más podrían desaparecer en el próximo censo de población”, explica el demógrafo moldavo Valeriu Sainsus.

Moldova Migration empty town crop field
En Miclesti, aldea vecina a Stetcani, una granjera va a dar de comer a sus cabras, que tienen por refugio una casa a medio hacer. | Foto: ©Théodore Donguy

En las zonas rurales del país, los perros callejeros son a veces más numerosos que los humanos. Los esqueletos de casas abandonadas, a veces todavía en construcción, se van transformando poco a poco en nichos al inicio del invierno.


Recibe lo mejor del periodismo europeo en tu correo electrónico todos los jueves

Caminos trillados del exilio

Los caminos del exilio, recorridos desde hace treinta años, están bien establecidos y no faltan medios para salir del país. Todos los miércoles y viernes se repite la misma escena en la estación de autobuses de Chisinau: a las 10:15 sale un autobús de la compañía EuropaTur hacia París. Colea, un moldavo de unos treinta años, se separa una vez más de su pareja para volver a su trabajo en Francia. Necesitará más de 20 horas de carretera para llegar a la capital francesa.

En 2023, más de un millón de moldavos vive…

¿Eres un medio de comunicación, una empresa o una organización? Consulta nuestros servicios editoriales y de traducción multilingüe.

Apoya el periodismo europeo independiente

La democracia europea necesita prensa independiente. Voxeurop te necesita a ti. ¡Únete a nosotros!

Sobre el mismo tema