Entrevista Guerra en Ucrania

El experto Anatolii Kotov dice: “La deportación de niños ucranianos a Bielorrusia es un juego en el que todos ganan para el régimen de Lukashenko”

En esta entrevista con Natalia Sever, el politólogo Anatolii Kotov explica por qué las autoridades bielorrusas siguen llevando niños de Ucrania a Bielorrusia para “convalecer” como parte de la colaboración de Minsk con la política de deportación aplicada por el Kremlin en Ucrania.

Publicado en 14 noviembre 2023 a las 15:56

Mientras que ciertas figuras rusas prominentes como el propio Vladímir Putin están siendo investigadas por la Corte Penal Internacional (CPI) por la deportación ilegal de niños de los territorios ocupados de Ucrania, las autoridades bielorrusas siguen llevando niños ucranianos [secuestrados por las tropas rusas] desde los territorios ocupados hasta Bielorrusia, e incluso han organizado una campaña de relaciones públicas en torno a lo que están haciendo. Al mismo tiempo, todo el mundo ha visto cuán furioso se pone el presidente bielorruso, Alexandr Lukashenko, ante cualquier mención de la amenaza de la CPI.

Salidarnasts ha pedido al politólogo Anatolii Kotov que comente la situación:

"La lógica del régimen no es, por supuesto, suicida, sino que es muy propia de estos momentos, ya que en esta última ocasión no se ha emitido ninguna orden de detención y la única reacción ante las llegadas anteriores de niños ucranianos a Bielorrusia han sido algunas expresiones de preocupación. Así que traerlos al país está bien".

Añade: "Estas visitas de ‘convalecencia’ son importantes por otra razón: el proyecto no está exento de beneficios económicos. Se le han asignado grandes cantidades del presupuesto del denominado Estado de la Unión [de Rusia y Bielorrusia]. Así que la situación que tenemos en este momento es la siguiente: no hemos sido castigados e incluso hemos ganado algo de dinero con ello, es una situación en la que todos ganan".

Gazeta.by: ¿Realmente nadie podría preguntar qué pasaría si la CPI emitiera una orden de detención contra Lukashenko?

Anatolii Kotov: El problema es que, a partir de 2020, todos los que tienen capacidad de análisis han sido apartados de sus cargos. Los acontecimientos que han tenido lugar y que todavía continúan en Bielorrusia se pueden explicar exactamente con la misma lógica del momento: estamos captando algo de dinero y no hemos sido castigados, por lo que bien podemos seguir con el mismo espíritu.

En lo que respecta a la orden de detención por la deportación de niños, el régimen parece tomarse en serio el proceso internacional; sin embargo, están convencidos de que no hay motivos suficientes para emitir una orden vinculada a la deportación. Consideran que el hecho de que se pueda emitir una contra el líder bielorruso es una cuestión de conveniencia política.

En otras palabras, hubo motivos para emitir una orden incluso antes de abril de 2023, cuando salieron a la luz las primeras informaciones y pruebas de la participación de Bielorrusia. Antes de esa fecha ya se estaban llevando niños a Bielorrusia.


Recibe lo mejor del periodismo europeo en tu correo electrónico todos los jueves

Sin embargo, a pesar de las pruebas no se ha emitido todavía ninguna orden para la detención de Lukashenko. Esto se tiene que entender como que no es solo cuestión de si hay suficientes motivos o no; puede que sea cuestión de la existencia o no de una voluntad política para hacerlo. El bando bielorruso  posiblemente pueda explicarse a sí mismo que la situación es algo así: estamos ayudando a Rusia, pero no estamos en guerra y por lo tanto no hemos traspasado ninguna línea roja que, de otro modo, podría dar lugar a la adopción de una decisión política de esa clase.

La única persona que ha sufrido en esta historia –relativamente hablando– es el jefe de la Cruz Roja bielorrusa, Dmitrii Shevtsov, para quien el ministro de asuntos exteriores ucraniano Dmytro Kuleba ha solicitado a la Corte Penal Internacional que emita una orden de detención. Hasta ahora, el “sufrimiento” de Shevtsov no ha sido tanto por los niños como por exhibir el símbolo “Z” [que lleva el ejército de ocupación ruso en Ucrania].

Esta es la razón por la que considero que, dentro del sistema que sus propios dirigentes han creado, el régimen bielorruso tiene un comportamiento muy racional. Que algún día tengan que responder por lo que han hecho es un asunto completamente diferente.

El problema es que ya han estado viviendo al día desde los sucesos de 2020 y en cierto modo desde finales de los años noventa. 

Con la excepción del reciente juicio a Yuri Goravskii [miembro del grupo de choque de las fuerzas especiales bielorrusas responsable del asesinato de dos destacados políticos de la oposición y de un empresario en 1999. El juicio se celebró en Suiza bajo el principio de jurisdicción universal],nadie por el momento ha tenido que responder por lo que se ha hecho. Nadie ha recibido castigo alguno ni ha sido encarcelado o detenido en el extranjero. Cierto es que se han impuesto algunas limitaciones en el tráfico mercantil, pero en el actual contexto todas ellas representan menos que la picadura de un mosquito.

Sin embargo, se siguen recopilando documentos y otros elementos que prueban los crímenes del régimen de Lukashenko tanto contra los niños de Ucrania como contra los propios bielorrusos.

De hecho, se sigue haciendo, aunque esto no ha presentado todavía ninguna dificultad al régimen. También se están registrando casos de violaciones de los derechos humanos y torturas en Bielorrusia. 

Los representantes del régimen saben muy bien que todo lo que hacen se está anotando y documentando. Es más, la información que genere el propio régimen será mucho más valiosa.

En Bielorrusia se escriben y se conservan diarios en papel o en formato electrónico. Hay testigos que participan en todas estas actividades, y muchas personas que también intercambian y archivan material entre ellas, por si acaso hay un cambio de gobierno. Estos son hechos conocidos.

👉 Artículo original en Salidarnasts

¿Te ha gustado este artículo? Nos alegra mucho. Se encuentra disponible para todos nuestros lectores, ya que consideramos que el derecho a la información libre e independiente es esencial para la democracia. No obstante, este derecho no está garantizado para siempre, y la independencia tiene su precio. Necesitamos tu apoyo para seguir publicando nuestras noticias independientes y multilingües para todos los europeos. ¡Descubre nuestras ofertas de suscripción y sus ventajas exclusivas y hazte miembro de nuestra comunidad desde ahora!

¿Eres un medio de comunicación, una empresa o una organización? Consulta nuestros servicios editoriales y de traducción multilingüe.

Apoya el periodismo europeo independiente

La democracia europea necesita prensa independiente. Voxeurop te necesita a ti. ¡Únete a nosotros!

Sobre el mismo tema